Zaragoza

zaragoza

El 87% de la reforma del Mercado Central ya se ha completado y la lonja reabrirá en noviembre

La obra concluirá en unas semanas, pero el traslado retrasará el estreno hasta la campaña de Navidad.

francisco jiménez
Acristalamiento. Ya se han colocado los grandes vidrios de las puertas principales y, también, no sin polémica, se ha instalado una celosía metálica sobre la forja del friso superior para evitar la acción de las palomas.
francisco jiménez Acristalamiento. Ya se han colocado los grandes vidrios de las puertas principales y, también, no sin polémica, se ha instalado una celosía metálica sobre la forja del friso superior para evitar la acción de las palomas.
C.P.B.

Era una obra tan necesaria que ayer el nuevo gobierno municipal (PP-Cs) lanzó incluso elogios al anterior ejecutivo (ZEC) asegurando que "es el mejor proyecto de aquel mandato" y que "hay que ser generosos cuando las cosas se hacen bien". La reforma del Mercado Central va tocando a su fin y el nuevo concejal de Urbanismo, Víctor Serrano (Cs), visitó ayer los trabajos para explicar que la nueva lonja "es ya casi una realidad" y que volverá a abrir sus puertas a finales de noviembre.

"La obra estará totalmente acabada el mes que viene o a comienzos de septiembre, y entonces empezará el proceso con los detallistas para que diseñen sus puestos y procedan al traslado", explicó Serrano. Así, aunque en su día se dijo que la reforma podría inaugurarse para las próximas fiestas de Pilar, ahora el horizonte se mueve un poquito: "Lo que es seguro es que los detallistas estarán dando servicio en sus nuevos puestos para la campaña de Navidad, que es una fecha fundamental para ellos", explicó Serrano.

Las obras van "en tiempo y forma" y el 87% de los trabajos de rehabilitación están ya finalizados. En estos momentos se está ultimando el cerramiento de vidrio de las puertas de acceso y se está procediendo a la colocación de las puertas automáticas y los ascensores. Según fuentes municipales, también se han comenzado a instalar los sistemas de climatización y se están ultimando las terminaciones de obra de los diferentes puestos, que serán 78, mucho más amplios que los anteriores con un mostrador mínimo de cinco metros.

Según Víctor Serrano Entío, consejero de Urbanismo de la capital aragonesa, las obras están al 85%, por lo que la inauguración se espera en noviembre, para la campaña de Navidad.

Previsión de ahorro

Aunque todavía no se ha cerrado el presupuesto, si la cifra que se manejaba era de 15,5 millones de inversión, la previsión ahora es que no se superen los 13 millones. "Es algo inaudito", bromeaba ayer el arquitecto municipal y director de las obras, José Antonio Aranaz, que aseguró que el ahorro se consigue "ajustando y haciendo bien los proyectos, llevando buen ritmo y contando con que las bajas de las licitaciones de un 23% nos dio mucha holgura". El único susto que ha dado la rehabilitación del edificio –que, como se sabe, está catalogado como Bien de Interés Cultural– fue la constatación de que la estructura del forjado estaba en peor estado de lo que se había intuido por las catas, lo que obligó a cambiar parte del proyecto. Hace poco menos de un año se descubrió que muchas viguetas estaban hechas polvo e, incluso, podrían haber entrañado problemas de seguridad. Entonces hubo que hacer un modificado del proyecto de unos 800.000 euros, pero, afortunadamente, las soluciones para luchar contra este "agotamiento estructural" fueron de rápida ejecución y la obra no se retrasó en los plazos. "Solo se ha ido un par de meses", explicó Aranaz, lo que para proyectos de esta envergadura resulta casi anecdótico.

Según explicó ayer Serrano, ahora se van a simultanear las obras que restan en el interior de la lonja con los trabajos de urbanización del entorno, que tendrán al viandante como principal referencia. Todo la zona quedará a cota cero y "el peatón dominará el espacio aunque, eso sí, a unas horas determinadas podrán acceder vehículos de carga y descargas, y también podrán acceder los vecinos a las comunidades", aclaró Aranaz.

Túnel y ascensores

Los operarios se afanan también en la construcción del túnel de 24 metros que permitirá la conexión del aparcamiento de César Augusto con la histórica lonja. El gran problema de esa parte de la obra, que supone 150.000 euros, es la gran cantidad de infraestructuras subterráneas que hay en la zona. Por ejemplo, han tenido que lidiar con alguna que otra tubería de agua que ha tenido que desviarse.

Durante la visita de obras de ayer pudo comprobarse cómo en el sótano también se están terminando ya las labores y se están montando los lavabos, los aseos públicos y el vestuarios del personal, que en el anterior mercado no había. También habrá una gran sala, que puede dividirse en dos, "para celebrar encuentros ligados a la venta, como degustaciones, demostraciones gastronómicas, talleres de recetas...".

La rehabilitación, que se inició en junio de 2018, ha sido perfectamente documentada en el último año y todas las fotografías y los hallazgos de la lonja original de Félix Navarro serán objeto de una muestra que podrá verse cuando el Mercado Central –calculen unos cuatro meses– vuelva a abrir sus puertas.

Etiquetas
Comentarios