Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Los trabajadores del tranvía de Zaragoza y la empresa siguen "lejos" de lograr un acuerdo que ponga fin a la huelga 

Los paros parciales continúan tras la reunión de este viernes en el SAMA, que ha concluido sin apenas avances y con las posiciones aún "muy alejadas".

Un convoy del tranvía a su paso por la parada de Cesaraugusto
Un convoy del tranvía a su paso por la parada de Cesaraugusto
Oliver Duch

La huelga del tranvía de Zaragoza sigue su curso. Los trabajadores y la empresa no han logrado un acuerdo tras la última reunión celebrada este viernes en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA). De hecho, ambas partes reconocen que sus posiciones siguen todavía "muy alejadas" y ni siquiera han marcado una fecha para un nuevo encuentro. El comité tiene claro que hay unas "líneas rojas" ante las que no piensan ceder y prevén continuar con los paros parciales el tiempo que sea necesario. Mientras, desde Tranvías Urbanos de Zaragoza siguen "tendiendo la mano" a la plantilla, pero aseguran que sus reivindicaciones son "poco realistas". 

La huelga comenzó el pasado 5 de enero e inicialmente tenía una duración de un mes, pero ante la falta de avances en las negociaciones la representación sindical decidió prolongarla durante, al menos, 30 días más. No obstante, debido a los servicios mínimos de hasta el 90% decretados por el Ayuntamiento para garantizar la seguridad ante la pandemia del coronavirus, los paros apenas están causando incidencias pese a llevarse a cabo en hora punta. En concreto, se producen de 8.30 a 9.00, de 14.00 a 14.30 y de 19.30 a 20.00. A estos paros, previsiblemente, se sumarán los fines de semana los del bus urbano, después de que este jueves el 57,7% de la plantilla los refrendara

Los empleados de los convoyes exigen que el nuevo convenio colectivo incluya mejoras salariales, laborales y de formación y lamentan que la empresa "no quiere mover ficha de ninguna manera". Los conductores piden reducir el número de horas seguidas de trabajo, ya que actualmente asumen el "riesgo" de estar cinco horas y media sin descanso al frente de los trenes. Además, quieren que el aumento de beneficios que Tranvías Urbanos tuvo el año pasado (por incrementar el número de kilómetros a causa de la crisis sanitaria) repercuta en los trabajadores. 

Desde la compañía, por su parte, han defendido estar atendiendo sus peticiones "en la medida de lo posible" pero "sin asumir pretensiones fuera de la realidad". Critican a los representantes de los trabajadores por estar mostrando, a su juicio, una "nula voluntad negociadora". Aseguran que se comprometen a mantener el empleo, incrementar el poder adquisitivo de la plantilla y a incluir mejoras organizativas y en la formación y promoción interna, por lo que critican que se sigan manteniendo los paros "como medida de presión en la actual situación de pandemia" y piden al comité que "tenga el valor" de aceptar sus propuestas. 

Etiquetas
Comentarios