Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Agapito, Porquera y el Real Zaragoza, condenados por fraude fiscal en el caso Luccin

El acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado impide al Real Zaragoza obtener subvenciones durante los próximos 9 meses por estos hechos, ocurridos en 2010, en la época del agapitismo.

Peter Luccin, en primer término, y Agapito Iglesias, a la izquierda, en la Audiencia Provincial.
Peter Luccin, en primer término, y Agapito Iglesias, a la izquierda, en la Audiencia Provincial.
Oliver Duch

El acuerdo por el fraude en el caso Luccin se empezó a fraguar justo hace una semana y este lunes ha culminado con una sentencia dictada in voce por el presidente de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Zaragoza, Carlos Lasala. Tras reconocer los hechos y pagar la responsabilidad civil –abonada de forma solidaria entre los acusados, pero por el Real Zaragoza en su mayor parte–, el tribunal condena al expropietario del club Agapito Iglesias, al exdirectivo Javier Porquera y a la Sociedad Deportiva Anónima (SAD) como autores de un delito fiscal cometido en la liquidación del contrato del futbolista Peter Luccin en 2010.

Antes de dictar el fallo, la Fiscalía y la Abogacía del Estado han retirado las acusaciones contra el futbolista francés y el directivo Francisco Checa argumentando que el primero delegaba en su agente todo lo relativo a sus contratos y el segundo desconocía con exactitud las decisiones tomadas en cuanto a las retribuciones del deportista.

La sentencia, ya firme, supone la condena a Agapito Iglesias (la primera en la vía penal ) de seis meses de cárcel y el pago una multa de 150.000 euros. A Javier Porquera le impone tres meses de prisión y una multa de 25.000 euros, mientas que al Real Zaragoza le obliga a pagar una multa de 100.000 euros y –lo más grave para el club– le impide obtener subvenciones o ayudas públicas durante los próximos nueve meses.

Se zanja así un caso derivado de la nefasta gestión de Iglesias al frente del club que ha tardado diez años en resolverse con un reconocimiento de un fraude fiscal que la Agencia Tributaria denunció desde el momento en que comprobó que Peter Luccin recibió en concepto de finiquito 895.833 euros, cuando en realidad este dinero correspondía a su salario y debería haber estado sujeto a un tipo impositivo más gravoso del que se liquidó.

El acuerdo de conformidad se ha logrado después de que la SAD consignara el grueso de la responsabilidad civil –que asciende a un total de 1.266.989 euros–. De esa cantidad, 371.156 corresponde a intereses de demora.

Una vez depositado el dinero, lo que sucedió la semana pasada, tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado estaban en condiciones de aplicar la atenuante de reparación del daño. Esta circunstancia ha permitido rebajar las penas iniciales de tres años de cárcel y dos millones de multa que solicitaban para cada uno de los encartados. También ha servido para retirar la acusación que ejercían contra Checa y Luccin.

El abogado de Agapito Iglesias, Miguel Ángel Alemán, planteó al tribunal la sustitución de la pena privativa de libertad por el pago de dos días de multa por cada uno de prisión, a razón de 28 euros diarios. Es decir, 360 días que da un total de 10.080 euros. Igualmente, solicitó que se permita al constructor pagar de manera fraccionada la multa de 150.000 euros en el plazo más largo posible que permite la ley, que son cinco años. Los magistrados de la sección, Carlos Lasala, Francisco Picazo y María Pilar Lahoz, se pronunciarán sobre estas cuestiones en la ejecución de la sentencia.

El abogado del Real Zaragoza también solicitó el fraccionamiento de la multa de 100.000 euros y recordó que el club está sujeto a convenio concursal.

Sobre Agapito Iglesias recayó otra sentencia condenatoria por el caso Levante-Zaragoza, pero no es firme puesto que ha sido recurrida. En esa causa, tanto Iglesias como Porquera fueron condenados a un año y tres meses de prisión por delito de falsedad en documento privado.

Etiquetas
Comentarios