Despliega el menú
Zaragoza

agresión de caspe

Más de 1.000 personas salen a la calle para apoyar al menor agredido con ácido en Caspe

Vecinos, familiares y amigos del joven se concentraron ayer para pedir justicia y rechazar este acto violento.

La Plaza de España de Caspe se llenó este jueves por la tarde durante la concentración en favor de Kamal.
La Plaza de España de Caspe se llenó este jueves por la tarde durante la concentración en favor de Kamal.
L. Q. V.

"Todos somos Kamal" y "Queremos justicia" fueron algunas de las proclamas que se escucharon ayer por las calles del centro de Caspe durante la concentración convocada en apoyo a Kamal Mouloudi, el joven marroquí que fue atacado con ácido hace una semana. Más de 1.000 personas se acercaron a la plaza del Horno, a pocos metros del lugar donde ocurrió la agresión, para manifestarse caminando hasta la plaza de España de la localidad, donde la familia, amigos y autoridades leyeron un manifiesto.

Asociaciones, entidades, vecinos anónimos y la propia familia del joven marroquí participaron en el acto. "No nos podíamos imaginar que acudiría tanta gente a la concentración, hacía mucho que no veíamos una concentración con tanto apoyo, estoy muy orgulloso de nuestros vecinos", señaló el alcalde de Caspe, Jesús Senante. "Hemos salido todos de casa para decir bien claro que lo que ocurrió el viernes pasado fue una canallada y que no lo pensamos permitir, Kamal es un caspolino más y nos podía haber tocado a cualquiera de nosotros", agregó.

La comunidad musulmana se volcó en el acto de apoyo y estuvo fuertemente representada. "Estamos consternados y muy preocupados por Kamal, y a la vez agradecidos por el apoyo que está recibiendo de todos los vecinos", comentó Mohamed Larhlid, el portavoz de la comunidad musulmana de Caspe. "Para nuestra comunidad ha sido un golpe duro y pedimos que se haga justicia, no se trata de un delito contra los extranjeros o los árabes, ha sido algo que ha sido contra todo el pueblo".

También muchos alumnos y profesores del IES Mar de Aragón, donde estudiaba Kamal, se acercaron a la manifestación. Sus compañeros de segundo de bachillerato hablaron muy emocionados. "Esperamos que se recupere pronto y vuelva con nosotros. Le apoyamos y pensamos en él constantemente", explicó Javier Vidal. Los estudiantes llevaron una gran pancarta con manos pintadas que se ha elaborado en el propio centro educativo y que se ha exhibido en el vestíbulo desde que tuvo lugar la agresión, con las palabras "Kamal estamos contigo".

Una familia integrada en Caspe

Kamal pertenece a una familia marroquí de siete hijos que lleva afincada y muy integrada en Caspe desde hace muchos años. Kamal es el pequeño. "Estamos destrozados, lo estamos intentando llevar de la mejor manera posible pero sentimos mucho dolor", manifestó su hermano, Ajub Mouloudi, quien acudió a la concentración junto al resto de familiares, y fue el encargado de hablar a todos los presentes.

"Estamos muy agradecidos a todos los vecinos por el apoyo y las muestras de cariño recibidas, estoy muy orgulloso de ser caspolino".

Kamal continúa estable, aunque dentro de la gravedad, en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Miguel Servet, donde lleva ingresado una semana. Los sanitarios tuvieron que inducirle un coma por la gravedad de las heridas, que afectan a la parte superior de su cuerpo. Los familiares se encuentran preocupados por su estado y especialmente porque se está valorando realizarle varias operaciones quirúrgicas en breve.

Etiquetas
Comentarios