Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Sexto muerto por el choque de un tractor y un furgón hace casi dos meses en Caspe

La última víctima es un hombre de 49 años que falleció este jueves en la uci del Servet, donde estaba ingresado desde el trágico accidente ocurrido el 21 de febrero.

Accidente en la A-230 en Caspe
Una furgoneta con ocho ocupantes chocó con un tractor agrícola a primera hora de la mañana de este viernes. El accidente dejó tres muertos y cinco heridos, todos ocupantes de la furgoneta.
Francisco Jiménez

Casi dos meses después, el trágico choque frontal en Caspe entre un tractor de trece toneladas y una furgoneta en la que viajaban un grupo de trabajadores del campo paquistaníes se cobró este jueves la sexta víctima mortal. Se trata de un hombre de 49 años que llevaba ingresado en la uci del Hospital Miguel Servet de Zaragoza desde el 21 de febrero, cuando se produjo el accidente en la peligrosa curva de entrada al puente de la A-230, a escasos tres kilómetros del casco urbano.

Con esta nueva muerte, el siniestro se confirma como el más grave registrado en las carreteras aragonesas en los últimos 15 años. De hecho, en ninguna de las tres provincias se había producido un percance con tantos muertos desde el 7 de febrero de 2005, cuando otro choque frontal se cobró la vida de ocho personas en Jaca. Casualmente, siete de los fallecidos entonces fueron también trabajadores extranjeros -en este caso, de nacionalidad portuguesa- que viajaban en otra furgoneta de camino a una obra cuando se cruzó en su camino un todoterreno.

De las ochos personas que viajaban en la furgoneta siniestrada en Caspe , tres fallecieron en el acto y dos lo hicieron días después en el hospital Miguel Servet de Zaragoza, al que fueron trasladadas en estado muy grave. En la uci de este mismo centro sanitario seguían luchando por salvar la vida al hombre fallecido el jueves, lo que finalmente ha resultado imposible.

Como recuerda la alcaldesa de Caspe, Pilar Mustieles, en la ciudad residen 400 pakistaníes, la tercera comunidad inmigrante más numerosa. “Tras el duro golpe, fueron ellos quienes, poniendo dinero de su bolsillo, se encargaron de costear la repatriación en avión de todos los cadáveres a su país”, explica. “Ahora van a intentar hacer lo mismo -añade-, pero lo van a tener más complicado por las restricciones del coronavirus”. Como regidora, ha querido mandar sus condolencias a la familia y amigos de este sexto fallecido.

Etiquetas
Comentarios