Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La emergencia climática protagoniza la cuarta edición del Abrazo Vecinal al Corredor Verde

Vecinos de Valdefierro, Oliver, Miralbueno e Hispanidad se dan cita este domingo para poner en valor esta zona verde y reclamar que conecte con el barrio de La Almozara.

Imagen de archivo de un anterior abrazo vecinal al Corredor Verde.
Imagen de archivo de un anterior abrazo vecinal al Corredor Verde.
Heraldo

Una vez más, y por cuarto año consecutivo, residentes de los barrios de Valdefierro, Oliver, Miralbueno e Hispanidad unen sus fuerzas en el Abrazo Vecinal al Corredor Verde, que se celebrará el domingo 27 de octubre a partir de las 10.30.

Esta jornada festiva y reivindicativa nació en 2016 con el objetivo de poner en valor esta zona y reclamar que se finalice. Y es que, el Corredor se encuentra inconexo a la altura del inicio de la carretera de Logroño, y a los vecinos les gustaría que llegara hasta el barrio de La Almozara.

Está previsto que el IV Abrazo comience a las 10.30 bajo el puente de Gómez Laguna, sobre el Canal Imperial. La marcha finalizará aproximadamente a las 12.30 en Miralbueno, concretamente, junto al puente de la carretera de Logroño. Durante la caminata se realizarán varias paradas con actividades para que los vecinos puedan disfrutar del paseo de una manera diferente. La primera parada técnica está prevista en el Anfiteatro del Parque Oliver, donde se hablará de la emergencia climática y la iniciativa En Bici Sin Edad ofrecerá paseos en triciclo. El segundo receso será en el Centro de Actividades para Jóvenes El Túnel, donde actuará la comparsa de cabezudos ‘El Mosén’, constituida recientemente por adolescentes del barrio.

“La idea es que todos los barrios por los que cruza el corredor o a los que debería llegar estén presentes”, señalan desde la Asociación Coordinadora del Parque Oliver, organizadora de esta jornada junto a la Asociación de Vecinos Oliver de Aragón. De hecho, en la jornada del domingo participarán entidades del distrito de Oliver, Valdefierro e Hispanidad, y también están invitadas las asociaciones de Miralbueno y La Almozara, aunque estas últimas no podrán acudir este año.

Aunque su principal objetivo es pedir la terminación del Corredor, que forma parte del Anillo Verde, los convocantes también reclaman un mejor mantenimiento del paseo y los elementos que lo componen. Las quejas de los viandantes tienen que ver, sobre todo, con el mal estado de algunos listones de madera de los andadores. “Las tablas del suelo se pudren y, en algunas zonas sí que las han levantado para poner cemento, pero hay que seguir mejorándolo”, señalan desde la Coordinadora. De hecho, en los presupuestos participativos de 2018-2019, un vecino de Oliver registró una propuesta para eliminar el entarimado en las áreas de descanso del Corredor desde el Camino del pilón hasta Manuel Rodríguez Ayuso.

Una cita para dar empuje a las actuaciones pendientes

En la jornada también habrá sitio para las reivindicaciones particulares de cada uno de los barrios por los que discurre el Corredor Verde. Será al finalizar la marcha cuando los representantes de cada entidad las expongan ante sus convecinos.

En el caso de Oliver, desde la Asociación de Vecinos Oliver de Aragón explican que sus reivindicaciones girarán en torno a la mejora de accesos con el barrio de Miralbueno y a la remodelación del edificio del antiguo centro de adultos Juan José Lorente para reconvertirlo en un nuevo centro sociolaboral y de formación.

"En el corredor verde, todo lo que se podía robar y vender ha desaparecido"

En cuanto al Corredor Verde, Manuel Clavero, presidente de la entidad, señala que ha de ser tenido en cuenta como “un espacio de integración y de unión de todos los barrios del oeste” y que hay que vigilar la conservación de su vegetación. “Es un Corredor Verde bastante poco verde”, lamenta Clavero.

Desde Miralbueno, la Asociación de Vecinos de San Lamberto señalan que en el Corredor Verde, “todo lo que se podía robar y vender ha desaparecido”. Un ejemplo son los ceniceros de hierro fundido que coronaban la parte superior de las papeleras, y que ya no están. También advierten de la presencia de árboles secos y de farolas que no funcionan. “A pesar de todo, estamos muy contentos con él y no queremos ser catastrofistas. Entendemos que, con un poco de cariño, el Corredor podría mejorar mucho”, comenta Ricardo Berenguer, presidente del colectivo.

En cuanto a sus reivindicaciones actuales, Berenguer asegura que seguirán peleando por la reforma de su pabellón y para que la línea 21, que actualmente llega hasta Oliver, se alargue para dar servicio a Miralbueno.

Juliana Algaba, presidenta de la Asociación de Vecinos Aldebarán de Valdefierro, asegura que se suman a todas estas peticiones, pero añade una que preocupa especialmente en su barrio: la reforma del antiguo reformatorio del Buen Pastor. “Hemos hecho unas pequeñas pancartas que nos colgaremos al cuello para pedir soluciones para el edificio”, explica. El deseo de quienes viven en la zona es que el inmueble se convierta en una residencia para mayores y albergue otros equipamientos para el disfrute de todos los vecinos.

Por último, los miembros de la Asociación de Vecinos de Hispanidad recordarán los dos grandes asuntos pendientes en su barrio. Por un lado, la apertura de la calle Hayedo, un proyecto que esperan que se licite y adjudique antes de finalizar el año y se ejecute en 2020. “El Ayuntamiento, por medio de la concejala Patricia Cavero, se ha comprometido con nosotros a intentar cumplir con estos plazos”, señala Antonio Lascorz, presidente del colectivo.

El futuro centro cívico de Hispanidad centrará la segunda de sus reivindicaciones. El Plan de Necesidades se redactó antes de finalizar la anterior legislatura, y Lascorz espera mantener pronto una reunión con Víctor Serrano, Consejero de Urbanismo y Equipamientos, para dar impulso a la redacción del anteproyecto.

Etiquetas
Comentarios