Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

La grabación del atropello mortal de Luceni no fue la prueba esencial para las detenciones

El presunto conductor del BMW que arrolló al edil José Soria y un segundo arrestado no han declarado aún ante el juez. El coche tampoco ha aparecido.

El cadáver de la víctima fue hallado en este punto de la carretera VP-24, detrás de la bionda.
El cadáver de la víctima fue hallado en este punto de la carretera VP-24, detrás de la bionda.
Oliver Duch

No ha resultado fácil y han sido precisos más de tres meses de pesquisas, pero la Guardia Civil ha conseguido identificar y detener al que considera responsable del atropello que costó la vida a José Raimundo Soria Laforga, ocurrido el pasado 10 de marzo en Luceni. El hombre, de 54 años y concejal del PSOE, fue encontrado muerto a la mañana siguiente en la cuneta de la VP-24, a donde había acudido para sofocar un conato de incendio forestal. Y en ello estaba cuando fue arrollado por un BMW Serie 3. Pero eso es algo que descubrieron después los especialistas del Grupo de Investigación de Accidentes de Tráfico (GIAT), porque la persona que iba al volante se dio a la fuga sin prestar asistencia a la víctima.

La Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza mantiene un gran hermetismo sobre el caso y se limitó ayer a confirmar el arresto del conductor y de otro hombre, cuya implicación concreta en los hechos se desconoce, pero que podría haber actuado como cómplice o colaborador. Por el atropello mortal se investiga también a otras dos personas, entre ellas, la madre del supuesto conductor, que como informó HERALDO era la propietaria del vehículo y había sido citada a declarar este lunes en el acuartelamiento del Carmen.

El suceso causó un tremendo pesar en la población ribereña, no solo por las circunstancias en que se produjo el fallecimiento de José Raimundo, sino por ser este una persona muy apreciada por los vecinos. Todos en el municipio confiaban en que la Benemérita acabara desenmascarando al autor del atropello, pero el paso de las semanas y la ausencia de noticias habían empezado a provocar cierto escepticismo. Por ello, las detenciones confirmadas ayer han llevado cierto sosiego a la localidad.

Dos pruebas muy valiosas

El cuerpo sin vida del edil socialista fue hallado a la altura del kilométrico 9,5 de VP-24, carretera que une Alagón y Gallur. José Raimundo era soltero y desde la reciente muerte de su madre vivía solo. Pero su condición de concejal y su vocación de servicio público le hacían estar en contacto permanente con sus convecinos. De hecho, a uno de ellos, también miembro de la corporación municipal, le extrañó que no respondiera a sus llamadas de teléfono y fue el primero en dar la voz de alarma. Poco después, se localizaba su coche aparcado a las afueras del pueblo. A escasos metros, detrás del quitamiedos, entre la maleza, terminaron localizando su cadáver.

La Guardia Civil de Tráfico se trasladó enseguida a la zona para iniciar una investigación que ha terminado prologándose más de tres meses y que todavía continúa abierta. El trabajo de campo de los agentes resultó fundamental, ya que se localizaron pruebas que han sido especialmente valiosas a la hora de aclarar lo sucedido. La más destacada, la grabación que hicieron las cámaras de seguridad de una deshidratadora de alfalfa ubicada justo en frente del lugar donde se produjo el atropello. Gracias a ella, los investigadores pudieron saber no solo cómo se produjo la fatal embestida sino también cómo reaccionó el conductor. Pero también se hallaron fragmentos de la carrocería del vehículo implicado, lo que fue crucial para identificar el modelo.

Habrá que esperar a conocer las conclusiones del atestado de la Guardia Civil para confirmar algunos extremos, pero fuentes consultadas por este diario aseguran que, tras el atropello, nadie se bajó del BMW. Es más, parece que el vehículo continuó la marcha pero regresó al lugar del accidente solo unos minutos más tarde. Y tampoco en esta segunda pasada se habría apeado nadie: ni la persona que iba al volante ni ningún acompañante, si es que lo había. La preguntas que se suscitan de forma inmediata son varias: ¿fue consciente el conductor del vehículo de haber atropellado a un viandante? Y si lo fue, ¿pudo regresar una segunda vez, solo o acompañado, para ocultar de alguna forma el cuerpo sin vida del concejal?

Las grabación de las cámaras permitió concretar la hora del atropello: las 19.45 del pasado 10 marzo. Sin embargo, no fue hasta el amanecer del día 11 cuando se halló el cadáver del fallecido. Habían pasado en torno a doce horas, por lo que tampoco podía descartarse que, aprovechando las horas de oscuridad, alguien se hubiera acercado al lugar.

El conductor vivía en el pueblo

La Comandancia de Zaragoza no ha facilitado todavía ni la identidad ni las edades de los investigados, pero fuentes próximas a la investigación señalan que al menos el conductor y su madre residen también en Luceni. Sin embargo, cuando los especialistas de GIAT se presentaron hace unas semanas en su domicilio, allí solo encontraron a la mujer, que parece que no supo dar noticia del paradero del ahora detenido. Tanto este como un segundo hombre, también arrestado, permanecían anoche en los calabozos a la espera de su puesta a disposición judicial.

Para la Benemérita, sería importante poder descubrir donde se encuentra el BMW Serie 3 que embistió al edil, aunque los encargados del caso sospechan que podría haber sido desguazado tras el suceso para hacer desaparecer cualquier prueba incriminatoria. Un helicóptero y numerosas patrullas estuvieron peinando el término de Luceni y los colindantes durante varios días tratando de localizarlo, pero resultó imposible. Se hizo también un llamamiento a los talleres, por si alguien acudía a repararlo, pero se desconoce si hubo algún tipo de respuesta. A los detenidos se les podrían imputar delitos de homicidio por imprudencia y omisión del deber de socorro.

«Es un alivio, por fin podemos despedir a José»

El municipio ribereño recibió ayer la noticia de las detenciones con «alivio», tal y como reconoció la regidora, Ana María Arellano:«Sentimos tranquilidad al ver que podemos despedir a José, y agradecimiento hacia la labor de la Guardia Civil, que ha continuado con las investigaciones después de todo este tiempo y que esta ha dado sus frutos».

«Los arrestos no nos van a devolver a José, pero ayuda saber que, aunque quede todavía un proceso largo, el cerco se haya estrechado. Ya podemos cerrar este círculo que se ha dilatado durante más de tres meses», apuntó la alcaldesa, que insiste en que confiaban «en la buen labor de los agentes». «En cualquier caso, hay que seguir esperando a que termine el proceso de investigación», recordó Arellano, quien se mostró proclive a organizar un homenaje al exedil, una idea que vienen deslizando sus amigos y familiares. «En cualquier caso, vamos a esperar un tiempo, al menos a que pase el 31 de agosto, cuando las restricciones serán menores y la gente vuelva de vacaciones, para que todo el mundo pueda asistir».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión