Zaragoza
Suscríbete

Un monolito recuerda a las víctimas del incendio en Tapicerías Bonafonte para que "se conozca su historia"

La ciudad de Zaragoza ha estrenado este lunes un memorial en recuerdo de las 23 víctimas mortales que causó el trágico incendio de Tapicerías Bonafonte el 11 de diciembre de 1973.

Inauguración del monolito que recuerda en Zaragoza a las víctimas del incendio en Tapicerías Bonafonte
Inauguración del monolito que recuerda en Zaragoza a las víctimas del incendio en Tapicerías Bonafonte
Francisco Jiménez

La ciudad de Zaragoza ha estrenado este lunes un memorial en recuerdo de las 23 víctimas mortales que causó el trágico incendio de Tapicerías Bonafonte el 11 de diciembre de 1973, hace 50 años, en el que solamente se pudieron rescatar a cinco trabajadores.

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha descubierto en la confluencia de las calles Rodrigo Rebolledo y Santo Domingo de Silos, donde ocurrió el incendio, el monolito de mármol negro que homenajea a las víctimas y que incluye una placa conmemorativa.

“Se cumplen 50 años de esta catástrofe y queremos rendir homenaje a las víctimas y familias con un conmemorativo monolito para recordar ese trágico accidente que conmocionó a la ciudad”, ha afirmado la alcaldesa.

De esta manera, ha continuado, Zaragoza “quiere unirse al dolor” de los familiares, quienes “ni siquiera pudieron cerrar su herida porque, después de una investigación, nunca se llegaron a resolver las causas del incendio”. La regidora ha explicado que, con este memorial, buscan “cumplir con un doble objetivo”, el rendir homenaje a las víctimas y también reconocer la labor de “los héroes de aquella jornada”.

Durante la presentación del monolito, en la que han participado representantes de los grupos municipales, víctimas y miembros de Bomberos de Zaragoza y la Cruz Roja que acudieron a la emergencia, se ha guardado un minuto de silencio.

Chueca ha recalcado que se quiere “rendir homenaje” a la historia de la ciudad “de la mejor forma posible”, es decir, “recordando lo que sucedió, siendo fieles a la verdad y volviendo a conocerla, para que se evite repetir errores del pasado”.

La alcaldesa ha explicado que este incendio “no solamente conmocionó a los ciudadanos, sino que también se convirtió en un icono porque, realmente, fue reconocido como un accidente laboral y eso provocó la indignación de vecinos, familiares y los zaragozanos en general, que exigieron medidas para evitar que un accidente así se vuelva a repetir”.

“Que esto no vuelva a ocurrir”, ha recalcado uno de los trabajadores de las tapicerías, Juan Ángel Andrea, quien también ha destacado que este es “un momento triste por lo que pasó, por los que no están, que eran compañeros”.

Un momento que, ha añadido, también es “alegre por los compañeros bomberos”, a los que han podido conocer las víctimas “gracias a esas reuniones que hasta ahora no habían existido”.

Además del monolito, el Museo del Fuego de Zaragoza recuerda, desde el pasado viernes y hasta el 18 de marzo, este fatídico incendio con una exposición de fotografías, material y paneles explicativos, que recrea el desarrollo cronológico de los hechos que aún perduran en la memoria colectiva de la ciudad.

El bombero Raúl Valtueña decidió indagar más sobre el suceso y, durante tres años, ha buceado en archivos y documentos, rescatando una información que arroja luz sobre este suceso y que se muestra también la exposición.

Por otra parte, los Bomberos de Zaragoza han colaborado en la producción del documental ‘Sin salida’, que se emitió el día del quincuagésimo aniversario del suceso en Aragón TV, un trabajo audiovisual que recuerda con imágenes y documentación inédita lo ocurrido en este fatídico accidente. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión