Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

El crimen de La Magdalena queda impune: absueltos los tres presuntos asesinos

La Audiencia de Zaragoza no ha encontrado pruebas para atribuir a los acusados el asesinato de Luis Bernal. Absuelve también a la mujer que supuestamente colaboró con ellos. Solo condena a un año y nueve meses a Brahim Nasri como cómplice del robo.

Los cuatro acusados, durante la primera sesión del juicio por el crimen de La Magdalena en Zaragoza.
Los cuatro acusados, durante la primera sesión del juicio por el crimen de La Magdalena en Zaragoza.
EFE/ Javier Cebollada

El asesinato del zaragozano Luis Bernal, de 51 años, la noche del 20 al 21 de junio de 2009 en el barrio de La Magdalena quedará, al menos de momento, impune. Porque la Audiencia de Zaragoza acaba de absolver a los tres hombres que fueron juzgados en septiembre como presuntos responsables de su muerte. El tribunal tampoco ha encontrado pruebas para condenar a la prostituta que supuestamente reveló al resto que la víctima trapicheaba con drogas y tenía dinero en una caja fuerte.

La Fiscalía pedía para Brahim Nasri, Vasile Carp y Mihail Simion sendas penas de 26 años de cárcel, uno menos que la acusación particular. En cuanto a la única mujer acusada, en un principio se enfrentaba a 13 años de prisión, pero durante la último sesión del juicio las acusaciones decidieron rebajar la petición a tres. Como explicaron en sus informes, rebajaron el grado de culpabilidad de la encausada tras llegar a la conclusión de que facilitó información muy valiosa a los tres hombres para llevar a cabo el robo, pero nunca pudo prever que iban a cometer un crimen.

Finalmente, en una sentencia que se acaba de comunicar este viernes a las partes, la Audiencia Provincial absuelve a todos en cuanto al asesinato. Al único que impone una pena de un año y nueve meses de prisión es a Brahim Nasri como cómplice de un delito de robo con violencia con empleo de medio peligroso. Cabe recordar que de él era la huella que se encontró en una bolsa de plástico hallada junto al edificio donde se perpetró el crimen. Dentro había unas tijeras de cortar chapa que supuestamente se emplearon para golpear al fallecido.

Brahim Nasri estuvo en prisión provisional por estos hechos casi tres meses, tiempo que le será descontado de la condena. En cualquier caso, la condena todavía no es firme y cabe recurso ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

Al conseguir la absolución de sus clientes del delito de asesinato, las defensas, a cargo de los letrados Carmen Sánchez, Olga Oseira, Saúl Rubio y Juan Carlos Macarrón, no recurrirán. Quien tendrá que estudiar el fallo para ver si lo impugna son las acusaciones pública y particular.

Las acusaciones podrían recurrir

Durante sus informes, la Fiscalía y la abogada de la familia de la víctima explicaron que Luis Bernal fue “atacado, torturado y estrangulado” por un pírrico botín: unos 700 euros y una pequeña cantidad de droga. Ambas entienden que el esclarecimiento de los hechos no fue sencillo, hasta el punto de que el caso tuvo que archivarse y costó ocho años identificar la huella que permitió tirar del hilo y poner nombre y apellidos a los cuatro presuntos autores materiales del crimen: los tres encartados más un argelino que fue procesado pero se encuentra en paradero desconocido.

La citada huella, que estaba en una bolsa de plástico de Galerías Primero que apareció en el acceso un edificio contiguo al del crimen con unas tijeras de cortar chapa dentro, llevó a los investigadores a Brahim Nasri. Al ser detenido, de forma espontánea, el sospechoso dijo que él no se comía ese “marrón” y reveló que el crimen lo habían cometido un compatriota que había huido de Zaragoza y otros dos rumanos, de los que no dio más datos.

Brahim explicó que su huella estaba en la bolsa porque el fugado le había prestado la herramienta y se la había devuelto días antes del asesinato. El argelino aseguró que nunca estuvo en casa de la víctima, pero las acusaciones no le creen. Según los forenses, las tijeras fueron utilizadas para golpear en la cabeza al fallecido. Y cuando le agredieron, indicaron, estaban dentro de una bolsa que se utilizó “como si fuera una onda”. “Resulta significativo que la huella hallada en la bolsa fuera del pulgar derecho, que es un dedo prensil, que se usa para sujetar. Esto concuerda con la versión de los forenses de que se usó como una onda y que quien la asía era Brahim”.

Para la Fiscalía, la huella es una prueba directa, pero hay muchas otras pesquisas que permiten relacionar a los tres hombres con el crimen. Los tres niegan su participación y hasta que se conocieran, pero las acusaciones están convencidas de que mienten. “Hicieron y dejaron hacer”, dijo Soraya Laborda, que representa a la familia del asesinado, para recordar que las comunicaciones telefónicas y geolocalizaciones permiten acusar a los encartados.

Sin embargo, valorando la prueba, la Sección Sexta de la Audiencia de Zaragoza no ha podido condenar a nadie por el asesinato de Luis Bernal.

Etiquetas
Comentarios