Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Un parque para perros sin vallas ni puerta

La zona de esparcimiento canino del parque de Miraflores se encuentra muy deteriorada desde hace meses, aunque el Ayuntamiento asegura que ya ha tramitado un aviso para que la reparen cuanto antes.

Zona para perros del parque Miraflores.
Zona para perros del parque Miraflores.
L. R.

Un parque para perros sin puerta y con el vallado prácticamente en el suelo. Esto es lo que se encuentran a diario quienes pasean a sus mascotas por el parque de Miraflores. Una situación que los vecinos llevan tiempo advirtiendo a través de las redes sociales y que también ha sido denunciada por la plataforma Zaragoza Ciudadana en más de una quincena de ocasiones.

El principal problema es el vallado que delimita la zona de suelta. Algunas vallas han desaparecido y otras están es muy mal estado. Tanto, que apenas pueden garantizar que las mascotas no salgan del recinto. Para intentar que el consistorio tome cartas en el asunto, incluso se inició una petición a través de la plataforma Change.org hace unos meses. Por el momento no se ha actuado, y la zona para perros sigue estando impracticable. No obstante, fuentes del Ayuntamiento han asegurado que no tenían constancia del asunto, y que han tramitado un aviso para que el arreglo se lleve a cabo cuanto antes.

Quienes mejor conocen los problemas de este pipicán y del parque de Miraflores son los vecinos del barrio de San José, pese a que administrativamente, esta zona verde pertenece al Distrito Centro. Este parque ostenta el dudoso honor, según consideró el año pasado la plataforma Zaragoza Ciudadana, de ser uno de los peores cuidados de toda la ciudad.

A pesar de ello, a comienzos de año y gracias a los presupuestos participativos, se invirtieron 48.000 euros en el arreglo de sus viales. “Es verdad que el parque ha experimentado una serie de reformas en cuanto a caminos. En ese sentido está mejor, porque cuando llovía se convertía en un barrizal, pero en el pipicán falta mantenimiento y limpieza”, comenta un residente de la zona. Y es que, según este vecino, el olor que a veces desprende el parque canino es desagradable. “La zona del pipicán huele muy mal. No solo si pasas cerca, también aunque pases a 30 o 40 metros de él”, considera.

Zona para perros en el parque Miraflores.
Zona para perros en el parque Miraflores.
L. R.

Las quejas de los vecinos también tienen que ver con la suciedad y la gran cantidad de excrementos de perros que hay en los jardines y viales. Y es que la convivencia entre animales y vecinos no siempre es fácil, y el mal estado de la zona reservada exclusivamente para perros tampoco ayuda. “Es la único que hay en este parque y es una zona muy visitada por perros y sus propietarios”, señala Juan Carlos Crespo, responsable del área de Urbanismo, Vivienda y Medioambiente de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ).

Tal y como indica Crespo, la única clave para terminar con los problemas de convivencia y los excrementos es el cumplimiento de la normativa actual. Los horarios permitidos para la suelta de perros son de 21 a 9 desde el 1 de mayo al 31 de octubre, y de 20 a 9 desde el 1 de noviembre hasta el 30 de abril, aunque en muchas ocasiones, estas franjas no se respetan. “La ordenanza no se cumple. Además, es competencia de la Policía Local sancionar a los propietarios cuando ven a un perro suelto, máxime si es peligroso”, apunta. Crespo también aboga porque haya una mayor vigilancia por parte de la policía para asegurar el cumplimiento de las normas.

Los mencionados no son problemas exclusivos de esta zona verde, sino que se extienden a muchas otras de la ciudad. “Ocurre en todos los parques. Primero, porque no se respetan los horarios de suelta. Segundo, porque cuando se juntan varios ladran, y en verano esto puede darse perfectamente hasta la una o las dos de la madrugada”, comenta Manuel Arnal, presidente de la FABZ.

Por este motivo, algunas asociaciones de vecinos como la Asociación Vecinal de San José o la de Los Hondos del Tejar, en Movera, han puesto en marcha iniciativas propias para favorecer la coexistencia de residentes y mascotas en las zonas verdes.

La Asociación Vecinal de San José lanzó a finales de 2017 la campaña ‘Canvivencia’, junto a un mapa interactivo en el que los vecinos pueden registrar cualquier incidencia relacionada con estos animales. En Movera se implantó un proyecto similar centrado en concienciar a los propietarios de los perros a recoger sus excrementos.

Etiquetas
Comentarios