Deportes
Suscríbete

fútbol

La RFEF acepta los cinco cambios, pero rechaza partidos los viernes y los lunes

La Liga pidió este martes mantener el número de sustituciones y los 23 convocados y el organismo federativo aprobó su solicitud.

Los jugadores del Elche C. F. celebran el gol de Pere Milla ante el Gerona.
Los jugadores del Elche C. F. celebran el gol de Pere Milla ante el Gerona.
Andreu Dalmau

La guerra interminable que mantienen los presidentes de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y de LaLiga, Luis Rubiales y Javier Tebas, respectivamente, vivió este martes un nuevo capítulo. La RFEF advirtió a la patronal de clubes que la Liga 2020-2021 no se inaugurará el viernes con el partido Granada-Athletic, mientras que LaLiga insistió en mantener los horarios de la primera jornada del campeonato, por lo que confirmó el encuentro de Los Cármenes para el día 11, al igual que el Alavés-Betis programado para el lunes.

El organismo federativo aseguró que la competición deberá comenzar el sábado, ya que defiende que según una sentencia de un juzgado de lo Mercantil no se pueden disputar partidos los viernes y los lunes mientras no exista un acuerdo previo entre ambas partes. Sin embargo, La Liga se acoge a una medida cautelar de la Audiencia Provincial para insistir en jugar en las fechas que ha previsto.

Después de que la RFEF aceptase este martes la solicitud de la patronal de que durante la temporada que se iniciará este fin de semana se puedan realizar cinco cambios durante los encuentros, con 23 jugadores convocados, el ente federativo se muestra convencido de que, tal y como es su deseo, no habrá fútbol ni los viernes ni los lunes, tanto en LaLiga Santander como en LaLiga SmarBank.

Con la RFEF y LaLiga enfrentadas en los tribunales, hasta el 6 de octubre no habrá una resolución judicial sobre dicho conflicto, pero el organismo que preside Luis Rubiales, encargado de designar a los árbitros, entiende que le asiste la razón para no jugar los viernes y los lunes después de que una sentencia obligase a un consenso que no se ha producido. Ambas partes se reunieron el domingo para dar marco legal a las bases de la competición, pero enfrascadas como están en una batalla continua, no trataron una polémica que se arrastra desde la pasada temporada.

La FREF se vio sorprendida la pasada semana cuando La Liga hizo públicos los horarios de las dos primeras jornadas, con partidos viernes y lunes, y reclamó a la patronal «a que deje, de una vez por todas, de adoptar medidas unilaterales que pretenden desarrollar una política de hechos consumados vulnerando de una manera flagrante las sentencias de la Justicia». La RFEF instó a LaLiga «a que fije los horarios de la primera jornada -y siguientes- en los días reglamentariamente válidos» y avisó que, «en el supuesto en que no lo haga, deberá actuar, de nuevo, la jueza de Competición, que recordemos, ya decidió sobre este mismo asunto la temporada 2019-20».

Presión de los clubes de Primera

Con la negociación en suspenso, La Liga estaba convencida de que, sin público en los estadios, no habría inconvenientes en mantener partidos los viernes y los lunes, pero la insistencia de la RFEF ha provocado que ahora exista el convencimiento de que el campeonato se abrirá el sábado 12, para cuando solo se programaron dos encuentros de Primera: Eibar-Celta (16:00 h.) y Cádiz-Osasuna (21:00 h.). Para jugar viernes y lunes, La Liga insiste en su defensa de los intereses del fútbol español, mientras que la RFEF considera que partidos en esos días perjudican a los aficionados, aunque no podrán llenar las gradas hasta el próximo año. «Para ver los estadios como los veíamos antes será a partir de la vacuna, espero que en enero o febrero. Ese es el inicio y el fin de ese mal sueño que estamos viviendo la sociedad mundial», aeguró Tebas el lunes.

Por el momento, la presión de los clubes ha provocado que se mantengan los cinco cambios autorizados por la FIFA que se impusieron tras el parón de la pasada Liga a causa de la pandemia y el consiguiente confinamiento. La Comisión Gestora de la RFEF se reunió este martes de urgencia y aprobó la petición de La Liga en este sentido. Después de que lo clubes presionasen a La Liga para continuar con los cinco cambios y los 23 futbolistas convocados, el organismo que preside Javier Tebas trasladó su petición a la RFEF y en este caso no ha habido discrepancias. 

En principio, LaLiga era partidaria de volver a los tres cambios por partido y a los 18 citados, pero los clubes de Primera han impuesto su criterio, compartido por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), con el fin de evitar lesiones y preservar la salud de los jugadores. Las cinco sustituciones y el número máximo de jugadores convocados se llevarán a cabo tanto en Primera como en Segunda División, aunque la mayoría de clubes de la categoría de plata estaban en contra dado el coste económico que puede suponerles desplazar a 23 futbolistas.

La petición oficial de La Liga fue realizada durante la mañana de este martes y pocas horas después la RFEF aprobó su reclamación, modificando así las normas de competición del fútbol profesional. «El número máximo de cambios (cinco) se llevarán a cabo durante el encuentro con las limitaciones de únicamente en tres tiempos, tal y como se establecía en el final de la competición 2019-20», confirmó el organismo federativo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión