Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Un perro guía a una patrulla hasta el sifón donde se ahogaba su "amigo" en Utebo 

La Policía Local de Utebo y los Bomberos de Zaragoza lograron rescatar este jueves por la noche a un can gracias a la ayuda de un golden retriever con el que se había escapado de una finca de la Venta del Olivar.  

La Policía Local de Utebo y los bomberos rescatan a un perro que había caído en una acequia en Utebo
La Policía Local de Utebo y los bomberos rescatan a un perro que había caído en una acequia en Utebo
Bomberos

El perro es el mejor amigo del hombre, dicen. Pero lo que hizo este jueves un golden retriever en Utebo demuestra que el instinto de protección y fidelidad de estos animales también se manifiesta con individuos de su propia especie. Solo así se explica cómo este cánido fue capaz de salir anoche en busca de ayuda, encontrar a una patrulla de la Policía Local y guiarla hasta el sifón donde otro perro se estaba ahogando.

El rescate se produjo sobre las 21.40, después de que un vecino avisara de la presencia de un perro de gran tamaño por la carretera N-232, en torno a la rotonda de acceso al polígono industrial El Águila. El animal podía causar un accidente de tráfico, por lo que enseguida se desplazaron hasta allí un par de agentes, que no tardaron en localizarlo deambulando por el asfalto.

Uno de los policías se bajó del coche para tratar de coger al perro e identificar a su dueño con el lector de chips. Sin embargo, el golden retriever no se dejó atrapar y se echó a correr por la carretera. La patrulla se puso tras él para darle protección e impedir que algún vehículo lo arrollara. Pero, en un momento dado, el can abandonó el antiguo trazado de la carretera de Logroño y se dirigió hacia una zona de campos..

Los agentes de la Policía Local de Utebo, junto a los dos perros, después del rescate
Los agentes de la Policía Local de Utebo, junto a los dos perros, después del rescate
HA

Los policías siguieron tras él por un camino. Y el perro no dejó de dar zancadas hasta que llegó a una acequia. En concreto, hasta un sifón, donde se quedó clavado. Uno de los agentes se apeó del vehículo y se acercó hasta él, sin que el animal hiciera ademán de moverse. Cuando le iba a pasar el lector de chips, el funcionario escuchó unos ladridos que provenían del fondo del sifón, de unos tres metros de profundidad. Al asomarse, comprobó que allí había otro perro que se estaba ahogando.

Los municipales hicieron un lazo con una especie de correa que llevaban en el coche y tuvieron la habilidad de coger la cabeza del perro que se hundía en el agua. El animal estaba exhausto, pero gracias a la cuerda pudo seguir respirando hasta que llegaron los Bomberos de Zaragoza. Porque estos colocaron después una escalera y pudieron rescatar al can, no sin ciertos problema, ya que pesaba bastante. Su “amigo”, le había salvado la vida.

Una vez en el cuartel, la Policía Local de Utebo se puso en contacto con el servicio de recogida de animales para que se hiciera cargo de ambos perros. Sin embargo, no fue necesario, porque cuando estaban haciendo los trámites llamó un vecino de La Venta del Olivar, situada entre Utebo y Casetas, para comunicar que se le habían escapado dos cánidos de su finca.

Etiquetas
Comentarios