Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

aragón ES extraordinario

La sutil plática de las calles en Pina de Ebro

El docente y naturalista Javier Blasco ha preparado junto a Nieves Borraz un callejero de su pueblo que se solaza en los matices históricos de cada vía.

Aunque se acaba de jubilar de la docencia activa, a Javier Blasco no se le ha apagado un ápice el afán investigador. Naturalista avezado en el estudio de la flora y la avifauna, además de los insectos, acaba de completar (con el apoyo de Nieves Borraz, coautora del esfuerzo final) un callejero de Pina de Ebro, su querido pueblo, en el que se mecha el glosario de calles con elementos de trasfondo histórico y anecdotario diverso.

El estudio no ha sido cosa de un día, y tiene su raíz en el entorno pedagógico. "Salimos con los críos cada martes fuera de la escuela, a romper los muros. Esa actividad reparte sus esfuerzos entre la naturaleza, el arte y la cultura. La práctica es sencilla en ambas; paseamos el pueblo, visitamos los pocos monumentos que tenemos como la iglesia o las casas más antiguas, estudiamos oficios perdidos… en esos paseos iba fijándome en los nombres de las calles, y conociendo el origen de algunas de ellas me pareció que había un potencial educativo grande en saber más".

Javier se puso manos a la obra. "Quise ver de dónde venían todos esos nombres, y hay de todo: aragoneses ilustres, pineros destacados, santos, hechos históricos... el proyecto era estudiar los actuales nombres y revelar los pasados. Ahí surgió el sindiós –ríe– porque según quien estaba al mando, se cambiaban todos de golpe. La columna Durruti eliminó todos los religiosos y puso términos como Revolución o Solidaridad; luego llegó Franco con todos sus generales e hitos franquistas, y la democracia quitó las de Franco y recuperó algunos de los nombres viejos, introdujo otros… toda esa evolución también se refleja en el libro". Blasco es el autor de la gran parte de los textos y las fotos, con la colaboración de Nieves Borraz.

Vídeo de Pina de Ebro en 'Aragón es extraordinario'

Desde el medievo

Cuando llegaron los cristianos el pueblo, en el siglo XII, había únicamente dos calles, la Mayor y la calle de Sol. "A los musulmanes les hicieron construir un barrio nuevo, y otro a los judíos, con lo que aumentaron las calles –explica Javier– porque estaban todos juntos, pero no revueltos. El callejero no aumentó demasiado hasta el siglo XX, cuando se hicieron dos barrios nuevos tras la guerra civil. Desde los años 80 se ha duplicado el número de calles con el ‘boom’ urbanístico; ahora hay unas 60 calles".

Hay una que se perdió en la guerra civil: la calle Sused. "Es una corrección de Suchet, el mariscal –aclara Javier– porque cuando fue capitán general de Aragón se publicó un edicto obligando a cada pueblo a dedicarle una calle; fue la única que sobrevivió tras la barrida de todos los símbolos galos; como se había alterado la grafía, no se dieron cuenta. Era la actual calle María del Ruste".

El Marrán va a publicar el libro estas navidades, con el apoyo del Ayuntamiento. La asociación cultural de Pina toma su nombre de la zona más antigua de Pina, barrio mozárabe. "Tenemos la suerte –apunta José Manuel González, su presidente– de que otra de nuestras presidentas, Nieves Borraz, haya aportado su maestría en la documentación relativa a Pina". "Inicialmente –remata Javier– pensé en este trabajo como algo para los niños, pero finalmente será para todos; tras consultar a Nieves varias veces, me di cuenta de que tenía que compartir la autoría con ella".

La clave

El callejero. La tirada inicial será de unos 500 ejemplares, a color; son 100 vistosas páginas, un excelente regalo institucional para el Ayuntamiento y presente navideño para los socios del Marrán.

Fotos de Pina de Ebro
El parque de Pina está dedicado a Javier Blasco.
Laura Uranga

El gigante bueno que no pone límites a su afán investigador

Más allá de tener dedicado un parque en su pueblo (la gran chopera de Pina a orillas del Ebro) y de la riqueza divulgadora de sus años docentes, Javier Blasco es un naturalista devoto que impulsó un atlas de identificación de las aves de Aragón. Ama a los animales: es un experto en el anillado de aves y algunas especies nuevas llevan su nombre, o el de sus hijas. Por ejemplo, hay una mosca muy pequeñita que se llama Trixoscelis Sabinaevae, así bautizada por Sabina (una ilustradora de fama creciente) y Eva. También ha añadido el genitivo de su apellido (blascoi) a varias especies que ha identificado. Nunca ha dejado de aprender, desde la lectura o la observación, el cotejo de datos... la curiosidad, en suma, que extendió al estudio de la zona circundante del pueblo y todo el entorno del término municipal con un cariño especial para los Monegros”. 

PINA DE EBRO

Comarca. Ribera Baja del Ebro.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, hay 40 kilómetros por la N-232.

Dónde comer. La plaza Mayor reúne a las opciones más frecuentadas, que no únicas. Las carnes de Los Caprichos son muy populares en la zona, y para las copas tiene fama el Ghetto, ambos junto a la iglesia de Santa María y el convento de los franciscanos.

El claustro del convento franciscano. Se halla en el centro de las dependencias monásticas; es de dos pisos elevados en ladrillo y pequeñas dimensiones.

Ermita de San Gregorio. Se encuentra en las proximidades del casco urbano, en lo alto de un promontorio, y constituye un magnífico mirador natural del término y del curso del Ebro.

Los hermanos Gamón. Alberto y Carlos son miembros de la peña El Palitroque. El primero, recientemente distinguido con el premio Artes y Letras de HERALDO, es un afamado ilustrador; el segundo, un consumado batería de rock de prestigio nacional.

- Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión