Despliega el menú
Zaragoza

navidad

Los pisos turísticos de Zaragoza reciben decenas de llamadas de jóvenes que quieren juntarse en Nochevieja

Algunos propietarios tratan de detectar y evitar posibles fiestas. Esta Navidad, zaragozanos que viven fuera utilizan estos pisos para no alojarse en casa de sus familiares.

Pepe Juste, en la entrada de los Apartamentos Zaragoza, en el Coso.
Pepe Juste, en la entrada de los Apartamentos Zaragoza, en el Coso.
Guillermo Mestre

Sin cotillones y con los bares cerrados, muchos jóvenes -y no tan jóvenes- tratan de buscar fórmulas para juntarse en Nochevieja. Pese a estar a las puertas de una nueva ola de coronavirus, y de las recomendaciones de minimizar los contactos sociales, hay quien intenta encontrar opciones viables para despedir el año brindando con los amigos. Los apartamentos turísticos de Zaragoza lo saben bien, ya que esta semana han recibido decenas de llamadas de grupos que querían alquilar los pisos en Nochevieja para hacer fiestas.

Algunas empresas han tratado de evitarlo. “Estamos mirando las reservas con mucho cuidado por miedo a las fiestas ilegales”, señala Pepe Juste, director de Apartamentos Zaragoza. En los pisos que gestiona en el Coso de la capital aragonesa han tenido que “filtrar” los alquileres para evitar sustos inesperados en Nochevieja. “Tenemos llamadas que enseguida ves que son sospechosas, y entonces tratamos de buscar excusas para no alquilarlos, como que tienen que coger dos noches, les pedimos más garantías, les advertimos de lo que no se puede hacer...”, cuenta Juste.

Andrés Lázaro, administrador de 27 apartamentos turísticos de Zaragoza pertenecientes a dos empresas distintas, se ha encontrado estos días con una situación similar. “Desde que descuelgas el teléfono y dicen ‘hola’, ya los pillas”, asegura. Aunque no descarta que “alguno se te puede colar” -ha recibido entre 20 y 30 llamadas de este tipo en unos pocos días-, también han tratado de poner un filtro y han descartado “muchas reservas”. Este martes, sin ir más lejos, tuvo que llamar a la página web 'Booking' para cancelar una reserva de clientes con ‘precedentes’ peligrosos.

Estos dos profesionales creen que, aunque es complicado, deben tratar de frenar las posibles fiestas ilegales. “Ese día -por hoy- tendremos que hacer un poco de policía, porque no me gustaría que por una noche se echara para atrás lo que hemos andado entre todos”, señala Juste, quien apunta ya ha tenido experiencias desagradables durante la pandemia. “Una fiesta ilegal es muy peligrosa”, reconoce. Lázaro, por su parte, añade que descartan reservas “por cómo dejan luego el apartamento” pero, sobre todo, “por la situación que atravesamos -en referencia a la pandemia-”.

En su caso, para Nochevieja tienen una ocupación prácticamente total. De los 27 apartamentos que gestiona, apenas quedan dos o tres libres. “Mayoritariamente, es gente que quiere estar con su familia ese día, pero que no quiere quedarse a dormir en casa de sus padres por el miedo a contagiarles”, apunta Lázaro.

En el caso de Apartamentos Zaragoza, el nivel de ocupación es menor, pero las casuísticas son parecidas. “Ya nos pasó en Nochebuena, que nos vino gente que es de Zaragoza pero que vive fuera, y que quiere estar con su familia al menos durante el día y luego dormir fuera para minimizar los riesgos”, apunta Pepe Juste. El día 24 “funcionó muy bien”, señala este empresario, con la llegada de muchas familias “de cuatro o cinco personas” que alquilaron los apartamentos. También unos cuantos ingleses de excursión, pero que “desertaron rápidamente el 24 por el miedo a que les cerraran el país a la vuelta”.

Durante estos meses, los apartamentos turísticos han sufrido las restricciones que ha provocado la pandemia, aunque han aguantado mejor que otros sectores gracias a “los trabajadores que vienen entre semana a Zaragoza y no pueden comer en el hotel”, así como por las parejas de novios de la capital aragonesa que viven con sus padres y que “alquilan un piso para pasar juntos el fin de semana”.

Etiquetas
Comentarios