Despliega el menú
Zaragoza

“Todo en el Corredor Verde, salvo el hormigón, se ha robado o destrozado”

El vandalismo y la suciedad se han asentado en la zona más próxima al CEIP Julio Verne, en Miralbueno. Los vecinos reclaman mayor presencia de los servicios de limpieza y civismo por parte de la ciudadanía.

Las papeleras rebosan en el entorno del CEIP Julio Verne por la falta de limpieza
Las papeleras rebosan en el entorno del CEIP Julio Verne por la falta de limpieza
Ricardo Berenguer

“El panorama es desolador de diario”, dice Ricardo Berenguer, representante de la Asociación de Vecinos San Lamberto de Miralbueno, cuando acude a la salida del CEIP Julio Verne. El colegio tiene 600 alumnos y el parque situado en las inmediaciones presenta una situación de abandono que ha sido denunciada en repetidas ocasiones por el Ampa del centro y otros vecinos del barrio. El pasado viernes 26, la papelera estaba a rebosar de basura  y en el césped había un hoyo cavado con una veintena de latas de cerveza en su interior.

“Que haya 20 latas de cerveza no es ni de un día ni de dos, y si hay papeleras es porque los vecinos las solicitamos, ya que cuando se construyó la zona ni pensaron en ponerlas”, lamenta Berenguer. Las familias que acuden al parque ya han asumido que la suciedad de la merienda “o la tenemos que guardar hasta tirarla en casa o la tenemos que llevar a otras papeleras alejadas, porque aquí no cabe”. Esta queja no es nueva, por eso en el barrio demandan que se mejore la limpieza y se establezca un servicio regular de recogida de basuras en el Corredor Verde, una arteria en la que los vecinos se han percatado de que no cuenta con las mismas prestaciones de higiene que otras calles de Miralbueno.

Ana Rodríguez, vecina del Camino del Pilón, asegura que “todas las mañanas veo cómo el basurero deja las calles principales del barrio impecables, pero si luego las personas tienen comportamientos incívicos, el trabajo que ha hecho no se puede lucir”. De este modo, aunque se solicita mayor presencia de las brigadas de limpieza, desde la asociación San Lamberto hacen una llamada a la concienciación de los vecinos para que ayuden y no viertan desperdicios al suelo.

El Corredor Verde se trata de una zona deshabitada por la que no circula tráfico, lo que desde el colectivo vecinal consideran que “por las noches atrae a cierto tipo de personas a las que les da igual causar desperfectos”. Junto al CEIP Julio Verne se encuentra un desguace, y los residuos terminan en muchas ocasiones en los descampados contiguos. Desde la asociación San Lamberto y el consejo escolar reclaman que se cuiden los solares, porque “podemos garantizar que sería viable construir un coche con todas las piezas que se depositan en los descampados”, señala Berenguer.

El malestar por la falta de mantenimiento de la zona ha ido aumentando con el paso de los años. Desde que finalizó la construcción del Corredor Verde se ha robado una brizna de hierro, unos aparcabicis de acero inoxidable… Y las tapas de hierro grueso que había en los alcorques también han desaparecido. “El problema del Corredor Verde es que todo, salvo el hormigón, se ha robado o se ha destrozado”, explica el portavoz de la asociación, porque se trata de un espacio “en tierra de nadie al que acecha el vandalismo”.

El suelo de madera también se ha terminado convirtiendo en “un nido de astillas y suciedad”, indican desde el colectivo vecinal, algo que han denunciado “por activa y por pasiva”, pero la solución municipal ha pasado por “poner cuatro tornillos a las tablas o parchear el recorrido a base de hormigón”. Berenguer apunta que el Corredor Verde es un camino muy frecuentado por los vecinos de Miralbueno para pasear con patines o bicicletas al ser un trayecto recto y sin tráfico, aunque “si no se limpia la basura ni se corta la hierba mala no son condiciones”.

El representante de la asociación recalca que se trata de “una cicatriz de la ciudad muy bien cosida”, pero la falta de atención la ha convertido en “un nido de abandono, no solo en la zona de Miralbueno, también en Valdefierro o en Oliver”. Berenguer insiste en que no se les puede enseñar a los niños en el colegio los valores de limpieza, de recoger la basura y de reciclar, y que a la salida de las aulas “se encuentren con esta situación, que además de no dar ejemplo es insalubre”.

Etiquetas
Comentarios