Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

El detenido por disparar a su exjefe usó un arma trucada y balines con puntas de metal

El juez podría interrogar hoy al ingeniero arrestado por la Policía como presunto autor de los disparos al vecino del barrio Jesús, jefe de mantenimiento del Salud

El ataque ha tenido lugar en la calle de Mainar y la Policía busca a su autor.
El ataque ha tenido lugar en la calle de Mainar y la Policía busca a su autor.
Guillermo Mestre

La Policía Nacional todavía no ha conseguido localizar la pistola con la que Alberto P. G., detenido el jueves 15 de abril por homicidio en grado de tentativa, habría disparado presuntamente contra su exjefe a la salida del garaje de este en el barrio de Jesús.  A pesar de ello, los investigadores sospechan que se trata de un arma de fogueo trucada que se cargó con balines detonadores también manipulados y en los que se colocaron puntas de metal. 

De ahí la gravedad de las lesiones que sufrió la víctima, que tuvo que ser intervenida de urgencia e ingresada en la uci del Hospital Miguel Servet. Esta circunstancia también explicaría por qué la víctima dijo en un primer momento que el arma era de balines, que luego penetraron en su cuerpo como si fueran proyectiles normales. 

Según fuentes próximas a la investigación, el presunto autor de los disparos tiene varias colmenas de abejas en el monte, cerca de Morata de Jalón, localidad en la que su familia también posee una casa. Por esa razón, la Policía estuvo hace unos días buscando sin éxito el arma de fuego entre estas colmenas. 

El juez de guardia tiene previsto interrogar este sábado a  Alberto P. G., de 35 años, sobre  los disparos que el pasado 6 de abril causaron heridas muy graves a J. V. S., de 48, ingeniero técnico jefe de servicio de mantenimiento del Salud. 

El ataque fue perpetrado a las 7.15 cuando J. V. S. salía de su garaje en la calle de Mainar para dirigirse a su puesto de trabajo. En la puerta del mismo y sin llegar a sacar del todo el coche, un hombre encapuchado y vestido de negro le esperaba con una bicicleta entorpeciéndole el paso. Cuando bajó para pedirle explicaciones, el agresor sacó una pistola y disparó contra él varias veces, tres de las cuales le alcanzaron en el pecho.

El individuo huyó del lugar abandonando allí la bicicleta y cogió, según testigos, una motocicleta. La investigación policial culminó el jueves con la detención de Alberto P. G., en la calle de Barcelona cuando iba en una furgoneta, según informó ayer el Periódico de Aragón. El presunto agresor es también ingeniero técnico y estuvo un tiempo trabajando a las órdenes de J. V. S., como jefe de mantenimiento del Hospital Royo Villanova y los centros de salud de la Margen Izquierda. Después y tras no superar el periodo prueba de tres meses, fue despedido y parece que desde entonces culpó a la víctima de su situación laboral y planeó vengarse.

De hecho, parece que en los registros practicados en su domicilio y otras viviendas de la familia de la víctima en las localidades zaragozanas de Morata de Jalón y Arándiga la Policía encontró varias anotaciones sobre los horarios de J. V. S., lo que evidenciaría que fue una acción premeditada.

Además del intento de homicidio de su exjefe, fuentes policiales confirmaron que también puede ser el presunto responsable de un sabotaje eléctrico que se produjo el 17 de marzo en la planta del Hospital Royo Villanova donde se encuentran enfermos de Covid-19 que necesitan respiradores. El corte de luz se salvó con los equipos electrógenos, pero puso en riesgo a los enfermos.

Del carácter inestable y agresivo de Alberto P. G. da cuenta también una denuncia de acoso presentada por una trabajadora del hospital y otra por causar daños en el vehículo de la jefa de Servicio de Personal del Hospital Royo Villanova el pasado 30 de marzo.

Etiquetas
Comentarios