Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Aprender mecanografía: "Es una de las cosas más útiles que he hecho. Es clave ser rápido al teclado"

Enseñalia y la Academia Anayet son dos de los centros de Zaragoza que imparten cursos para manejar el teclado y alcanzar un nivel óptimo de pulsaciones por minuto. El uso del ordenador en todos los ámbitos hace que su demanda no decaiga.

Chavales en clases de mecanografía e internet en la Academia Anayet de Zaragoza.
Chavales en clases de mecanografía e internet en la Academia Anayet de Zaragoza.
Academia Anayet

En la deliciosa comedia romántica francesa 'Mi historia entre tus dedos' su protagonista, Rose Pamphyle, aporreaba las teclas de su máquina de escribir a una velocidad endiablada alzándose ganadora de un concurso de mecanografía internacional. La trama estaba ambientada en 1958 en un sector muy feminizado, como era el de las secretarias. Más de 60 años después no hace falta ejercer esa profesión para tener que manejar con soltura un teclado y sacarle el máximo provecho. "En el mercado laboral, raro es el trabajador que no tenga un ordenador de por medio, muchos universitarios toman los apuntes con él y en los colegios se hacen trabajos con el ordenador", explica Isabel Benito, directora de Operaciones del grupo Enseñalia, que imparte cursos de mecanografía desde sus inicios en 1992.

A lo largo del año, entre 150 y 200 personas (la mayoría niños y adolescentes de Zaragoza) acuden a sus centros para aprender a desenvolverse con el teclado y alcanzar un nivel óptimo de pulsaciones por minuto. Lo hacen a través de una plataforma 'online', aunque hay gente que prefiere que sea presencial. "En época estival es cuando los padres suelen traer a sus hijos. Lo ven necesario porque en la escuela les mandan trabajos y, aunque están acostumbrados a utilizar la tablet, solo usan un dedo. También lo recomendamos a adultos que escriben con dos dedos o mirando el teclado; es para quitar vicios. La habilidad de movimiento y el conocer el teclado no se pierden nunca; y la velocidad se coge con el tiempo. Yo digo que es una gimnasia de dedos. Y siempre hay demanda", señala Benito.

Enseñalia imparte dos niveles: uno básico de iniciación (a los chavales les ponen fundas de silicona para que el teclado sea ciego y el alumno adquiere hasta 120 pulsaciones por minuto) y otro avanzado para coger velocidad (suelen hacerlo personas que se presentan a una oposición y alcanzan 360 pulsaciones). El coste de cada uno ronda los 100 euros y su duración máxima es de 2 meses (19 lecciones por curso). Y la compañía ofrece tanto profesores presenciales como ‘online’.

Uno de sus alumnos es Miguel López, de 27 años, que hizo mecanografía de forma presencial hace 7 años al inicio de su carrera de Ingeniería Eléctrica. Hoy trabaja en desarrollo web y lo que allí aprendió le fue de gran provecho. "Es una de las cosas más útiles que he hecho tanto a nivel profesional como de la carrera. El curso de mecanografía te permite ser más rápido a la hora de elaborar textos, tener muchas pulsaciones por minuto, controlar atajos del teclado y corregir los errores al momento en la pantalla. Es clave ser rápido al teclado", advierte este joven, que reconoce que escribe casi siempre en ordenador.

Por su parte, Javier Sánchez, uno de los socios de la Academia Anayet de Zaragoza, predica con el ejemplo. Su hijo también ha aprendido mecanografía; con la ventaja de tener el 'profesor' en casa. A su centro acuden tanto niños (sobre todo de 9 a 11 años)  como adultos y las clases son todas presenciales. "Los padres suelen enviar a sus hijos cuando les empiezan a mandar trabajos de 'word' y pequeñas presentaciones de 'power point' con ordenador. No cogen bien las posiciones con los dedos en el teclado. También vienen adultos a partir de 55 años para su trabajo o de 60 que nunca han utilizado un ordenador", destaca. 

El curso consta de 25 horas y su precio son 145 euros. "Si a las 15 horas vemos que el niño se desenvuelve con el teclado, le introducimos en ofimática. Niños muy activos, que pensaban que el curso podía ser algo más tedioso , han salido contentos. El progreso les motiva", dice. Al mismo tiempo, Sánchez resalta las ventajas de saber mecanografía. "Si se tiene rapidez con el teclado, tienen menos estrés porque hacen el trabajo en menos tiempo y está mucho mejor presentado", subraya.

Informática como actividad extraescolar

Junto a las academias, los colegios suelen organizar actividades extraescolares de informática donde la mecanografía forma una parte importante del contenido. "Es habitual que se demande todos los años para chavales de 6 a 12 años. Muchos trabajos los tienen que hacer en formato word y si no tienen hábito y rapidez se les puede hacer eterno. Con las tablets y los móviles, escriben con el índice o el pulgar. Y con muchos buscadores ni se escribe; se hace con la voz”, afirma Michel Novo, director de Entaban Servicios, empresa de actividades extracurriculares de Zaragoza que cuenta con cuatro monitores de informática. "Es muy importante que tengan soltura en redactar y en el uso del teclado para que los trabajos de clase no les supongan un mayor esfuerzo. Además, con el teclado aprenden ortografía", añade.

Mientras, Blanca Rosales, responsable de extraescolares de la compañía Océano Atlántico de la capital aragonesa, comenta que las actividades más tecnológicas (como la robótica) han desplazado a la informática ("donde se incluye un trimestre de mecanografía"). No obstante, admite que para los equipos directivos de los colegios es fundamental que los chavales sepan escribir con el ordenador. "Suena a máquina de escribir Olivetti de los años setenta, pero saber mecanografía es tiempo que ganas a la hora de redactar un texto. Todo el mundo utiliza un ordenador".

Etiquetas
Comentarios