Despliega el menú
Balonmano

balonmano

Pachi Giné: "Lo duro para el deporte de élite llegará tras el parón"

El presidente del Bada Huesca, uno de los clubes que ya ha presentado un ERTE, alerta de las dificultades que puede haber en un futuro para encontrar patrocinadores.

Jose Francisco Nolasco y Pachi Giné, durante la renovación del técnico del Bada Huesca.
Jose Francisco Nolasco y Pachi Giné, durante la renovación del técnico del Bada Huesca.
Pablo Segura

Junto al Mann Filter Stadium Casablanca y el Levitec Huesca , el Bada Huesca fue la semana pasada de los primeros clubes dentro del deporte profesional en presentar un ERTE.

Lo llevábamos estudiando y preparando desde días atrás. Empezamos a valorarlo cuando se anunció la suspensión inicial de dos jornadas y lo vimos más claro en el momento en el que hubo que cerrar el Palacio de los Deportes el 13 de marzo. Sin partidos en el horizonte y sin poder entrenar entendimos que para preservar la viabilidad del club y poder continuar con garantías en un futuro debíamos presentar un ERTE.

A lo largo de los últimos días se han ido sumando más entidades. Solo en la Asobal también lo han hecho el Ademar León, el Atlético Valladolid, el Puente Genil, el Nava, el Cangas y el Benidorm.

Lo duro para el deporte de élite en lugares como Aragón llegará cuando acabe la crisis del coronavirus y hay que ponerse de nuevo en marcha. Parte muy importante de nuestros patrocinadores son pequeñas y medianas empresas que pueden quedar muy tocadas, y es razonable pensar que el esfuerzo que va a tener que realizar el sector público en otros ámbitos haga que las subvenciones y ayudas que se destinan al Deporte acaben disminuyendo.

Entre las opciones que manejan se ha llegado a hablar de la cancelación de la Asobal. Aunque la última palabra la tiene la Federación Española, cuyo presidente defiende que la temporada hay que llevarla a término, la comisión delegada de la liga tiene previsto fijar la posición de los clubes el viernes. ¿Por qué aboga el Bada Huesca?

Estamos a lo que ordene la Federación. Para nosotros el problema son los plazos. El único encaje que le veo a acabar la liga pasaría por reanudarla en la segunda semana de mayo si las condiciones sanitarias así lo permiten. Poniéndonos en ese escenario habría que estirar el calendario hasta junio jugando dos partidos por semana.

¿Todos los equipos podrían aguantar ese ritmo competitivo?

Habría que verlo. Hay que tener también en cuenta que el del deportista no es un trabajo al uso. Es decir, no puede ser que un día desde el Gobierno se anuncie el fin de las medidas de aislamiento y al siguiente nos pongamos a competir. Después de un periodo de inactividad tan amplio como el que se va a pasar, al menos un mes, los jugadores necesitarán mínimo un par de semanas de preparación para poder volver. Además, ese regreso debería ir condicionado a que se cumplan diferentes requisitos como someterse a test para descartar contagios de coronavirus.

El parón al Bada le llegó en plena escalada por la permanencia, pero estando todavía en puestos de descenso.

A falta de once jornadas somos penúltimos a dos puntos del siguiente en la tabla, que marca la salvación. Hay casos en Europa en el que se ha optado por cancelar la competición respetando los puestos de cada equipo en la clasificación en ese momento, pero eran ligas que estaban ya prácticamente acabadas. La Asobal solo ha completado hasta el momento el 63% de su calendario, por lo que, si no fuese posible continuar, no procedería validar los resultados hasta el momento. Si no se vuelve a jugar creo que lo más lógico, incluso desde el punto de vista jurídico, sería anularlo todo desde la primera jornada y no aplicar ni ascensos ni descensos. Lo contario abriría la puerta a múltiples impugnaciones.

¿Cómo se encuentra la plantilla y el cuerpo técnico?

Salvo dos casos, la mayoría están en sus casas en Huesca. A los extranjeros, los portugueses Filipe Mota y Joao Pinto, y el brasileño Rodrigo Benites, les aconsejamos que no volviesen a sus países por lo que pudiera pasar.

Etiquetas
Comentarios