Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

Azcón cancela el plan de 'cota cero' de ZEC, que reformó 7 calles del Casco y dejó 32 pendientes

PP y Cs paralizan las obras sin ejecutar y las vinculan a la revisión del Plan de Movilidad y al diálogo con los vecinos.

La calle de Manifestación quedó a las puertas de ser reformada.
La calle de Manifestación quedó a las puertas de ser reformada.
José Miguel Marco

El Ayuntamiento de Zaragoza no elevará más calzadas de la ciudad a ‘cota cero’, al menos, a corto plazo. PP y Ciudadanos han decidido cancelar los planes para intervenir en 40 calles del Casco Histórico que había previsto el anterior gobierno de ZEC, que quería invertir cerca de 6 millones de euros en los próximos años. Sin embargo, el exalcalde, Pedro Santisteve, solo tuvo tiempo para actuar en 7 vías, y ahora su sucesor en el cargo, Jorge Azcón, da carpetazo a una de las iniciativas más polémicas de la pasada corporación por la falta de consenso con la oposición.

Entre otros motivos, el nuevo gobierno considera que las posibles peatonalizaciones que se ejecuten –o no– durante este mandato quedan en manos de la revisión del Plan de Movilidad que está llevando a cabo la nueva responsable del área, Natalia Chueca, y su equipo. Además, las mejoras en las calzadas y aceras «se van a realizar a través de un plan de rehabilitación a cuatro años en el que se trabajará de la mano de los vecinos», explica por su parte la concejal de Infraestructuras, Patricia Cavero.

"Las mejoras en las calzadas y aceras se van a realizar a través de un plan de rehabilitación a cuatro años de la mano de los vecinos"

A su vez, la edil critica que las obras de elevación de calzadas impulsadas por el anterior gobierno se encargaran a la contrata de conservación de infraestructuras, lo que, a su juicio, les obligó a dejar sin atender su verdadero cometido, el de velar por el buen estado de las calles de la ciudad y hacer las reparaciones oportunas. Por todo ello, PP y Cs consideran necesario paralizar el plan previsto por ZEC, que se articulaba en dos fases. En la primera, el entonces concejal de Urbanismo,Pablo Muñoz, propuso la aplicación de la ‘cota cero’ en un total de 16 calzadas del Casco Histórico, lo que supondría un coste de 2,1 millones de euros.

Sin embargo, solo se pudo intervenir en cuatro, con una inversión aproximada de 340.000 euros: Santa Isabel, Miguel Molino, San Braulio y un tramo de Santo Dominguito de Val. A estas hay que añadir otras tres que se habían elevado recientemente, antes de aprobarse el plan. Así ocurrió en Espoz y Mina, Trinidad y –la más polémica–, Don Jaime I. En esta populosa vía zaragozana los comerciantes se rebelaron contra la decisión del gobierno de ZEC, que llegó en verano, sin consenso y con la puerta abierta a una posible peatonalización total.

Mapa de los planes de 'cota cero' de ZEC y su ejecución
Mapa de los planes de 'cota cero' de ZEC y su ejecución
Heraldo

Las elecciones municipales cambiaron la configuración del Ayuntamiento y la planificación quedó en el aire, no solo por la infradotación de partidas, sino por la llegada del nuevo gobierno PP-Cs. Doce calles de la primera fase han quedado sin reformar, la mayoría en la zona del Casco más cercana a César Augusto, como Manifestación, Torre Nueva, Fuenclara o San Blas. Y, lógicamente, tampoco se ha intervenido en ninguna de las 24 incluidas en la segunda fase, en este caso, vías próximas al entorno de La Magdalena.

Accesibilidad y movilidad

El anterior gobierno apostó por elevar calzadas a la altura de las aceras como método para pacificar el tráfico en las zonas más céntricas de la ciudad y, sobre todo, para mejorar la accesibilidad en este tipo de calles donde falta espacio y sobran barreras arquitectónicas. La intervención era superficial, ya que para minimizar el gasto se aplicaba solo en aquellas vías en las que no hubiera que renovar las tuberías de suministro y saneamiento. Muchos vecinos y asociaciones vieron con buenos ojos la iniciativa, pero otros colectivos criticaron la falta de consenso y de estudios técnicos.

Fuentes de ZEC lamentan la paralización de su plan que, defienden, era una «apuesta decidida por una ciudad más sostenible, saludable y amable mediante la mejora del espacio público, su pacificación y la defensa del comercio de proximidad». Los comunes se muestran «profundamente preocupados» por las políticas de movilidad del nuevo gobierno, que ya ha anunciado que no va a aplicar más restricciones al tráfico privado en el centro de la capital aragonesa. «Hay que ser ambiciosos en la adopción de medidas decididas para la reducción de las emisiones de gases contaminantes y los niveles de ruido», proponen.

Manifestación no llegó, pero sí se elevará el Mercado Central

Tras elevar a ‘cota cero’ las calles de San Braulio y Santa Isabel, el siguiente objetivo del anterior gobierno de ZEC era reformar el entorno de la plaza del Justicia y la calle de Manifestación. La fecha prevista para iniciar los trabajos era mediados de mayo, con un plazo de ejecución de 16 días que permitiría ver la obra acabada –o casi– para las elecciones del 26-M.

Sin embargo, la tramitación se retrasó y los trabajos no llegaron a iniciarse. La intención de los responsables de Urbanismo de la última corporación era conectar esta zona con el entorno del Mercado Central, que sí nivelará la altura de las aceras y las calzadas pese a la cancelación del plan de ‘cota cero’ por parte del nuevo gobierno PP-Cs, ya que así se contempla desde el principio en el proyecto de rehabilitación de la histórica lonja.

«El peatón dominará el espacio aunque, eso sí, a unas horas determinadas podrán acceder vehículos de carga y descarga, y también los vecinos a las comunidades», detalló el arquitecto responsable de la obra, José Antonio Aranaz, en una reciente visita al Mercado Central.

Etiquetas
Comentarios