Zaragoza
Suscríbete por 1€

Leo Barbón: "La gente nos estaba esperando, hay demanda para todos"

Leo Barbón y otra veintena de conductores estrenaron ayer el servicio de Cabify en Zaragoza con la mano tendida al sector del taxi y dispuestos a crecer a corto plazo.

Leo Barbón, uno de los conductores de Cabify, ayer en su primer día de servicio en Zaragoza.
Leo Barbón, uno de los conductores de Cabify, ayer en su primer día de servicio en Zaragoza.
Guillermo Mestre

Con el traje recién planchado y el coche reluciente, Leo Barbón comenzó ayer un nuevo reto profesional, el de conductor de Cabify en Zaragoza. "La gente nos estaba esperando", aseguraba detrás del volante de uno de los veinte vehículos que ha puesto la compañía en circulación en la ciudad. Según sus responsables, el estreno fue con normalidad y sin sobresaltos, pese a las reticencias del sector del taxi y a las advertencias por parte de las instituciones de que se velará por el cumplimiento estricto de la ley.

La empresa no facilitó el volumen de desplazamientos de la primera jornada, pero sí que el número de aperturas de su aplicación se había multiplicado por cinco desde que el lunes hicieran pública su llegada.

"Ofrecemos un servicio cómodo para el cliente, que sabe en todo momento qué conductor le va a recoger, a qué hora y cuánto costará el trayecto", explicaba Barbón, que por ello relativizaba los inconvenientes de que estos vehículos, al menos de momento, no puedan circular por el carril bus. "El precio final será el mismo, si yo me equivoco o tengo que dar un rodeo, no lo pagará el viajero", destacaba.

En cuanto a las reticencias de los taxistas a su llegada, este chófer natural de Valladolid pero residente en la capital aragonesa consideraba que "en Zaragoza hay demanda para todos", y defendía que "da igual unos u otros, lo importante es dar servicio al ciudadano". Barbón, que fue conductor de Cabify en Sudamérica, destacaba de su nuevo destino que "es un centro logístico de primer nivel, y mucha gente de fuera lo usará".

Destino Delicias

Dicho y hecho porque en su primer día de servicio trasladó a la estación intermodal a un hombre a quien, curiosamente, le había reservado el Cabify su mujer desde Madrid con la aplicación móvil. También recogió a dos militares en sendos desplazamientos desde la Academia General Militar, igualmente con destino a Delicias, y a una vecina de Cuarte de Huerva que había utilizado el método de reserva anticipada (se puede hacer con hasta 6 horas de antelación) para llegar al céntrico paseo de la Independencia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión