Zaragoza

aragón, pueblo a pueblo

Zaragoza nunca se rinde: grande en el horizonte, grande en el retrovisor

El presente y el futuro próximos de Zaragoza pasan por la consolidación de su haberes y la reivindicación de las condiciones necesarias para seguir dando pasos hacia un mejor porvenir.

Han pasado once años desde la Expo, cuando buena parte de Zaragoza cambio de cara y buena parte de los zaragozanos se dieron cuenta de que en esta capital de provincias se podía jugar al juego de los grandes; aunque la cuenta saliese cara (muchos aplaudieron entonces y se quejaron después), la experiencia supuso una raya divisoria en el terreno de la confianza para una ciudad demasiado dada a minusvalorar lo de casa; una ciudad instalada en la paradoja, cainita y sacrificada, capaz de dar la vida por cada uno de sus habitantes y negarles después el pan y la sal por un quítame allá esas pajas. Una ciudad que se suele amar por encima de todas las cosas, movida por el cierzo que llega del Moncayo y ventea la conciencia colectiva hacia mil destinos vitales diferentes.

Zaragoza es cruce de caminos. Zaragoza está a 300 kilómetros de todas partes, o al menos de las partes que parten –aliteración intencionada– la pana en este país. Zaragoza es ciudad de congresos, Zaragoza es ciudad test, Ohio en el sur de Europa. Zaragoza es ciudad de música: Mauricio Aznar, Héroes (Enrique, Pedro, Juan, Joaquín, Alan y Gonzalo en momentos puntuales), Radio Futura, Amaral y Carmen París (aunque Madrid los haya adoptado), Violadores del Verso, Luis Galve, Pilar Lorengar, Eduardo Aladrén y cientos de talentos musicales que no se quedan en el tintero porque siguen emborronando pentagramas con su genialidad. Zaragoza es Bunbury, claro; vive en Los Ángeles, pero le preocupa lo que pueda leer su padre sobre él en HERALDO. Y Zaragoza es Labordeta, por supuesto, aunque Labordeta sea un poco de todos. Zaragoza es Luisa Gavasa y Paula Ortiz, grandes creadoras del cine español, y Jorge Usón, realidad y futuro del séptimo arte. Zaragoza es un semillero de talentos en el que, a diferencia de lo que suele ocurrir, los frutos no pierden calidad fuera de temporada.

Zaragoza es la compañera abnegada y, si se sabe ir más allá de los tópicos, la amiga que rompe moldes cuando la ocasión lo merece. De Zaragoza huían los cosmopolitas y a Zaragoza vuelven muchos que encontraron doré donde creyeron ver oro. Zaragoza es el vórtex de Aragón, su neón, el destino de estudiantes, trabajadores y jubilados que no pueden pasar el año entero en sus pueblos de procedencia, porque los tiempos han cambiado.

Zaragoza es Miguel Mena, Antón Castro y Luis Alegre, que no son de aquí pero... vaya, sí son de aquí, y mucho. Zaragoza es Melero, de la misma pandilla, que sí nació en la inmortal y sigue ejerciendo de zaragozano allá donde va. Zaragoza es Cristina Ouviña, campeona de Europa de baloncesto, y Salma Paralluelo, que elegirá pronto en qué deporte quiere seguir siendo una estrella; el fútbol o el atletismo lamentarán su elección final. Zaragoza es la suma de cientos de miles de personas que buscan cada día en esa gigantesca ciudad de provincias los elementos que la hacen única, más allá de esas maravillas arquitectónicas que son el Pilar, la Seo o la Aljafería. Zaragoza no rebla, nunca se rinde, aunque sus reivindicaciones reciban muchas veces el desdén capitaleño. Y es que lo de ‘a Zaragoza o al charco’ sigue siendo más entrañable que vergonzoso.

Ana Bruned-Maquilladora y caracterizadora

"Me fascina la plaza San Felipe y cruzar los puentes del Ebro"

El presente y el futuro próximos de Zaragoza pasan por la consolidación de sus haberes y la reivindicación de las condiciones necesarias para seguir dando pasos hacia un mejor porvenir.
Ana Bruned
Laura Uranga

Ana Bruned domina el arte del maquillaje, con la elegancia y el riesgo controlado como doble credo. Algo de ello hay también en sus respuestas. "Mi lugar favorito de Zaragoza es la plaza San Felipe, me fascina, igual que cruzar cualquiera de los puentes del Ebro, al amanecer o al atardecer. Y mi casa". Ana admira "a la ciencia en general, a los talentos que da nuestra universidad, a los médicos y a la Seguridad Social como institución, que en Estados Unidos te mueres si no eres rico con según que necesidades que aquí están bien cubiertas. El servicio aragonés de trasplantes, que conozco por amigos cercanos, me parece especialmente maravilloso".

En el vermú, Ana es fiel a dos sitios, y que no suene a paradoja: el Gilda en San Pablo y el Vinagre & Rock en la Magdalena. "Las fiestas del Pilar están muy bien como imagen de la ciudad, pero particularmente odio las aglomeraciones, así no me prodigo mucho en la calle. En el futuro me gustaría que Zaragoza disfrutase de trenes ligeros de cercanías, para poder vivir tranquilamente fuera de la ciudad sin coche y trabajar o estudiar aquí". 

Luis Alegre- Profesor universitario y articulista

"Al futuro le pido para esta ciudad una sobredosis de autoestima"

El presente y el futuro próximos de Zaragoza pasan por la consolidación de sus haberes y la reivindicación de las condiciones necesarias para seguir dando pasos hacia un mejor porvenir.
Luis Alegre
Laura Uranga

Luis Alegre no es ubicuo, pero casi. Lechaguino de cuna y corazón, su amor a Zaragoza –y al Real Zaragoza– está fuera de toda duda. Y le gusta sorprender. "¿Mi lugar favorito de Zaragoza? La desembocadura del río Gállego –ríe con ganas– y ya sé que podría decir La Seo, El Pilar o cualquier otro clásico, pero el que te he dicho me encanta. Bueno, y la terraza de Le Pastis, en la margen izquierda del Ebro. Para tomar vermú me quedo con Vinos Moneva, en el Tubo".

Cuando vuelve a Zaragoza, a Luis le reconforta ver a su familia, "por encima de todas las cosas. Son referente de cariño y respeto, como lo fue y sigue siendo José Antonio Labordeta". A la idea de proyectarse diez años en el futuro y soñar algo fantástico para Zaragoza, Luis aclara que eso supondría cumplir 29 años –otra carcajada– y que solo pide para el futuro de la ciudad "una sobredosis de autoestima". Y dado que se trata de alguien que redefine a menudo el concepto de diversión –cuestión de ‘savoir faire’–, su definición de las Fiestas del Pilar no tiene desperdicio. "Son un gran bullicio que quiero sentir cuanto antes".

Juan Carlos Ortiz- Camarero

"En 10 años espero que Zaragoza esté como ahora, es maravillosa"

El presente y el futuro próximos de Zaragoza pasan por la consolidación de sus haberes y la reivindicación de las condiciones necesarias para seguir dando pasos hacia un mejor porvenir.
Juan Carlos Ortiz
Laura Uranga

Juan Carlos Ortiz trabaja en el corazón de la calle Costa, como camarero del San Siro. "Son muchos años ya en Zaragoza, y mucho sitios bonitos; personalmente me encanta pasear por el Parque Grande, ahí me relajo en los días libres y ratos sueltos tras la tensión de la faena diaria; también disfruto visitando la plaza del Pilar, especialmente con la vista de las torres. ¿El mejor sitio para el vermú? San Siro –sonríe– y me encanta servirlo, lo tenemos de primera calidad. En este bar la clientela es muy amable, desde los habituales a gente conocida que ha tenido un trato impecable, como Alaska o varios futbolistas del Real Zaragoza. En las fiestas del Pilar, aunque el trabajo es muy intenso, me encanta ver cómo disfruta la gente en la calle. Aquí mismo, enfrente, tengo a un colectivo al que quiero mucho, la Cofradía de Santa Engracia; conozco a todos, veo cómo lo viven durante todo el año. En 10 años espero que Zaragoza esté como ahora, y que mi vida sea la de ahora; soy muy feliz, no echo nada en falta, ésta es la ciudad más maravillosa del mundo".

Penélope Sariñena-Fundadora de la tienda Brigadoon

"Mi lugar favorito está en Casablanca; los depósitos de agua"

El presente y el futuro próximos de Zaragoza pasan por la consolidación de sus haberes y la reivindicación de las condiciones necesarias para seguir dando pasos hacia un mejor porvenir.
Penélope Sariñena
Laura Uranga

Penélope Sariñena puso Brigadoon en el entorno de San Miguel (calle Miguel Allué Salvador); su vida laboral se desarrolla allí, pero el lugar que le tiene conquistada desde siempre está en la otra punta de Zaragoza. "Está en Casablanca; los depósitos de agua, en la terracita que hay subiendo un poco el canal. Viví allí un tiempo: solía pasear con mi abuela por la zona, y ahora la recorro sola".

Penélope vivió mucho tiempo en Madrid. "Cuando venía en coche y llegaba los molinos de La Muela ya sentía que llegaba a mi lugar seguro, sensación que remataba el hecho de ver el Pilar. También me siento en casa en el Gilda, es punto de referencia para el vermú, como el Vinagre & Rock que tengo al lado de casa, en la Magdalena. El Pilar lo disfruto más ahora que antes, veo muchas opciones culturales interesantes. Y admiro mucho a alguien que no era de aquí pero hizo su vida aquí; María de Ávila. Y a Arantxa Arguelles, que es de aquí y decidió quedarse, tiene su estudio de danza en Zaragoza y aquí ha formado a grandes de tall mundial".

Sara Perales- Cofundadora y copropietaria de GP Ediciones

"Me gustaría que Zaragoza fuera accesible de verdad, en varios planos"

El presente y el futuro próximos de Zaragoza pasan por la consolidación de sus haberes y la reivindicación de las condiciones necesarias para seguir dando pasos hacia un mejor porvenir.
Sara Perales
Laura Uranga

Sara celebra estos días con una exposición en los Porches del Audiorama los 10 años de la editorial que fundó con Daniel Viñuales: un impulso romántico que, tras mucho esfuerzo, tiene ya salida como negocio. Cuando tiene un rato, le gusta visitar dos zonas emblemáticas de la ciudad. "Me apasiona La Aljafería, pero al mismo tiempo disfruto con la vista de la Torre del Agua y el Pabellón Puente; esta zona le da un punto más moderno a la ciudad. Eso sí, como referente personal me voy atrás: Santigo Ramón y Cajal. ¿El vermú? En el Tubo, y si me pilla cerca de la zona, en el bar de Gasca, en la calle Ávila; lo lleva un matrimonio entrañable que hace cosas deliciosas. Dentro de unos años querría que Zaragoza fuese accesible de verdad, en varios planos; no hablo solo de diversidad funcional, también de la cultural e intelectual. Que todo el mundo se sintiese acogido aquí, entendiésemos bien la ciudad y la ciudad nos entendiera a nosotros. Puestos a pedir, quisiera una ciudad más peatonal, con menos tráfico".

Jaime Gª Machín- Empresario y productor cinematográfico

"Ojalá que las autoridades entiendan el gran valor de la cultura"

El presente y el futuro próximos de Zaragoza pasan por la consolidación de sus haberes y la reivindicación de las condiciones necesarias para seguir dando pasos hacia un mejor porvenir.
Jaime García Machín
Laura Uranga

Jaime García Machín califica como apasionado vocacional. Da el 110% en cada paso, y traslada esa actitud vital a sus convicciones públicas. "No creo en un lugar favorito, sino en disfrutarlo con la persona adecuada, aunque la plaza de los Sitios me lleva siempre a la infancia, a los escorchones en los codos y las rodillas, a esa arquitectura magnífica". En el vermú le cuesta elegir, aunque se queda con La Flor de la Sierra. También le priva ver la silueta del Pilar al regresar de un viaje. "Me gusta mi ciudad, aunque le falten detalles e intangibles. Y me gusta HERALDO de ARAGÓN, aunque parezca peloteo; está en mi vida desde chaval, me gustaba abrir la puerta y verlo junto a las botellas de leche Cluzasa. ¿Dentro de 10 años? Ojalá que Zaragoza volviese a tener la Ofrenda de Flores de antes, con sus tramos en soledad por la calle Alfonso. Bueno, y que hubiese menos crispación; ojalá las autoridades entendieran el verdadero valor de la cultura como industria; así podríamos avanzar de verdad". 

Loading...

En datos

Comarca: D. C. Zaragoza

Población: 666.880

Los imprescindibles de Zaragoza

El Pilar y la Seo

Una plaza y dos catedrales; imán turístico y devoto por excelencia de la ciudad, ambos edificios son majestuosas joyas de la arquitectura. El goteo de visitantes para el disfrute de sus maravillas es incesante.

La Aljafería

Sede de las Cortes de Aragón, su contemplación hace volar la imaginación hacia otros tiempos; es muestra de la huella árabe y los reinos de taifas en la historia de la ciudad. El artesonado mudéjar en el Salón del Trono vale por sí solo una visita al edificio.

El Ebro

El río más caudaloso de España pasa por muchas regiones, pero su asociación a Zaragoza es tan poderosa qe suele conocerse a la ciudad con el apellido del río que la atraviesa de oeste a este. No se entiende Zaragoza sin el Ebro, ni falta que hace entrar en la conjetura.

Consulta aquí todos los reportajes de 'Aragón, pueblo a pueblo'.

Etiquetas
Comentarios