Despliega el menú
Deportes

ciclismo

Arcas y Barceló quieren ser protagonistas en La Vuelta

Los dos ciclistas aragoneses que participarán en la ronda española afrontan con ambición el reto y aguardan ilusionados a las tres etapas que transcurrirán por las provincias de Zaragoza y Huesca.

Arcas y Barceló intentan la escapada camino de Canfranc
Arcas y Barceló intentan la escapada camino de Canfranc en La Vuelta a Aragón de 2019
Cristian Casal / Vuelta Aragón 2019

Entre los 176 corredores preinscritos para la Vuelta a España 2020, el sello aragonés lo aportan Jorge Arcas (Movistar) y Fernando Barceló (Cofidis). Llamados a desarrollar una labor vital para sus equipos y, si se reúnen las condiciones adecuadas, ser protagonistas en alguna etapa. Ambos miran hacia la primera semana porque corren en casa y se detienen en el desarrollo de las tres etapas que pisan el suelo de la comunidad autónoma. Las condiciones meteorológicas, que se antojan duras, y el peso acumulado de una temporada extraña que ya toca a su fin pueden marcar la última de las grandes rondas.

Barceló, de 24 años, y Arcas, de 28, volverán a compartir trazados como ya hicieron en la pasada edición. Para el oscense es la segunda participación y para el serrablés, la tercera. Ambos comparecen a partir de este martes con buenas perspectivas y preparados para el reto. "Estos días me estoy encontrando bien, cada vez queda menos y las sensaciones son buenas, tengo ilusión por empezar", apunta el primero de ellos, que considera que "tal como va la temporada y el resto de la preparación no se ha llevado a cabo del mismo modo", especifica. Arcas está "motivado y a punto para hacer una gran carrera".

Barceló lamenta que esta vez no se hayan podido desarrollar concentraciones en altura y para Arcas, la ubicación de La Vuelta entre octubre y noviembre puede condicionar su desarrollo. "Los favoritos no llegan igual, están más cansados y con un Tour de Francia en las piernas en varios de los casos. Además, los profesionales no están habituados a correr grandes rondas en esta época del año, no se ha hecho nunca", analiza. El serrablés tratará de contribuir a que Alejandro Valverde y Enric Mas, con el Movistar en bloque, se sitúen en lo más alto; Barceló, gran animador de la ronda el año pasado, en el que acarició la victoria en Bilbao e Igualada, tendrá como líder a Guillaume Martin, undécimo en el último Tour.

A pesar de que la medida de ambos ciclistas trasciende a la fuerza la primera semana de carrera, para los dos resulta inevitable mirar siquiera de reojo a las etapas del 24 (Huesca-Sabiñánigo) y 25 de octubre (Biescas-Col du Tourmalet). Sin dejarse llevar por el sentimentalismo pero convencidos de que su tierra va a deparar espectáculo. Barceló confiesa conocer mejor otros de los tramos de esta Vuelta, como el inaugural entre Irún y Éibar, pero dispone de las suficientes referencias para imaginar cómo pueden desarrollarse esas dos fechas.

"La que termina en Sabiñánigo es de media montaña y puede deparar una escapada que hará que los favoritos tengan que estar atentos. Los últimos 20 kilómetros serán muy abiertos, puede ocurrir cualquier cosa", dice. Para Jorge Arcas, que llegará a su casa, "es una etapa muy dura al cruzar la zona de Fanlo y los dos puertos se harán largos, puede marcar diferencias". La que acaba en suelo francés, que hace pocos días presentaba nieve en sus cotas más altas, será "súper complicada, la bajada es fría y sombría y la subida de Aubisque es muy dura y enlaza con un puerto brutal para que los mejores exhiban su forma", especifica Barceló.

Los corredores aragoneses asumen un rol de equipo en un contexto incierto, que puede deparar sorpresas. "Vengo a ayudar a los líderes, si tengo una oportunidad de escaparme trataré de aprovecharla. Creo que principalmente las etapas de Aragón serán para disfrutar del hecho de correr en casa", espera Arcas. Barceló, en ese sentido, apunta que "muchos corredores llegarán cansados, a estas alturas el año pasado ya se había terminado la temporada. La gente que llegue más fresca tendrá las de ganar". En su caso hablarán "las piernas". "Hay que analizarlo sobre la marcha y ser conscientes, no sería realista plantearse ahora un objetivo claro. Hay que dejar pasar dos o tres etapas y ver cómo me encuentro", explica.

Ambos, amigos a pesar de competir en escuadras diferentes, mantienen un contacto permanente y también dialogan de manera habitual con otro aragonés, Sergio Samitier, del Movistar, que está haciendo un Giro de Italia "espectacular". El hecho de estar en distintos equipos no evita que seamos amigos. Le hacía falta darse cuenta del nivel que tiene para hacerlo tan bien», dice el oscense. Arcas, compañero de escuadra, habla con él a diario de sus logros y sensaciones.

El resultado que obtengan en la Vuelta terminará de perfilar su rendimiento general durante el curso. "El balance es bueno, he estado a la altura de lo que me pedían a falta de este reto tan importante que dejará la balanza en un lado positivo o con un sabor más agridulce", concluye Barceló. "Me encuentro bastante bien tras las carreras post confinamiento y es la gran cita del año", sintetiza el otro representante aragonés en la ronda.

Etiquetas
Comentarios