Despliega el menú
Zaragoza

Los técnicos sostienen que el parquin de la plaza de Salamero de Zaragoza puede repararse y reabrir

El aparcamiento cumple un mes cerrado parcialmente tras hundirse el forjado tres centímetros. Urbanismo mantiene su deseo de construir una plaza "casi peatonal".

El aparcamiento de la plaza de Salamero el día del hundimiento parcial del forjado del techo.
El aparcamiento de la plaza de Salamero el día del hundimiento parcial del forjado del techo.
Oliver Duch

El aparcamiento de la plaza de Salamero en Zaragoza se puede reparar porque no hay un daño estructural grave. Esta es una de las primeras conclusiones del informe técnico sobre lo ocurrido en el estacionamiento subterráneo, que hoy cumple un mes cerrado parcialmente después de que el forjado se hundiera tres centímetros. En cualquier caso, los especialistas que han estudiado la infraestructura sostienen que no será necesario derribarla de forma inminente y que podrá reabrirse una vez ejecutadas las obras.

El suceso se produjo el 28 de enero de este año cuando cedió el techo unos centímetros, aunque no se produjo colapso. En cualquier caso, el Ayuntamiento de Zaragoza decidió clausurar las instalaciones por motivos de seguridad. Había tres pilares de la primera planta que estaban dañados y la superficie afectada era de unos 400 metros cuadrados. El estacionamiento quedó apuntalado y el Consistorio decidió vaciar los parterres ajardinados de la plaza, dado que se consideró que el problema podía estar en las filtraciones, además de aligerar el peso que tenía que soportar la estructura.

El informe técnico, que ha encargado la empresa concesionaria, Indigo, deberá aclarar si esta es la causa del siniestro o lo son otras, así como las medidas que hay que aplicar. El origen del problema es determinante para dirimir las responsabilidades.

El documento, que debe ser contrastado todavía por los ingenieros del Ayuntamiento, aún no está entregado, pero este diario ha podido saber que las primeras conclusiones apuntan a que los daños no son tan graves como se había previsto inicialmente. De momento, el estacionamiento sigue cerrado y la zona afectada apuntalada para evitar más desperfectos. Ahora será necesario, eso sí, reforzar los pilares.

Cuantías "asumibles"

Fuentes conocedoras del informe técnico no quisieron avanzar cuantías que habrá que desembolsar, aunque destacaron que serán "asumibles" y en ningún caso millonarias como se había llegado a temer en un principio. Según ha podido saber este diario, no está previsto que superen los 300.000 euros. Las citadas fuentes consultadas explicaron que en el caso de Salamero se actuó rápido, a diferencia de un suceso similar que se produjo en Santander a mediados de enero. De este modo se pudo evitar que los problemas fueran mayores, por lo que ahora las reparaciones se podrían resolver en "un mes o dos".

A la espera de conocer el informe definitivo, el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, no concretó los planes del Ayuntamiento. Si los daños no son muy relevantes, el responsable municipal apostó por acelerar las obras para posibilitar la reapertura del aparcamiento y evitar posibles indemnizaciones. "Si la cosa es más grave habrá que buscar otra fórmula", declaró.

El futuro de la plaza

Respecto al futuro de la plaza, el gobierno local mantiene su intención de propiciar una reforma integral, como dijo el alcalde, Jorge Azcón, después del suceso. Serrano expresó su interés por hacer la citada obra, aunque asumió que la urgencia será menor si los daños al aparcamiento son subsanables. "Nos gustaría una remodelación. Tiene sentido hacer una plaza moderna, casi peatonal", declaró Serrano.

En cuanto tenga el informe el Ayuntamiento tendrá que reevaluar sus opciones con el estacionamiento, dado que en dos años acaba la concesión. En un principio, el escenario más probable en cuanto se confirme que los daños producidos en el aparcamiento se pueden reparar es que se acometan las obras y se reabra el aparcamiento hasta el año 2022, cuando expira la concesión.

De cara a 2022 se verá qué hacer. La opción más probable es convocar un nuevo concurso público, aunque no se descartan fórmulas como la que se ha aplicado en la calle de Segismundo Moret, la venta del subsuelo a la empresa que va a explotar el estacionamiento. En las dos opciones podría entrar la reforma de la plaza y del propio aparcamiento, que no cumple las exigencias del Código Técnico de la Edificación, dado que se construyó en 1968.

Por otro lado, el grupo de ZEC presenta en el pleno de este jueves una moción para que el parquin solo sirva para aparcar vehículos limpios, como bicicletas y vehículos con etiquetas Eco y Cero.

Etiquetas
Comentarios