Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza 

El conductor ebrio que empotró su coche contra una farmacia en Zaragoza se enfrenta a 18 meses de cárcel

También podría perder el carné durante tres años y deberá abonar los desperfectos causados en la botica y en el edificio. 

Detenido un conductor ebrio tras empotrarse contra una farmacia en Santa Isabel
El conductor fue detenido tras empotrarse contra una farmacia en Santa Isabel
José Miguel Marco

Jonatan R. C., el conductor de 19 años que fue detenido en septiembre del año pasado después de empotrar su vehículo en una farmacia del barrio de Santa Isabel, se enfrenta ahora a una pena de 18 meses de prisión y a la privación del carné de conducir durante tres años.

El joven conducía borracho, haciendo trompos y subiéndose a las aceras de las calles de su barrio. Al final, perdió el control de su vehículo y lo empotró contra la botica situada en la esquina de las calles Norte y Brazal Candala. 

Los daños se elevaron a 23.878 euros, a los que hay que sumar los 2.234 causados en el edificio y que tendrá que abonar a la comunidad de propietarios. Así lo mantiene el representante de la Fiscalía en el que atribuye al infractor un delito contra la seguridad vial.

El suceso se produjo unos minutos antes de las 8.00 del 28 de septiembre. Jonatan R. C. conducía un Opel Astra matrícula 6517-DTP por la calle Norte de barrio de Santa Isabel. Lo hacía de manera descontrolada, arriesgada y a mayor velocidad de la permitida, de tal manera que al llegar al cruce de las mencionadas calles, invadió la acera y empotró el vehículo contra la fachada del inmueble número 19-21 de la calle Brazal de Candala. 

El impacto causó graves desperfectos en el establecimiento –que en esos momentos estaba cerrado– y abrió una grieta de entre tres y cuatro metros en el edificio.

En las grabaciones de las cámaras de seguridad se pudo observar posteriormente cómo el conductor trató de arrancar el coche, aunque se le caló en varias ocasiones, hasta que consiguió salir marcha atrás del local. Luego, se dio a la fuga y, en la avenida de Santa Isabel, a la altura del número 84, colisionó con una furgoneta remolque que estaba parada en un semáforo en rojo. 

Este vehículo estaba ocupado por tres personas, que no sufrieron lesiones. Una de ellas era el conductor, que bajó de la furgoneta para comprobar los daños. En ese momento, el conductor del Opel Astra hizo una brusca maniobra, derrapó y abandonó el lugar a gran velocidad y pasando a escasos centímetros del otro conductor.

Jonatan R. C. se dirigió entonces hacia su casa, en la avenida de Movera, y metió el vehículo en una cochera sin techo. Minutos después, la Policía Local, que seguía el rastro del infractor guiada por las informaciones de vecinos que habían visto pasar un coche con grandes desperfectos en el frontal, localizaron el coche en la parcela.

Los padres del acusado fueron los primeros en atender a los agentes y, al preguntar por el acusado, salió de la casa con síntomas de intoxicación etílica tales como olor alcohol, lenta coordinación de movimientos, deambulación vacilante y hablar embrollado.

En las pruebas de etilometría que se le practicó arrojó sendas tasas de 0,56 gr/l. El joven fue detenido entonces y, tras declarar ante en el juzgado asistido por su abogada, Carmen Sánchez, quedó en libertad a la espera de juicio, que se celebrará en breve. 

Etiquetas
Comentarios