Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

Ataque con ácido en Caspe: "Mi hermano Kamal está muy triste, no se cree que esto le esté pasando a él"

La familia del chico de 17 años al que quemaron con líquido corrosivo no conoce al hasta ahora único arrestado por el salvaje ataque y sospecha que pudo actuar por encargo. El juez decretó este jueves su ingreso en prisión por tentativa de asesinato.

La familia de Kamal, el chico de 17 años al que arrojaron ácido, durante la masiva concentración de apoyo que se celebró en Caspe
La familia de Kamal, el chico de 17 años al que arrojaron ácido, durante la masiva concentración de apoyo que se celebró en Caspe
Laura Quílez

"Kamal está muy triste, muy desganado. Todavía no se puede creer que esto le esté pasando a él". Con estas palabras, Ajub, hermano mayor del chaval de 17 años al que hace unos días arrojaron ácido a la cara en pleno centro de Caspe, describía ayer el estado de "shock y abatimiento" en el que se encuentra la víctima y toda su familia. La gravedad de las lesiones que le provocó el líquido corrosivo –sobre todo en la boca, la nariz, una oreja y el cuello, donde presenta quemaduras de tercer grado – le mantienen ingresado en la Unidad de Quemados del hospital Miguel Servet. Pero ya no se encuentra en coma inducido y sus allegados han podido hablar con él. También lo han hecho los investigadores de la Guardia Civil, que se acercaron a verlo para ver si podía aportar algún dato que permita aclarar la salvaje y cruel agresión.

Según el hermano de Kamal, los médicos todavía no se atreven a decirles cómo será la evolución del paciente. "Nos han dicho que va a necesitar bastante tiempo. Un año, quizás más. Son muy prudentes", señala. "Tenemos que ir poco a poco y estar a su lado, porque lo está pasando realmente mal", reconocía. La familia, que ha permanecido en todo momento al lado del chaval, confía en que la cirugía plástica sirva para devolver a Kamal su sonrisa. "Sabemos que igual que estaba nunca estará, pero queremos pensar que va a poder recuperarse de este incompresible ataque", señalaba Ajub.

"Sabemos que igual que estaba nunca estará, pero queremos pensar que va a poder recuperarse de este incompresible ataque"

Cuando salió del coma y estuvo en condiciones de hablar, la Guardia Civil quiso ver al menor para hacerle algunas preguntas sobre lo ocurrido el pasado 3 de mayo cuando regresaba a casa tras salir del instituto Mar de Aragón. Sin embargo, parece que la víctima apenas pudo ver a su agresor, que actuó con la cara encapuchada. Además, la familia cree que el autor material del ataque podría sido simplemente la mano ejecutora, ya que parece que es un hombre que ni siquiera vivía en Caspe.

En contacto con la Fiscalía

"Hemos sabido que han detenido a un hombre y que se llama Aitor, pero no lo conocemos de nada. Sospechamos que igual alguien le pagó para que fuera a Caspe y le arrojara el ácido a mi hermano", explicaba Ajub. Y por lo visto, esta es una de la vías de investigación que maneja la Guardia Civil, que ayer puso a disposición judicial al hasta ahora único arrestado por estos hechos, Aitor G. G., de 37 años.

La familia de Kamal ha estado en contacto con la Fiscalía de Menores, que les ha dado todo su apoyo y les ha garantizado que se va a esforzar al máximo para resolver el caso y velar por los intereses del chaval, que este año tenía intención de entrar en la universidad. En cualquier caso, los padres y los hermanos de la víctima –algunos de ellos viven fuera de España– no descartan personarse más adelante en la causa con abogado como acusación particular. "Por el momento, lo único que nos preocupa es que mi hermano Kamal se recupere. Queremos estar muy cerca de él, porque va a necesitar todo nuestro apoyo para salir adelante", concluía Ajub.

No quiso declarar ante el juez y fue a prisión

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Caspe decretó ayer el ingreso en prisión provisional de Aitor G. G., de 37 años, como presunto autor del salvaje ataque con ácido que el pasado 3 de mayo sufrió en plena calle Kamal M. H., de 17 años, quien permanece hospitalizado desde entonces en la Unidad de Quemados de hospital Miguel Servet.

El arresto del sospechoso se produjo el martes 21 de mayo en el comedor social de El Carmen, donde parece que este hombre solía ir a comer. Tras pasar dos días en los calabozos del cuartel de Casetas, a primera hora de ayer fue trasladado a Caspe, ya que el juez instructor del caso prefería tomarle declaración él mismo.

Sin embargo, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), el sospechoso se negó a declarar, por lo que, basándose en el atestado de la Guardia Civil, el juez terminó decretando prisión provisional, comunicada y sin fianza, por un delito de asesinato en grado de tentativa. Así, sobre las 13.30, el mismo coche patrulla que lo había llevado a la localidad bajoaragonesa lo condujo a Zuera.

Además del auto de prisión, el instructor dictó ayer un auto decretando el secreto de actuaciones, dado que las pesquisas siguen abiertas y se prevén nuevos arrestos. Porque todo apunta a que alguien dio cobertura al hasta ahora único sospechoso, posiblemente, incluso para llevarlo en coche a Caspe y recogerlo inmediatamente después del ataque para huir de la ciudad.

Etiquetas
Comentarios