Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

El pistolero que fue a 'First Dates' y roció con gas pimienta el pabellón de Arándiga

Los vecinos del pequeño municipio zaragozano conocen bien a Alberto P. G., al que estuvieron a punto de declarar persona non grata tras provocar un grave altercado durante las fiestas patronales.

El ataque ha tenido lugar en la calle de Mainar y la Policía busca a su autor.
La Policía tomaba fotos de la bici de alquiler que usó el encapuchado que hizo los disparos.
Guillermo Mestre

La noticia de la detención de Alberto P. G., de 35 años, como presunto autor de los disparos que casi cuestan la vida a un jefe de servicio del Salud corrió ayer de boca en boca entre los vecinos de Morata de Jalón y Arándiga, localidades de las de la comarca de Valdejalón de las que proceden sus padres y donde conocen bien de las andanzas de este «temerario» escalador con «excesivo afán de protagonismo» al que hace solo unos meses estuvieron a punto de declarar oficialmente persona non grata. «Las ha liado siempre gordas, pero esta vez se ha pasado de frenada y le puede costar muchos años de cárcel. Si es que entra, porque todos pensamos que no está muy bien de la cabeza», decían ayer en Arándiga.

El pueblo apenas tiene 300 personas empadronadas, pero casi todos han oído hablar de Alberto P.G. Sobre todo, después de los graves incidentes que protagonizó durante las últimas fiestas patronales, cuando roció con espray pimienta a dos hombres. De hecho, la Guardia Civil tuvo que intervenir y se abrieron diligencias penales.

La primera vez que el ingeniero técnico afincado en Zaragoza hizo uso del aerosol ilegal fue en mayo de 2019, después de que un concejal le pidiera que dejara en paz a un grupo de chicas adolescentes que estaban en el pabellón de fiestas. Al ahora detenido no le sentó bien que le llamaran la atención, así que sacó el bote y roció con gas pimienta un local en el que había reunidas más de 200 personas. Fue entonces cuando el Ayuntamiento de Arándiga pensó en declararlo oficialmente persona non grata, aunque al final no lo hizo.

Pero no conforme con ello, Alberto P. G. –quien pocos días después del incidente del pabellón tuvo que ser rescatado por el helicóptero del 112 tras precipitarse desde unos 15 metros cuando escalaba la Pared Perdida, en Morata de Jalón– volvió a utilizar el aerosol en las fiestas de septiembre para agredir a dos hombres que le recriminaron que persiguiera a escondidas a unas menores cuando se dirigían a su peña.

Alberto. P. en First Dates
Alberto. P. en First Dates
Mediaset

El detenido –al que también recuerdan en la comarca por su paso por el programa de citas de Cuatro ‘First Dates’, donde fue a buscar pareja sin éxito– fue juzgado hace poco por este último ataque, ya que las víctimas acabaron en el hospital. Parece que el asunto se saldó con una indemnización, pero el tiroteo podría costarle ahora una larga temporada entre rejas. 

Etiquetas
Comentarios