Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Mercado Central cubre su artesonado de forja exterior para frenar a las palomas

El Ayuntamiento instala una celosía metálica que oculta en parte su fachada tras lograr el visto bueno de Patrimonio.

El Ayuntamiento instala una celosía metálica para cubrir el artesonado de forja del Mercado Central
El Ayuntamiento instala una celosía metálica para cubrir el artesonado de forja del Mercado Central
José Miguel Marco

El Mercado Central de Zaragoza luce desde la pasada semana una celosía metálica que cubre el valioso artesonado de forja que decora el friso superior de su fachada. Se trata de un vallado metálico que afea el aspecto del edificio, tal y como han advertido los vecinos de la zona, pero que el Ayuntamiento ha tenido que incorporar para evitar el acceso de las palomas y otras aves, que manchaban y deterioraban el interior y la estructura de la histórica lonja.

Los responsables de la restauración, que avanza a buen ritmo con la intención de acabar la obra el próximo mes de septiembre, aseguran que se ha optado por un mal menor, pero que la decisión, en la que participó el área de Urbanismo, cuenta con el aval de la Comisión Provincial de Patrimonio. «Se ha valorado tanto la funcionalidad como el efecto estético, es la que menos afecta visualmente», señalan fuentes municipales.

"Se ha valorado la funcionalidad y el efecto estético, es la que menos afecta visualmente"

De hecho, desde el comienzo de la restauración integral del Mercado Central se sabía de la necesidad de ejecutar una solución en esta parte del edificio, diseñado por Félix Navarro a finales del siglo XIX, que está catalogado como Bien de Interés Cultural. En el pasado se han adoptado distintas soluciones, desde dejar su aspecto original, lo que permitía el lucimiento del artesonado de forja, pero también el paso de las aves que deterioraban el interior de la lonja; hasta cubrirlo con un cristal, como se hizo en las últimas décadas.

Según detallan los expertos, la opción del acristalamiento permitía contemplar los elementos ornamentales del Mercado Central a la par que impedía la entrada de las palomas y otras aves en su interior. Sin embargo, se ensuciaba con facilidad y, además, aumentaba el efecto vela que produce el cubrimiento de las fachadas, lo que afectaba a la estabilidad de la estructura del inmueble. En este sentido, la nueva celosía permite el paso del aire y mejora la ventilación interior.

Perímetro acristalado

Precisamente los operarios han culminado en las últimas semanas la instalación de las grandes cristaleras que van a cubrir a partir de ahora el perímetro de la lonja, en su parte baja. Los vidrios, de la empresa aragonesa Ariño Duglass, tienen unos cinco metros de altura y ocupan más de mil metros cuadrados de superficie

En paralelo a estas mejoras, los trabajos se han centrado durante la primavera en los sótanos, donde se han renovado todas las instalaciones salvo la de frío industrial, después de haber conseguido reforzar la estructura del forjado, que estaba en mucho peor estado del que se imaginaba.

De hecho, ese contratiempo obligó a modificar el proyecto original y a incrementar el gasto previsto en unos 800.000 euros, una desviación menor al 10% que estaba contemplada en los pliegos (la oferta de la empresa adjudicataria propuso una rebaja del 23%). Si no hay más imprevistos, el precio final de la reforma del mercado alcanzará los 8,8 millones.

La obra, en plazo, concluirá en septiembre

La obra de restauración del Mercado Central avanza «en plazo» y terminará, salvo sorpresas de última hora, «a finales del mes de septiembre». Así lo aseguran desde el Ayuntamiento de Zaragoza, donde informan de que ya que se ha culminado la instalación de las cristaleras que cierran las fachadas del inmueble, así como la ejecución de los puestos de venta.

Ahora los esfuerzos se centran en la construcción del túnel de 24 metros que conectará la histórica lonja con el aparcamiento subterráneo de César Augusto. Esta infraestructura costará 150.000 euros y es de compleja ejecución, dado que se desarrolla en una zona con multitud de servicios bajo tierra que deben seguir en funcionamiento. Por ejemplo, hay una tubería de saneamiento de 40 metros o numerosas canalizaciones de agua, gas, electricidad...

El túnel permitirá acceder al Mercado Central sin ninguna barrera arquitectónica, dado que al final del pasadizo habrá un ascensor para llegar a la misma zona de los puestos de los detallistas.

Etiquetas
Comentarios