Deportes

Ballesteros, un doble campeón de España a ras de suelo

El altoaragonés se impuso el pasado fin de semana en el Campeonato de España de 'handbike' celebrado en Málaga.

Ballesteros, antes de tomar la salida en el Campeonato de España.
Ballesteros, antes de tomar la salida en el Campeonato de España.

Diego Ballesteros (Barbastro, 1974) se define como “un simple aventurero”, pero lo cierto es que sus logros deportivos van más allá. Un grave accidente -fue arrollado por un coche cuando cruzaba Estados Unidos en bicicleta- lo dejó postrado en silla de ruedas en 2010, y desde entonces no ha dejado de combinar retos personales con otros de carácter oficial. El más sonado fue el que, rememorando un viaje Zaragoza-Pekín que había realizado antes de la lesión, completó con motivo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

A bordo de una ‘handbike’ (bici adaptada y propulsada con la fuerza de los brazos), fue capaz de unir los 1.800 kilómetros que separan Madrid de la capital inglesa, convirtiéndose en icono de superación y anticipando lo que vendría después: horas y horas de entrenamiento a ras de suelo, con el objetivo de ser paralímpico en el horizonte.

En 2015 conquistó su primer título importante, el Campeonato de España de contrarreloj; en 2016 fue medalla de bronce en la Copa del Mundo de Sudáfrica; y, el pasado fin de semana, repitió como mejor contrarrelojista nacional (modalidad de NH3) en Cártama (Málaga). “El trazado era ideal para mis cualidades porque me caracterizo por tener fondo y había varios repechos duros”, comenta Ballesteros, capaz de recorrer 18 kilómetros en 35 minutos y 16 segundos. “La media de velocidad alcanzada fue de 31 kilómetros por hora y al segundo clasificado -el catalán Israel Rider- le saqué una ventaja de 31 segundos”, añade, antes de dar más detalles sobre su victoria.

“La contrarreloj es la prueba que más me motiva, ya que siento que compito contra mí mismo y no contra los compañeros”, destaca el altoaragonés, y confiesa que su segundo campeonato de España le viene en una temporada complicada: “Mi padre falleció hace unos meses, y además he sufrido algunos problemas físicos que son consecuencia de la discapacidad. Por eso valoro mucho este éxito, que me da fuerzas para seguir compitiendo en una disciplina en la que la edad no es un problema”.

El campeón del mundo de ‘handbike’ tiene más de 60 años; Ballesteros, 43. “Aquí se llega tras caer en la discapacidad y hay pocos deportistas jóvenes. Además, con el paso del tiempo vas perdiendo explosividad pero adquieres experiencia y resistencia”, explica, y se niega a ponerse una fecha de caducidad: “Mi carrera durará hasta que mantenga la ilusión y, aunque siempre digo que lo que realmente me motiva es plantear mis propias aventuras, estoy empeñado en participar en los Juegos Paralímpicos de Tokyo 2020”.

Eduardo Santas, doble campeón de su categoría

El triunfo de Diego Ballesteros en Málaga vino acompañado de una brillante actuación del también aragonés Eduardo Santas, que se colgó el oro en las dos pruebas en las que compitió. La primera de esas medallas (contrarreloj individual C3) llegó el sábado por la tarde, cuando se impuso por solo cuatro segundos de diferencia a Eduardo Morales.

Ya el domingo por la mañana, Santas, de 28 años y natural de Tarazona, venció al esprint en la prueba en línea y sumó su decimoctavo título de campeón de España.

Etiquetas
Comentarios