Despliega el menú
Zaragoza

turismo

El Monasterio de Piedra refuerza sus instalaciones en un año marcado por la pandemia

La recuperación del Lago del Espejo, la rehabilitación de la bóveda de la Iglesia Abacial o la instalación de cartelería en el Parque, son algunas de las intervenciones que se han realizado al cabo de estos meses.

Lago del Espejo, en el Monasterio de Piedra.
Lago del Espejo, en el Monasterio de Piedra.
Monasterio de Piedra

El Monasterio de Piedra, enclave singular en la Comarca de Calatayud, ha apostado durante 2020 por continuar mejorando sus instalaciones. "Se ha llevado a cabo una serie de intervenciones que beneficiarán a los visitantes que, tras las restricciones de movilidad, se desplacen al complejo turístico", informan los responsables.

Durante este año, el Monasterio de Piedra ha recuperado uno de los rincones más emblemáticos de su Parque- Jardín Histórico, el Lago del Espejo. Un nuevo recorrido permitirá a los visitantes disfrutar de una inédita perspectiva de este lugar dotándole de gran atractivo dentro del enclave. 

Fuentes del Monasterio de Piedra recuerdan que "el Lago del Espejo se sitúa en una depresión del terreno a los pies del Monte de la Lastra y la Peña del Diablo, está alimentado por manantiales, los cuales fueron descubiertos por Juan Federico Muntadas entre 1865 y 1869". El primero de ellos es conocido como la Fuente de la Salud, y surge de la propia montaña; el resto son afloramientos que se encuentran bajo el lago, detallan.

El Monasterio de Piedra aprovechó también los meses de marzo a junio, en los que se decretó el primer estado de alarma, para avanzar en los trabajos de rehabilitación de la bóveda de la Iglesia Abacial. Se tomó la decisión de realizar una obra de refuerzo a través de la cual se colocaron nervios de acero –de sección análoga a los de piedra– en las zonas donde estos habían desaparecido, respetando la obra existente al máximo posible y reforzando la estabilidad estructural.

Otra de las novedades de este año ha sido la instalación de más de cincuenta carteles explicativos de distintos árboles situados a lo largo del paseo de la olmeda. Este es un recorrido adicional bajo una arboleda singular donde, al final, se puede ver una panorámica del Monasterio Cisterciense y, por supuesto, de los árboles que ahí se encuentran. En definitiva, se trata de un paseo "botánico" que muestra la diversidad de la flora del Parque.

"El 2020 ha sido un año muy diferente para todos, pero desde el Monasterio de Piedra tenemos puesta la ilusión en la próxima reapertura para ofrecer a nuestros clientes lo mejor de nuestro complejo. Por eso, en nuestro afán por continuar manteniendo las instalaciones del enclave en perfecto estado y seguir apostando por renovaciones que nos sitúen en el primer nivel de la oferta turística de nuestro país, hemos decidido llevar a cabo una serie de trabajos de mejora que, estoy seguro, nuestros visitantes valorarán positivamente", comenta José Pont, director general del Monasterio de Piedra.

Durante estos meses que el complejo turístico estará cerrado con motivo de la crisis sanitaria, está previsto que continúen servicios mínimos para realizar trabajos necesarios para el mantenimiento de este enclave natural como son la poda o recogida de hojas, entre otros. De esta forma, "se evita que el césped se pudra ya que las hojas impiden que respire, le priva de luz y acaba perjudicándolo", indican. Al mismo tiempo las hojas recogidas se transforman en compost para el abono de otras zonas. En definitiva, "se mantiene el entorno lo mejor posible para la próxima reapertura", apostillan. 

Labores de poda en el Monasterio de Piedra.
Labores de poda en el Monasterio de Piedra.
MdP
Etiquetas
Comentarios