Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Los jugadores del Casademont Zaragoza se bajan el sueldo

El club pacta con los jugadores una reducción de salario durante el parón, aunque con la posibilidad de recuperarlo después si se cumplen una serie de objetivos deportivos. 

BASKET ZARAGOZA-ESTUDIANTES EN EL PABELLON PRINCIPE FELIPE / 29-02-2020 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Porfirio Fisac se dirige a sus jugadores durante un tiempo muerto.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Los jugadores del Casademont Zaragoza asumirán una importante bajada de sueldo durante la crisis del coronavirus. En un momento especialmente delicado, de muy difícil manejo, la plantilla aragonesa vuelve a mostrar su responsabilidad, su espíritu solidario y su compromiso con la entidad para ayudar a contener un descalabro económico de grandes proporciones. En este sentido, todos los componentes de la plantilla han aceptado las medidas propuestas por la entidad, que venía negociando individualmente con cada uno de los jugadores -y sus representantes-, desde hace semanas, con el ánimo de tomar la decisión menos dañina para todos. No hubo quejas, ni reproches, ni desencuentros, sino comprensión, entendimiento y la firme determinación de las partes por contribuir a minimizar una situación tan inquietante como excepcional.

El Casademont ha solicitado un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE), por causa de fuerza mayor, que deja al margen a la primera plantilla pero que sí afectará al resto de la estructura deportiva y administrativa del club, así como al personal de la Fundación, mientras se mantengan las condiciones generadas por el COVID-19. Al mismo tiempo, la entidad ha acordado una reducción de los sueldos de la primera plantilla; pero con diferentes incentivos, dependiendo de los resultados deportivos, que permitirían a los jugadores no sólo recuperar la totalidad del salario perdido, sino incluso superar los emolumentos pactados en el inicio de la temporada. 

Esta novedosa medida, que además se asegura la continuidad de todos los jugadores cuando se retome la competición, podría ser seguida ahora por otros muchos conjuntos de la Liga Endesa. De hecho, la aplicación de un ERTE sin haber pactado antes con la plantilla conlleva ciertos riesgos para los clubes, ya que podrían acabar perdiendo algunos derechos sobre sus jugadores. En este sentido, hay representantes que ya han lanzado una advertencia a los clubes, defendiendo que la aplicación de un ERTE supondría una modificación sustancial de las condiciones de los contratos, lo que facultaría a los jugadores a extinguir los mismos, según establece el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores. Los equipos, por su parte, recuerdan que se trata de una situación «de fuerza mayor». En cualquier caso, el marco legal no está claro, y los clubes temen la posibilidad de que sus profesionales puedan acabar fichando por otros conjuntos. Un escenario que ha evitado el Casademont Zaragoza, tras el pacto alcanzado con todos los componentes de su plantilla.  

La pandemia del coronavirus no sólo ha supuesto un quebranto deportivo para la Liga Endesa; también ha asestado un puñalada perniciosa, muy preocupante, en el corazón financiero de los equipos participantes en la máxima competición nacional. Aunque en la actualidad no hay ingresos, los clubes sí tienen que abonar los salarios de sus jugadores –que representan entre el 60 y el 70% de sus presupuestos–, al margen de hacer frente a otros muchos gastos derivados de su actividad, como los sueldos del personal de oficina o de los entrenadores de sus categorías formativas.

En este escenario, los clubes buscan fórmulas para su supervivencia económica. Algunos, como el Fuenlabrada y el Estudiantes, ya han solicitado la aplicación de un ERTE, dirección que podrían tomar también el Obradoiro, el Tenerife o el San Pablo Burgos, entre otros. Mientras, el Casademont Zaragoza ha optado por una medida novedosa: negociar con los jugadores una rebaja de salario durante el periodo del parón, aunque con la posibilidad de acabar cobrando el sueldo íntegro después, una vez finalizada la temporada, siempre y cuando se cumplan una serie de objetivos deportivos. Entre ellos, acceder a las semifinales del ‘play off’ por el título en la Liga Endesa, o sellar la clasificación para la Final Four de la Champions League.

"Basket Zaragoza ha llegado a un acuerdo con todos los jugadores profesionales de la entidad para reducir sus salarios mientras permanezcan nuestras competiciones paralizadas", explica el club aragonés en un comunicado, en el que añade que, "al mismo tiempo", incrementa los incentivos económicos por los logros deportivos en las competiciones en que se encuentra inmerso el equipo. Todo, para que en una temporada "histórica" para la entidad, "el esfuerzo y el sacrificio" de los componentes de la plantilla "se vean recompensados".

«Queremos agradecer además la total comprensión, apoyo y colaboración de todos aquellos que componen la estructura de Basket Zaragoza: primer equipo, técnicos, cantera, escuelas y personal de administración, además de nuestro sponsor principal, Casademont, y todos nuestros patrocinadores e instituciones que nos apoyan», explica la nota del club aragonés.

Etiquetas
Comentarios