Despliega el menú
Deportes

fútbol

Simeone y Suárez, una vieja historia de amor

El entrenador argentino y el delantero uruguayo estaban llamados a compartir club por sus características futbolísticas y el matrimonio ha acabado llegando.

Simeone y Luis Suárez
Simeone y Luis Suárez
AGENCIAS

Cuando Luis Suárez aterrizó en el FC Barcelona en el verano de 2014 lo hizo bajo sospecha. No solo porque estaba sancionado por la FIFA por el mordisco a Chiellini en el Uruguay-Italia del Mundial 2014 y no pudo debutar hasta noviembre, sino también porque había muchas dudas sobre el encaje de su estilo brusco en la delicada filosofía azulgrana. Ya por entonces no fueron pocos los que entendían que el matrimonio ideal del charrúa era con el Atlético de Diego Pablo Simeone, que ya había mostrado interés, no con el conjunto azulgrana que comenzaba a liderar Luis Enrique, quien, aunque menos refinado que Pep Guardiola, mantenía en la plantilla a 'tocadores' como Andrés Iniesta y Xavi Hernández que no pegaban con Suárez ni en pintura.

Hasta parecía, ironías del destino porque acabó siendo su mejor amigo, que sufriría al lado de Leo Messi, quien no había aceptado las presencia de otros arietes puros a su lado porque le molestaban más que le ayudaban para sus incursiones, como sucedió con Ibrahimovic. El mordisco de Suárez y el pisotón de Simeone (a Julen Guerrero, por ejemplo) sí casaban. Pues bien, nadie podía adivinar entonces el gran rendimiento de Luis Suárez en el Barça durante seis temporadas, pero al final sí se producirá esa sociedad con Simeone. No iban los 'adivinos' tan desencaminados.

El uruguayo, de 33 años, se va del Barça como tercer máximo goleador en la historia del club con 198 goles en 283 partidos oficiales, entre ellos uno en la final de la Liga de Campeones conquistada ante la Juventus en su primera temporada. Solo Messi y el mítico César le superan. Pero nada de eso pudo ocurrir si en 2013 el Atlético hubiese tenido el músculo económico de ahora.

Luis Suárez destrozaba redes en el Liverpool cuando Simeone lo vio como pieza ideal para su proyecto. Evidentemente, era muy caro. "No te podría hablar mal de Luis Suárez, es extraordinario, pero tenemos un partido que nos hace archivar todas las situaciones", señaló por entonces Simeone cuando fue preguntado por el uruguayo con el Atlético peleando en la Liga por una plaza europea.

Con Suárez ya en el Barça y muchos dudando de su adaptación tras aquellos primeros partidos en noviembre de 2014, Simeone volvió a salir al rescate: "Cuando Luis Suárez encuentre el lugar que quiere su míster, es un jugador intenso que le va a dar esa cuota diferente que necesita el equipo. Es un jugador maravilloso, tremendo, extraordinario, fuerte, agresivo, intenso... Asiste y marca desde cualquier lado". Acertó, pues Suárez, además de sus 198 goles, ha dado en el Barça 97 asistencias.

Entregado al charrúa

Simeone siguió entregado al uruguayo tras encajar dos goles suyos en el Camp Nou en el 2-1 liguero de la temporada 2014-15: "Es el mejor jugador como nueve de raza que puede tener un equipo. Es diferente a los extremos que suelen jugar en el Barça. Con Pedro hacen más diagonales hacia adentro, pero Luis es muy completo". Y en la campaña 2015-16, pese a que saltaban chispas en los pulsos con sus centrales, se descubrió de nuevo ante el '9': "Luis Suárez es un jugador importantísimo, tremendo, maravilloso, extraordinario, fuerte, agresivo, intenso. Asiste y marca desde cualquier lado. Su llegada ha enriquecido al Barça. Tiene virtudes diferentes a las de los jugadores que había. Le ha dado mayor profundidad de la que tenía. Tiene virtudes enormes, juega mucho con el cuerpo, es potente, tiene buenos movimientos y es contundente en el área. Enriquece al Barcelona".

A eso se le llama abonar el terreno. Al final ha sido en 2020, con dudas por las maltrechas rodillas del jugador, que sale a operación por temporada últimamente. Pero a garra nadie le gana a Suárez, que se recupera una y otra vez. Corre más forzado, pero acaba equilibrándose a tiempo para marcar. Incluso ante el Bayern en el lamentable 2-8 logró un gran gol.

Simeone espera que sea su David Villa de la temporada 2013-14, cuando salió del Barça casi regalado porque el club azulgrana necesitaba liberar su alta ficha y acabó conquistando la Liga y casi la Champions. La edad era parecida, 32 años en diciembre de 2013 cumplió el Guaje. Y también salía de una grave lesión, en su caso de tibia. Solo fue un año, pero glorioso. Seguro que Simeone se conformaría con un año así de Suárez.

Etiquetas
Comentarios