Zaragoza
Suscríbete

sucesos zaragoza

Un vigilante de la Feria de Zaragoza cierra el paso a puñetazos a una visitante delante de sus hijos pequeños

La mujer trató de salir por un acceso para el que no tenía acreditación y el guardia, que reaccionó de manera muy violenta, se lo impidió a golpes que le han causado lesiones en la cara y cabeza

Expositores en la Feria de Muestras de Zaragoza.
Expositores en la Feria de Muestras de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Un vigilante de seguridad que estaba trabajando esta tarde en la Feria de Zaragoza ha atacado de manera brutal a una mujer que, acompañada de sus dos hijos pequeños, trataba de salir un momento al aparcamiento donde tenía estacionado su vehículo para dejar unas compras y volver al recinto donde le esperaba su marido. 

El guardia estaba en la puerta del pabellón 3, en el que estaban las fuerzas de seguridad y militares de la UME haciendo exhibiciones, y le pidió la acreditación. La mujer, de 42 años, le dijo que no la llevaba pero que su coche, aparcado de manera autorizada, estaba a la vista. Según consta en la denuncia presentada en el cuartel de la Guardia Civil de Casetas, la reacción del vigilante, que mide cerca de 2 metros de altura y pesa más de cien kilos, fue empujarla con gran violencia y meterla a golpes dentro del pabellón.

"Ha empezado a darme puñetazos en la cara y en la cabeza y luego patadas, y todo delante de mis hijos, de 6 y 9 años, que estaban horrorizados viendo lo que le estaban haciendo a su madre" cuenta la víctima, sin poder contener las lágrimas.

Afortundamente para ella, tanto su marido como testigos de la agresión –a los que agradece su intervención– acudieron en su ayuda para quitarle al vigilante de encima, entre ellos un policía nacional fuera de servicio. La Guardia Civil se acercó hasta el lugar e identificó al agresor y a la víctima, a la que aconsejó que lo denunciara, pero no llegó a detenerlo ya que considera que las lesiones causadas son "leves".

Todavía en estado de shock por lo vivido, con heridas en el labio y contusiones en la zona del oído y en un pómulo, esta zaragozana relataba que ante algo así, inesperado y tan violento, se siente "indefensa". "Es totalmente injusto lo que me ha pasado. Estoy destrozada, hecha polvo y mis hijos también. Y encima él no va a pisar el calabozo ni una noche", lamentaba camino a su casa después de la traumática experiencia vivida. "Si hubiera sido mi pareja o violencia de género estaría detenido, pero así, ni siquiera ha ido al cuartel. Me han dicho que le llegará una denuncia y ya está", afirma incrédula. 

Por su parte, Feria de Zaragoza ha informado que, tras conocer el "incidente entre un auxiliar de seguridad de la empresa contratada por la institución, Servi Securitas, con una visitante al recinto", el trabajador ha sido retirado del servicio y se ha solicitado un informe interno al equipo de Seguridad de Feria, así como otro externo a la empresa subcontratada de la Seguridad del recinto.

"A partir de mañana, una vez evaluados sendos informes, se tomarán las decisiones más oportunas al respecto. En cualquier caso, desde Feria de Zaragoza lamenta profundamente la situación ocurrida tras hablar con la familia objeto de este incidente y la institución se ha puesto a su disposición para mostrarles su apoyo y tomar las medidas necesarias". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión