Zaragoza
Suscríbete por 1€

tribunales

Los acusados del crimen de Badoo suman otros 12 años y medio de condena por el secuestro de un vecino de La Almunia

La Audiencia condena a Candy Arrieta, Mohamed Achraf  y José Antonio Meléndez por el secuestro, las lesiones y el robo con violencia que sufrió un hombre de la localidad zaragozana al que citaron en Gallur. 

Los acusados Mohamed Achraf y Candy Arrieta, este lunes en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Los acusados Mohamed Achraf y Candy Arrieta,  en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha condenado a Mohamed Achraf Darai, Hedangeline Candy Arrieta y José Antonio Meléndez Fernánez, los tres miembros de la banda de Badoo, a doce años y medio años de cárcel por la detención ilegal, robo con violencia y lesiones que causaron a un vecino de La Almunia al que citaron en Gallur a través de esa red de contactos con la sola intención de robarle sus pertenencias.

Esta es la segunda sentencia en una semana que recibe la pareja Achraf y Arrieta tras la condena a 34 años de prisión que les impuso el magistrado presidente del jurado que los declaró culpables del asesinato, robo y secuestro del informático bilbaino José Antonio Delgado. Y todavía les queda pendiente un juicio por la retención ilegal y robo sufrido por un vecino de Tudela al que también martirizaron hasta que les dio el número de sus tarjetas del banco. En cualquier caso, aunque las condenas se acumulen no cumplirán más de 30 años de cárcel.

En esta nueva sentencia, el tribunal de la Sección Sexta los declara autores de los delitos de robo con violencia y empleo de medios peligrosos, detención ilegal, tenencia de armas prohibidas y pertenencia a grupo criminal, como solicitaba la Fiscalía y el abogado de la víctima, José Cabrejas. Por este último delito no fueron condenados en el caso de José Antonio Delgado, ya que solo participaron Candy Arrieta y Mohamed Achraft (José Antonio Meléndez estaba esos días en prisión) y la ley exige que sean más de dos personas las que compongan un grupo criminal. 

El fallo judicial considera probado que los tres acusados, de mutuo acuerdo, crearon un perfil en la red social Badoo para atraer varones con el pretexto de concertar una cita con Candy Arrieta y, una vez en el lugar, asaltarlos de forma violenta y apoderarse del dinero y pertenencias, incluidos sus vehículos. 

De esta forma, en la tarde del 26 de julio de 2019, un vecino de La Almunia, F. C. J., contactó con ‘Daniela Mendoza’, nombre de usuaria que había utilizado Candy Arrieta en Badoo en este caso concreto. Por teléfono, la acusada fue dando indicaciones a la víctima para llegar al puente de Gallur donde le esperaba, junto a la carretera que lleva a Tauste. Tal y como habían quedado, al llegar a ese punto se encontró con la mujer, que cruzó la vía y se subió al Reanult Clío rojo de F. C. J. En las inmediaciones había un Mercedes de color gris plateado estacionado.

El fallo relata que nada más subir al coche Arrieta dijo que tenía que ir a casa de su abuelo para coger una chaqueta porque tenía frío, haciendo de esta manera que F. J. C. se metiera con el vehículo en un camino de tierra perpendicular a la carretera, hasta una zona en la que había una casa aislada con apariencia de estar abandonada. Una vez allí, la mujer salió y le dijo que apagara las luces del vehículo. Así lo hizo F. C. J., si bien volvió a encenderlas porque le entró miedo.

En ese momento, cada uno por un lado y por sorpresa, se aproximaron Mohammed Achraf Darai y José Antonio Meléndez Fernández, lo sacaron por la fuerza del coche e intentaron tirarlo al suelo, mientras Candy Arrieta buscaba los efectos de valor que pudiera haber en el interior del vehículo. La víctima se resistió para evitar que lo derribaran pero, según declara probado el tribunal, de pronto oyó que uno de los hombres decía al otro “dale, dale” y vio la chispa de una pistola eléctrica tipo táser  de la que recibió varias descargas. 

Cuando ya lo dejaron sin fuerzas e indefenso, lo ataron de pies y manos con bridas, le pusieron cinta americana en la cara y cuello, le colocaron una navaja en el cuello y le pincharon con ella para que se estuviera quieto. De esta guisa, le quitaron el reloj, el móvil, las zapatillas de deporte de la marca Munich que llevaba puestas y la cartera con una tarjeta de La Caixa y 55 euros en efectivo.

Después, intentaron meterlo en el maletero de su propio coche, lo que no lograron porque estaba roto. Cambiaron de planes y le hicieron sentarse en el lado del copiloto del Renault Clío mientras conducía uno de los acusados y los otros dos iban en los asientos traseros. Con la cabeza hacia abajo, de tal forma que no podía ver dónde le llevaban, condujeron durante un tiempo hasta llegar a una zona de vegetación y cañas, sacaron a F. C. J. del vehículo, lo arrastraron por el suelo y volvieron a ponerle la navaja en el cuello, pidiéndole el número pin de la tarjeta bancaria y advirtiéndole que ya sabía lo que le iba a pasar si no les daba la clave correcta.

El vecino de La Almunia se lo dio y los tres acusados se marcharon en el Renault Clío dejándolo maniatado y amordazado en el suelo. Afortunadamente, la víctima consiguió quitarse las ataduras al cabo de un tiempo y empezó a correr hasta que llegó a una casa de Gallur en la que pidió ayuda. Cuando la Guardia Civil llegó, el hombre aún llevaba cinta aislante en el cuello y presentaba múltiples lesiones y erosiones de las que fue atendido en el Hospital Clínico de Zaragoza y de las que tardó en curar 88 días.

Los investigadores reunirían después múltiples pruebas contra los acusados (sus pertenencias, entre ellas las zapatillas, piezas de su coche que desguazaron o varios intentos de sacar dinero con su tarjeta) que ahora han servido para condenarlos. Además de la pena de prisión, deberán indemnizar a la víctima con 5.627 euros.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión