Despliega el menú
Zaragoza

vandalismo

Un hombre que estaba siendo buscado por la Policía es detenido tras quemar cuatro contenedores en San José

El pirómano, de 43 años, fue arrestado en el momento, después de que presuntamente prendiera cuatro cubos en menos de dos minutos en las calles de Zaragoza la Vieja y de Gerona.

Los contenedores han ardido en las calles Gerona y Zaragoza la Vieja.
Los contenedores han ardido en las calles Gerona y Zaragoza la Vieja.
Heraldo

Un hombre de 43 años, identificado como R. M., ha sido detenido esta pasada madrugada por la Policía Local tras presuntamente quemar cuatro contenedores en el barrio de San José, en Zaragoza. El pirómano, sobre el que pesaba una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión, fue sorprendido en las inmediaciones, después de que poco después de las 00.00 ardieran esos cuatro cubos en las calles de Zaragoza la Vieja y de Gerona. 

Pasada la medianoche -superado por tanto el horario del toque de queda-, tres contenedores ardieron en la calle de Zaragoza la Vieja, según informaron fuentes de los Bomberos de Zaragoza. Apenas dos minutos después, otro 'container' se prendió en la calle Gerona, a escasos metros de los tres anteriores. Afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales ni materiales, más allá de los propios recipientes de basura.

Una patrulla de la Policía Local pudo detener al varón de 43 años después de que prendiera los contenedores de Zaragoza la Vieja. Se le atribuye también la autoría del de la calle Gerona. Al comprobar su identidad, los agentes se percataron de que sobre R. M. pesaba una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión.  

La quema de contenedores es una lacra que afecta a la capital aragonesa desde hace años y que, por muchas medidas de seguridad y de concienciación que ponga en marcha el Ayuntamiento no logra frenar. El año pasado, a pesar de la pandemia, los vándalos prendieron fuego a un total de 272 depósitos, lo que supuso un incremento del 51% respecto a 2019.

Este tipo de sucesos no solo suponen un riesgo para los vecinos de la zona, para los servicios de emergencia que intervienen y para los vehículos estacionados en el lugar de los hechos, sino que suponen un alto coste para las arcas municipales. La reposición de cada contenedor puede superar los 600 euros de gasto.

Etiquetas
    Comentarios