Zaragoza
Suscríbete

ayuntamiento de zaragoza

La expulsión del concejal Magaña alterará la composición de los entes municipales

Las sociedades públicas y patronatos se tendrán que adaptar para garantizar la proporcionalidad con el concejal no adscrito.

Ignacio Magaña, concejal socialista del Ayuntamiento de Zaragoza
Ignacio Magaña, concejal del Ayuntamiento de Zaragoza
HA

La expulsión como miembro del grupo socialista del Ayuntamiento de Zaragoza del concejal Ignacio Magaña por su presunta implicación en un caso de violencia de género obligará a modificar la composición de algunos órganos municipales. La junta de portavoces abordó ayer la situación del edil, que tras salir de las filas del PSOE pasa a ser considerado como no adscrito. En la reunión se analizaron las «dudas» planteadas por el secretario del pleno en un informe que advierte de que Magaña tiene el mismo derecho que el resto de la corporación a participar en comisiones, sociedades públicas y patronatos, pero que su presencia solo será posible si se garantiza la misma representatividad del pleno.

En cualquier caso, lo primero que deberá hacer el Ayuntamiento es contactar con el propio Magaña para saber si tiene intención de participar en este tipo de actividades. En caso afirmativo, el escenario difiere en función del ente. Por un lado, la normativa establece que los concejales no adscritos pueden formar parte de las comisiones con voz y voto siempre y cuando se garantice la proporcionalidad, algo que ya ocurre al estar configuradas con un sistema de voto ponderado.

En el caso del Consejo de Gerencia de Urbanismo, el reglamento municipal no aclara cuál debe ser el papel de los concejales no adscritos, pero según el secretario general, vetar la participación de Magaña «podría conllevar una vulneración» de sus derechos, por lo que «debería ser incorporado», de nuevo, respetando la proporcionalidad del pleno. «Entiendo que no habrá problemas», apunta el funcionario, ya que este organismo prevé un número máximo de vocales (15) «muy amplio».

En cambio, se plantean más problemas en el caso de las sociedades y patronatos. En cuanto a las primeras, el secretario ve clara la participación de los no adscritos en la Junta General, pero advierte de un vacío legal en lo que respecta a los consejos de administración. Por ello, propone la incorporación de Magaña siempre y cuando no suponga que, por la limitación de miembros que fijen los estatutos del órgano correspondiente, no se puede respetar la proporcionalidad. De no ser así, será excluido para evitar la «sobrerrepresentación» del edil. La argumentación es idéntica para los patronatos.

En cualquier caso, ante las lagunas de la normativa municipal, el secretario avisa de la necesidad de «regular adecuadamente» el reglamento «para evitar problemas interpretativos en el futuro». Magaña no atendió la llamada de este diario para conocer su opinión.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión