Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

Juzgan dos veces en una mañana a un vecino de Pignatelli por agresiones a otros residentes

Dos vecinos lo denunciaron por haberles agredido supuestamente tras criticarle y reprocharle que llevara a su perro suelto por la calle. 

Este inmueble está catalogado como edificio artístico y fue rehabilitado. Todos sus pisos están okupados.
Este inmueble de la calle de Pignatelli está catalogado como edificio artístico y fue rehabilitado. Todos sus pisos están okupados.
José Miguel Marco

Un vecino de la calle de Pignatelli que mantiene conflictos con vecinos de la zona fue juzgado dos veces este jueves como presunto autor de dos delitos leves de lesiones por los que el fiscal solicita sendas condenas de 600 euros de multa.

Los hechos se produjeron entre febrero y agosto, unos meses en los que la conflictividad vecinal del entorno de Pignatelli aumentó de manera preocupante. Los enfrentamientos entre residentes eran continuos y en varios de ellos, en los que se emplearon armas blancas, tuvo que intervenir la Policía. En una de las reyertas dos agentes tuvieron que disparar a un vecino que les atacó con un machete de 40 centímetros de hoja.

No todos los altercados fueron de esa entidad, pero sí se registraron otros que quebraron la convivencia, bien por la existencia de narcopisos y traficantes de droga o por la presencia de okupas en edificios degradados.

Fruto de aquellos enfrentamientos ayer se celebraron dos juicios contra José Luis A. R. En uno de ellos, el fiscal le acusa de insultar a un vecino que llamó la atención a unos chicos que a las 23.00 de un día de febrero estaban jugando con un balón golpeando una chapa del cuartel de bomberos.

Posteriormente, en abril, se cruzaron de nuevo y el vecino le pidió que atara al perro, al que paseaba suelto por la calle. "Su reacción fue venir por detrás corriendo, darme un puñetazo por la espalda y golpearme en las costillas", declaró. A causa de las lesiones tuvo que estar 15 días de baja laboral y recibir tratamiento psicológico hasta septiembre.

En agosto, un matrimonio de la calle de José Zamoray denunció a José Luis A. R. por pegar dos bofetadas al marido y empujar con violencia a la mujer, que estaba embarazada de alto riesgo. El motivo fue similar al anterior y vino dado por unas críticas por llevar su perro suelto. 

"Le dije a mi marido que lo cogiera porque les tengo miedo. Mi pareja me dijo que era bueno, que no hacía nada y al momento salió él, le pegó y me empujó. Le gritaba que estaba embarazada y estaba asustando a los niños", relató. El denunciado negó ambas acusaciones.

Etiquetas
Comentarios