Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

educación

"Es inviable tener una auxiliar de educación especial para cinco alumnos"

Un grupo de familias del CEIP Reino de Aragón de La Puebla de Alfindén pide que no se recorte personal para los niños con necesidades especiales, puesto que además hay más matriculados que hace un año. Educación asegura que desde este lunes tienen concedidas dos auxiliares, y una de ellas se incorporará esta semana.

La cinco familias afectadas por la falta de dos auxiliares de Educación Especial en el Colegio Reino de Aragón, en La Puebla de Alfindén.
La cinco familias afectadas por la falta de dos auxiliares de Educación Especial en el Colegio Reino de Aragón, en La Puebla de Alfindén.
TONI GALAN

Cinco familias del colegio público Reino de Aragón de La Puebla de Alfindén se han movilizado para pedir que se respeten las tres plazas de auxiliares de educación especial que solicitó este centro, tras empezar este miércoles las clases con un solo trabajador (a 25 horas) para cinco alumnos con necesidades especiales

"Nos ha tocado una auxiliar para todos, y el curso así es inviable porque cada niño tiene su discapacidad y requiere de unos profesionales por un tiempo determinado. Este año, además, ha entrado en 1º de Infantil una niña con parálisis cerebral, que depende de una auxiliar 100%, y para nuestra sorpresa nos han recortado personal, lo que nos ha frustrado y cabreado bastante. Una cosa es que reduzcan horas y otra que siendo real la necesidad que hay, te quiten recursos y no te lo expliquen", afirma indignada Mercedes Navarro, la madre de Álvaro, un alumno de Primaria con epilepsia reflectaria, que necesita entre otras cosas a la auxiliar para vigilar y controlar sus crisis en el aula.

De izquierda a derecha, Bianca, con su hija Amaya en brazos; Ana y Marcos; Iván y su hijo Marco; Lourdes y Kilian, y Mercedes y  Álvaro.
De izquierda a derecha, Bianca, con su hija Amaya en brazos; Ana y Marcos; Iván y su hijo Marco; Lourdes y Kilian, y Mercedes y Álvaro.
TONI GALAN

En total, en este colegio, hay matriculados cinco alumnos dependientes con necesidades educativas especiales. Según cuentan las familias, Álvaro y Marcos, de 1º de Primaria, "están siendo atendidos por su profesora voluntariamente". A ellos se suman tres alumnos más: Kilian y Marco (del aula TEA), y Amaya, de 3 años, con parálisis cerebral. 

Se incorporará una auxiliar más esta semana

Educación asegura que desde este lunes tienen concedidas dos auxiliares, y que una de ellas se incorporará esta semana. "A veces se retrasa la incorporación porque no hay suficientes profesionales en bolsa y hay que encontrar a la persona y hacer los trámites administrativos y el reconocimiento médico correspondiente, pero hay una persona más desginada y solo falta finalizar la documentación. Se incorporará esta semana", anuncian desde Educación. 

Aun así, las familias se quejan de que la falta de auxiliares es un problema que se ha vuelto recurrente cada comienzo de curso y que vulnera los derechos de estos niños, tal y como se recoge en el artículo 24 de la Convención de Naciones Unidas y en el artículo 73 de la ley educativa (LOMLOE). Se preguntan por qué les han quitado a una auxiliar (el año pasado tuvieron dos) siendo que ha aumentado el número de alumnos con necesidades "graves", y piden a la DGA más recursos, pues reconocen que aunque se incorpore otra persona este lunes a las clases (con una jornada de 15 horas) no se cubren las necesidades que hay en el centro, y muchos niños siguen sin poder quedarse así al comedor. 

"La profesora hace todo lo posible, pero ella sola no puede hacerse cargo de la clase entera más la especialidad de Álvaro. Estamos preocupados"
Mercedes Navarro, con su hijo Álvaro.
Mercedes Navarro, con su hijo Álvaro.
T. G.

"Estamos desesperados, como tantas otras familias, por los problemas que está habiendo. Esta semana fuimos al Servicio Provincial de Educación para que nos justificaran este recorte y la explicación que me dieron fue que en otros centros con igual número de niños hay menos auxiliares, a lo que argumentamos que las necesidades serán otras. No es lo mismo cinco niños con patologías graves y dependientes que cinco niños con patologías más leves, hay que mirar cada caso. Yo sé que nuestra profesora hace todo lo posible, pero ella sola no puede hacerse cargo de la clase entera más la especialidad de Álvaro. Estamos más que preocupados", añade la madre de Álvaro, que lleva nueve años en el colegio y asegura que siempre han tenido que lidiar con problemas de este tipo por la falta de auxiliares al principio de curso. De hecho, entre los padres y el centro se han movilizado otras veces para tratar de resolverlo. "El año pasado la DGA declaró el cole aula preferente TEA, al entrar dos chicos con autismo, y los padres tuvieron una lucha para conseguir este aula. Al final, conseguimos dos auxiliares, no con jornadas completas, pero fue llevable. Por el contrario, este curso nos han quitado una y las necesidades han aumentado", lamenta esta madre, cuyo hijo, Álvaro, comparte desde hace seis años la auxiliar con otro compañero de Primaria, Marcos. Para ambas familias, la falta de auxiliares supone un problema añadido, ya que los chicos no pueden quedarse al servicio de comedor al no disponer de esta figura durante más tiempo. "Yo no puedo trabajar y ampliarme mi jornada porque tampoco lo puedo dejar al comedor. Estoy volviendo a casa para que coma en casa. Y en el caso de otros niños, si la madre los quiere dejar en el comedor tiene que ir ella", añade Navarro.

"Se habla de inclusión, pero no están facilitando unos recursos básicos"
Ana y Marcos.
Ana y Marcos.
T. G.

Marcos, que hará 9 años en diciembre, es otro de los cinco niños con necesidades educativas especiales que hay matriculados en el centro. Él tiene una discapacidad física motora del 33% y grado de dependencia 1. Desde que está en el colegio, explica su madre, ha tenido siempre una auxiliar compartida con Álvaro. "Son de la misma edad, pero van a diferentes clases. Aquí al vivir en un pueblo pueden ponerlos en aulas distintas", explica Ana Hernández, quien recalca también la "lucha" de estas familias por hacer valer sus derechos. 

"Esto pasa todos los años. Siempre se producen recortes. El año pasado también. Nuestro centro es preferente TEA y se tuvo que luchar porque solamente mandaron una auxiliar, y la segunda se tuvo que incorporar más tarde… Lo de este año ha sido brutal. Los padres hemos enviado escritos a la Adminsitracion, y no nos han contestado. Andamos desesperados. El colegio hace todo lo posible para que los niños estén atendidos, pero ellos también tienen falta de docentes. Ahora el auxiliar que han concedido es un chico a 25 horas semanales, que ni siquiera tiene jornada completa, y son cinco niños...", se queja. Ana lamenta que la situación en la que están les produce una "impotencia" tremenda. "Es muy injusto para las familias y el centro, que hasta ahora no había tenido un problema tan grave. Se habla de inclusión, pero no están facilitando unos recursos básicos", asegura esta madre. 

"No estamos pidiendo una sala vip, sino hacer valer los derechos"
Iván y su hijo Marco.
Iván y su hijo Marco.
T. G.

Para Iván Palomino, el padre de Marco, de 4 años, la organización de recursos y la adjudicación de este tipo de plazas es "pésima", además de un problema que se repite año tras año en este y otros centros. "El año pasado, a dos días de empezar las clases, estábamos sin colegio. Había dos nenes diagnosticados con TEA y otros dos con otras patologías, y tuvimos que pelear porque entraron tarde las auxiliares, pero se consiguió. Este es el segundo curso que empezamos aquí en La Puebla", detalla.

Así, mientras muchas familias apuran sus vacaciones antes de empezar a preparar la vuelta al cole, a Iván, Sandro y otros padres de niños con necesidades educativas especiales les toca meterse en trámites con la Administración para asegurar que al comienzo de curso no les falte personal. "Todos los padres en agosto estamos con la ilusión de comprar libros y demás, y nosotros nos tenemos que poner en pleno verano a poner recursos, que no es plan. No estamos pidiendo una sala vip, sino hacer valer los derechos. En nuestro colegio faltan docentes, los de 6º no tienen tutor… es una organización pésima. Los críos cada año están con personas nuevas, y a los pitufillos les cuesta más adaptarse. Tendrían que organizar mejor el sistema", opina Iván. 

"La normativa es clarísima a este respecto y no permite ningún tipo de holgura a la hora de hacer cálculos"
Lourdes y Kilian.
Lourdes y Kilian.
T. G.

Kilian, de 4 años, está en el aula TEA con Marco. Su padre, Sandro Milán, también tuvo que pelear el año pasado para conseguir que les pusieran a un auxiliar. "Nos tocó lucharlo, pero este año se ha agravado porque hay más alumnos de educación especial y en vez de aumentar el número de auxiliares lo han reducido. Al no estar los cinco en el mismo aula, la persona contratada se reparte por todo el colegio y se quedan desatendidos los niños con autismo. La normativa es clarísima a este respecto y no permite ningún tipo de holgura a la hora de hacer cálculos", asegura este padre. 

"Mi hija tiene parálisis cerebral y necesita ayuda para todo"
Bianca y su hija Amaya (en brazos).
Bianca y su hija Amaya (en brazos).
T. G.

Amaya, de 3 años, ha sido la última en incorporarse al colegio. Es su primer año en el centro, que le fue concedido por la DGA, y por su parálisis cerebral requiere a una auxiliar a jornada completa. Las familias recalcan que el colegio pidió, con el apoyo de inspección, tres auxiliares, si bien han empezado el curso con solo una. Bianca Spiridon, la madre de Amaya, indica que a la niña se le hizo una valoración desde el equipo especializado en discapacidad física que determinó su escolarización en colegio ordinario. "Me dijeron que la niña, dado su diagnóstico, necesita una auxiliar en todo momento con ella, y también fisio. Se ha solicitado todo, pero no ha llegado. Mi hija tiene parálisis cerebral y necesita ayuda para todo. Ahora mismo va 50 minutos y se están apañando como pueden con los recursos que hay, pero la semana que viene, que empieza jornada completa, una auxiliar que hay ahora mismo a 25 horas no se puede ocupar de todos los niños, siendo que solo mi hija la necesita a tiempo completo, y que cuenta con una valoración y una resolución. No cabe en ninguna cabeza que esa auxiliar se haga cargo de cinco niños. Estamos ya desesperados con la situación", concluye esta familia. 

En relación a la falta de auxiliares, el consejero Felipe Faci puntualizó este jueves en Las Cortes que el año pasado se concedieron 9.667 horas para estos profesionales en Aragón, mientras que este año se ha superado esta cantidad, con un total de 9.940. En lo que respecta al colegio Reino de Aragón, fuentes de Educación afirman que "se les asignó un auxiliar a principio de curso, siguiendo los cauces habituales (un auxiliar por cada siete estudiantes), si bien posteriormente se estudiaron las necesidades y se decidió concederles un auxiliar suplementario", que según las familias aún no ha llegado. Desde la consejería reiteran que en estos momentos el centro tiene concedidas dos auxiliares, aunque solo una persona se ha incorporado ya a las clases. Por su parte, las familias temen que "con jornadas que no llegan a las 20 horas semanales" nadie quiera coger esa plaza. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión