Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Uno de los detenidos por el ataque con ácido a un chico de Caspe paga 10.000 € y sale de prisión

El autor material de la emboscada arrojó líquido corrosivo al chaval, de 17 años, y le desfiguró el rostro. Nueve meses después, siguen injertando piel, pero los resultados no son los esperados. 

La agresión se produjo en la calle Garía, cerca del domicilio del joven.
La agresión se produjo en la calle Garía, cerca del domicilio del joven.
M. C. R.

La Audiencia de Zaragoza acaba de autorizar la salida de prisión de José G., uno de los cinco investigados por el ataque con ácido del que fue víctima Kamal M., de 17 años, el pasado 3 de mayo de 2019 en Caspe. Para el juez instructor del caso, el Recortao –como se conoce en el municipio a este hombre de 41 años– fue uno de los dos presuntos inductores de la brutal agresión. De ahí que se opusiera a su puesta en libertad y lo mantuviera preso en Zuera, donde también continúan su sobrina Sara G., de 26 años y con la que al parecer planificó la emboscada, y Aitor G., un expresidiario de 37 años al que pagaron 500 euros para que hiciera de brazo ejecutor.

Sin embargo, la defensa del encausado recurrió el auto del juez y ha conseguido que su cliente salga a la calle previo pago de una fianza de 10.000 euros. Para evitar que el investigado pueda fugarse, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial le ha obligado a entregar el pasaporte y a presentarse cada 15 días en los Juzgados de Caspe. El tribunal le ha impuesto también una medida de alejamiento que le impide comunicarse con Kamal M. o aproximarse a menos de 300 metros de cualquier lugar donde se encuentre.

Al igual que hizo con el Recortao, el juez instructor se negó a dejar en libertad provisional a Sara G., exmujer del hermano mayor de la víctima. Según las pesquisas de la Guardia Civil, esta no perdonó a su pareja que la abandonara y se marchara a Alemania dejando pendientes, supuestamente, varias deudas por drogas. De hecho, parece que tío y sobrina exigieron explicaciones a los familiares de Yhaya M. –el exmarido– y amenazaron con hacerles daño si no lo convencían para que volviera a Caspe.

Tras pasar más de siete meses encerrada, la presunta ‘cerebro’ del ataque confía ahora en que, como ha hecho con José G., la Audiencia Provincial la deje libre. Los otros dos investigados por la agresión son una mujer y un hombre a los que se considera encubridores y que no llegaron a entrar en prisión.

A la espera del informe forense

Según ha podido saber HERALDO, el juez que dirige las pesquisas se encuentra ahora a la espera de que los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (Imla) se pronuncien sobre las lesiones y secuelas que presenta la víctima. Es más, el instructor confía en que los especialistas le concreten si existió o no riesgo vital para el menor, ya que ello determinará el delito por el que abrirá juicio oral contra los encausados.

En cuanto a la recuperación de Kamal M., su entorno reconoce que está siendo "lenta y penosa". Cabe recordar que el autor material del ataque esperó a que saliera del instituto para abordarle cuando iba de camino a casa y arrojarle el ácido directamente a la cara. Las quemaduras que sufrió el chaval fueron gravísimas y obligaron a trasladar de urgencia al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde permaneció mucho tiempo ingresado. Es en este mismo centro donde ahora lo están interviniendo para hacerle injertos de piel, aunque los resultados no parecen ser los esperados.

Una cruel emboscada que marcará la vida del joven Kamal

El ataque contra Kamal M. se produjo el 3 de mayo de 2019 en Caspe. La víctima, que entonces tenía 17 años, había salido a las 14.30 del instituto Mar de Aragón, donde estudiaba con buenas notas. De camino a casa, un hombre que ocultaba su rostro con una capucha le tendió una emboscada en la calle de Garía –en la imagen–, donde le arrojó líquido corrosivo a la cara. El joven tenía previsto haber empezado a estudiar este curso en la universidad, pero sus sueños se han visto truncados.

Etiquetas
Comentarios