Deportes
Suscríbete

baloncesto

Real Madrid-Casademont Zaragoza: una batalla desigual

El equipo aragonés visita el próximo domingo al líder en un duelo desequilibrado en todos los órdenes. Los blancos han encajado una única derrota en toda la temporada. 

El madridista Vincent Poirier anota ante Hlinason en el partido de la primera vuelta.
El madridista Vincent Poirier anota ante Hlinason en el partido de la primera vuelta.
Esther Casas

Es una batalla desigual, desproporcionada. El Real Madrid recibe este domingo al Casademont Zaragoza, en el pabellón WiZink Center (17.00), como indiscutible candidato a la victoria. Lo es por historia, presupuesto, experiencia y amplitud de recursos de su plantilla, y también por su intachable recorrido en el curso actual. El conjunto de Pablo Laso lidera la Liga Endesa, con una única derrota en los 16 encuentros disputados, y gobierna con mano firme algunos de los apartados estadísticos de la competición. Ni siquiera el desgaste físico acumulado –los blancos se miden este viernes con el Baskonia en la Euroliga– reduce su favoritismo en el choque ante los zaragozanos, quienes, además, se presentan en la cita tras haber claudicado en Málaga, en su actuación más reciente, por 40 puntos de distancia (112-72). El cuadro de Pablo Laso, uno de los conjuntos más imponentes del panorama continental, dispone de muchos más argumentos que el Casademont en todos los órdenes del juego.

En la Liga Endesa, el Real Madrid contabiliza una sola derrota en toda la temporada. Fue en la séptima jornada, ante un Gran Canaria que supo gestionar con mayor serenidad y templando los momentos decisivos de la contienda (70-75). En el resto de sus compromisos, el equipo blanco siempre ha salido vencedor, cuando prácticamente ya se ha completado la primera vuelta del campeonato –le queda por disputar el clásico, que fue aplazado el pasado 2 de enero por la pandemia del coronavirus–. Suma 15 victorias en 16 partidos, un diáfano indicador de su inmenso potencial.

El Casademont, por su parte, sigue marcado por los rigores de la clasificación. Se alinea actualmente en la decimotercera posición de la tabla, con 6 triunfos conquistados; pero con sólo dos partidos de margen con la zona de descenso a la la Liga LEB, habiendo jugado un encuentro más que todos sus perseguidores.

El Real Madrid dispone de un ataque devastador, con numerosos argumentos desde todas las posiciones. Ha facturado 1.326 puntos en 16 partidos, lo que se traduce en 96,5 tantos por duelo. Mientras, el Casademont es un bloque distinguido, precisamente, por su alarmante impericia ofensiva: presenta la tercera anotación más baja del campeonato, con un promedio de 77,3 tantos convertidos por choque. Únicamente el San Pablo Burgos (77,3) y el Real Betis (73,5) ofrecen peores guarismos que los zaragozanos en sus acciones de ataque. En el torneo doméstico, el principal soporte ofensivo atiende a Guerschon Yabusele (11,8 puntos por duelo), seguido de Vincent Poirier (9,9) y de Edy Tavares (9,8).

Alcanzado ya el ecuador de la temporada, el Real Madrid es el segundo equipo del torneo que más triples suma por partido (10,5), y el cuarto más eficiente desde el perímetro, con un acierto del 37,5%. Todo lo contrario que el Casademont, cuyo juego –lento, plano, previsible– no le genera ventajas ni le proporciona situaciones ventajosas de tiro. El equipo zaragozano sólo convierte 7,6 triples por encuentro –el que menos de toda la competición–; y su porcentaje de efectividad se sitúa en el 33,4%, el cuarto peor registro de la categoría.

Los aragoneses sí facturan mayor número canastas de dos puntos (20,5) que los madridistas (19,4), y se prodigan más desde la línea de personal (14,1 tiros libres por partido, por 12,6 de los blancos). En ambos casos, sin embargo, los de Pablo Laso presentan mejores índices de acierto que el Casademont, fruto del mayor talento de sus jugadores y, en consecuencia, de su mayor clarividencia para seleccionar sus lanzamientos.

Loading...

El Casademont es un bloque quebradizo y vulnerable en las labores de contención. Ha encajado 1.326 puntos en los 16 encuentros disputados, lo que representa 82,8 tantos por duelo. Un lastre mayúsculo para aspirar a la victoria cuando, además, apenas produces tampoco en el otro lado de la pista –los aragoneses presentan el tercer peor ataque de la Liga Endesa–. Su indolencia defensiva quedó perfectamente retratada en Málaga, en su compromiso más reciente, tras haber recibido hasta 112 puntos en 40 minutos de juego.

El Real Madrid, por el contrario, es un equipo sólido, intenso y vigoroso, con unas capacidades físicas sobresalientes. En el perímetro, jugadores como Hanga, Taylor, Rudy Fernández y Nigel Williams-Goss se emplean siempre con energía y determinación, dificultando el tiro exterior de sus oponentes; y en la pintura, Tavares (2,20 metros de estatura) y Vincent Poirier (2,13) aprovechan al máximo su envergadura para gobernar la zona con autoridad e intimidar a sus adversarios.

En este sentido, el Real Madrid dispone de pívots imponentes, distinguidos por su consistencia atrás, su facilidad reboteadora, su capacidad para modificar los tiros del rival y su habilidad para jugar por encima del aro. De hecho, la escuadra de Pablo Laso lidera la clasificación de tapones realizados (3,88 de media por partido), con Tavares (1,8) como protagonista principal.

Asimismo, el conjunto blanco colecciona 37,6 rebotes por encuentro, lo que supone el segundo mejor registro de la competición –superado solamente por el San Pablo Burgos, con 37,9–; y es el equipo que más capturas defensivas contabiliza, con un promedio de 23,3 rechaces por duelo. También Edy Tavares (7 rebotes) y Vincent Poirier (6,4) salen reforzados en este apartado estadístico, aunque ambos apenas superan los 20 minutos de media sobre la pista.

El Casademont se alinea en la decimotercera posición de la tabla en el capítulo reboteador (33,5 rechaces por encuentro), con Deon Thompson (5) y Tryggvi Hlinason (4,8) como jugadores más productivos en este aspecto. Solamente el Gran Canaria (33,3), el Obradoiro (33,1), el Real Betis (32,7), el Unicaja de Málaga (32,4) y el Tenerife (30,6) realizan menos capturas que los aragoneses en el curso actual.

En el partido de la primera vuelta, disputado el pasado 4 de diciembre en el pabellón Príncipe Felipe, el Real Madrid ya se adjudicó el triunfo con una superioridad manifiesta (65-86). Entonces lo hizo impulsado por la clarividencia de Heurtel (13 puntos, 5 asistencias), la capacidad anotadora de Sergio Llull (17 tantos en 25 minutos) y una gran efectividad desde el perímetro: los de Pablo Laso finalizaron con un 50% de acierto en los lanzamientos triples, tras haber convertido 16 de sus 32 intentos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión