Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Las primeras horas de la huelga del bus en Zaragoza: "Hay que esperar un poco más, pero nada exagerado"

Los tiempos de paso se han situado entre los 10 y los 15 minutos, pero también ha habido casos muy superiores que han superado la media hora de espera. 

Varias personas esperan en una parada de bus de Zaragoza, este sábado.
Varias personas esperan en una parada de bus de Zaragoza, este sábado.
Francisco Jiménez

"Igual hay que esperar un poco más, pero nada exagerado". Las primeras horas de la huelga del bus en Zaragoza casi no se han dejado notar, también puede que porque ha comenzado en la franja horaria con los servicios mínimos más altos. La mayor parte de los usuarios que se encontraban a primera hora en las marquesinas del centro todavía desconocían los paros de los trabajadores y achacaban los leves retrasos al hecho de ser fin de semana. Eso, sumado a la niebla y el desconfinamiento perimetral de la ciudad, ha provocado que las calles estuvieran más vacías que en otras ocasiones, por lo que la protesta apenas ha causado molestias a los usuarios del transporte público. Los tiempos de paso se han situado entre los 10 y los 15 minutos, pero también ha habido algunos casos muy superiores que han sobrepasado la media hora de espera. El comité de empresa ha cifrado el seguimiento de los paros en el 94% de los conductores y la totalidad de los empleados del taller.

El primer paro se ha producido este sábado entre las 8.00 y las 10.00. Posteriormente se se repetirá desde las 20.00 hasta las 22.00 y el domingo con los mismos horarios. Será así también, si las negociaciones entre el comité de empresa y la concesionaria Avanza no lo evitan, durante los próximos tres fines de semana. Esta mañana, los tiempos de espera han sido variables según las líneas, pero en su mayoría se han mantenido entre los 10 y los 15 minutos. Aunque en algunos momentos ha llegado a ser bastante más. Ese tiempo extra, sin embargo, no ha alertado a los viajeros, que ya están acostumbrados a esperar algo más de la cuenta los días festivos. 

Sobre las 9.30, Ángela Bella estaba sentada en la marquesina de la glorieta de Sasera, junto a El Corte Inglés. Acababa de terminar su jornada laboral y regresaba a su domicilio. Ha tenido suerte, porque el autobús de la línea 33 ha pasado solo unos pocos minutos después de que llegara. Esta ciudadana se posicionaba a favor de la huelga del bus: "Yo también soy trabajadora y no puedo estar en contra de sus derechos", aseguraba convencida. Poco más de cinco minutos después de que se subiera al vehículo, que no estaba especialmente lleno, ha pasado otro con el mismo número.  

"No pasa nada por esperar un poco más si no tienes ningún compromiso". Era lo más repetido entre quienes estaban en las paradas del paseo de la Independencia. "Mientras no llegue tarde a trabajar, no tengo problema", aseguraba un hombre. "Otra cosa sería entre semana", sentenciaba otra mujer en un improvisado corrillo bajo la marquesina más cercana a la plaza de Aragón. Unos metros más lejos, Mapi Bazán hacía tiempo para coger el autobús de la línea 38 en sentido San José. "No sabía que había huelga, creía que era por ser sábado, pero tampoco hay que esperar mucho", explicaba. 

El paro de esta tarde coincidirá con la vuelta a casa de los ciudadanos para cumplir el toque de queda, aunque las tiendas y la hostelería habrán cerrado sus puertas dos horas antes de que comience. El Ayuntamiento de Zaragoza ha establecido los servicios mínimos teniendo en cuenta estas variables y, según explicaron ayer fuentes municipales, se ha tratado de "compatibilizar el derecho a la huelga con la limitación de aforos por la crisis sanitaria. Esta mañana, era obligatorio que trabajaran el 61% de los conductores habituales y por la tarde lo tendrán que hacer, al menos, el 46%. Para el domingo los servicios mínimos están marcados en el 53% de 8.00 a 10.00 y en el 52% de 20.00 a 22.00.

Último intento fallido 

El último intento de evitar la huelga acabó siendo fallido. Avanza y el comité se reunieron este viernes en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) para seguir dialogando sobre el nuevo convenio colectivo pero, tras más de seis horas de negociaciones, no lograron alcanzar un acuerdo. Después de encuentro, los representantes de los trabajadores lamentaron los "nulos" avances en la resolución del conflicto y acusaron a la empresa de tener una "escandalosa falta de voluntad negociadora" y "marear la perdiz" son sus peticiones. La empresa alega todo lo contrario. Asegura que el comité está poniendo sobre la mesa "altas" e "inalcanzables" demandas económicas y considera las convocatoria de los paros "irresponsable" por producirse en medio de la crisis sanitaria. "Constituyen una ruptura de las conversaciones", insisten desde la concesionaria. 

Etiquetas
Comentarios