Fútbol
Suscríbete por 1€

fútbol

El héroe sin premio del Utrillas: "Me quedo con haber hecho feliz a tanta gente"

Adrián Hernández marcó los dos goles que dieron la clasificación al Utrillas para la primera ronda de la Copa y después fue expulsado por celebrar el segundo tanto abrazando a sus amigos. No podrá vivir la experiencia de jugar contra un Primera.

Adrián Hernández celebra el segundo gol con sus compañeros y, poco después, es expulsado.
Adrián Hernández celebra el segundo gol con sus compañeros y, poco después, es expulsado.
Heraldo

Adrián Hernández no olvidará lo vivido en la noche del miércoles. El fútbol, esa máquina de generar sentimientos, le acercó la gloria y la decepción en cuestión de segundos. Los que fueron desde la chilena inverosímil que estableció el 2-0 en el Utrillas-Injerto hasta su expulsión, producida, precisamente, por la celebración de ese precioso tanto.

El mediocampista del Utrillas, que ya había firmado el gol que puso por delante a los turolenses en la primera parte, corrió hacia la banda para abrazar a sus amigos y el colegiado del encuentro, Vicente Gil, no dudó en mostrarle la segunda cartulina amarilla y mandarlo a la ducha.

El héroe del partido, el autor de los dos goles más importantes de la historia del conjunto minero, iba a tener que ver el final del encuentro desde la grada. Y desde la grada tendrá que presenciar igualmente el partido que, a principios de diciembre, medirá a su equipo con un Primera División. Un atropello similar al sufrido por jugadores que se perdieron grandes finales por sanción, que a niveles modestos cobra una dimensión mayor.

Nadie merece más que Hernández paladear el premio de jugar contra un Primera. Un poco de sensibilidad bastaría para concederle el indulto. Pero el fútbol también tiene estas cosas. Es cruel, a veces. No entiende de justicia. Tampoco de grandes o pequeños. Y ahí reside el espíritu de la Copa. La esencia de un torneo que, temporada tras temporada, guarda grandes historias.

Adrián, de 21 años y enfermero de profesión, no ha acudido este jueves al Obispo Polanco. Fue previsor y, como muchos otros compañeros del Utrillas, se pidió fiesta en el trabajo. La celebración no se alargó mucho, pero hoy le sigue vueltas a la cabeza, a esa expulsión que le privará de vivir un momento único.

Es una pena. Cuesta hacerse a la idea de que no podré jugar, pero me quedo con haber hecho feliz a tanta gente”, explica Hernández, un centrocampista con vocación ofensiva -puede actuar como volante o como mediapunta- que destaca por su capacidad para leer el juego y la capacidad para dar el último pase.

Natural de Teruel y formado en las categorías inferiores del club de la capital, Adrián vive su segunda etapa en el Utrillas. La primera la vivió al completar la edad juvenil. La segunda empezó el paso verano, cuando, tras un nuevo paso por el CD Teruel, apostó por regresar a la localidad minera.

Aquí se vive el fútbol con una intensidad tremenda. La afición es increíble. Merece una alegría como la del miércoles”, añade Hernández, que esta tarde, a partir de las 16.30, se reunirá junto a los compañeros, la directiva y un buen número de aficionados para ver el sorteo de la primera ronda.

Utrillas es una localidad con gran número de migrantes andaluces llegados hace décadas para trabajar en la mina. De ahí que las preferencias sobre el rival. “Dado que Barça, Real Madrid, Atlético y Athletic no entran en el bombo, nos gustaría medirnos al Betis o al Sevilla, que seguro que aquí generan gran expectación”, completaba el futbolista del Utrillas, momentos antes de que el sorteo deparase el enfrentamiento contra el Valencia. 

No es andaluz, pero sí uno de los clubes más importantes del país. La suerte ha sonreído al cuadro minero, que ahora queda a expensas de conocer si la RFEF da el visto bueno al campo de La Vega para poder disputar allí ese duelo de la primera ronda copera. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión