Zaragoza

zaragoza

Casi todos los bares de Zaragoza cierran la puerta a los perros

Doña Hipólita, uno de los pocos bares que permitía la entrada de mascotas, lo prohíbe tras una denuncia anónima. El Ayuntamiento lo permite, pero la normativa autonómica no.

Un perro en el Café Palmaria, en Zaragoza, que admite la entrada de mascotas.
Un perro en el Café Palmaria, en Zaragoza, que admite la entrada de mascotas.
HA

Los dueños de perros en Zaragoza (y el resto de Aragón) tienen difícil ir a tomar algo a un bar con su mascota. Un decreto autonómico prohíbe la entrada de animales en establecimientos de comidas, mientras que la ordenanza de mascotas del Ayuntamiento de Zaragoza sí lo permite. Prevalece la normativa autonómica, y en la práctica muy pocos bares zaragozanos permiten el acceso de animales. Uno de ellos deja de hacerlo esta semana.

"Estamos muy tristes por comunicaros que a partir de hoy no podemos dejar entrar perros en Doña Hipólita. A causa de una denuncia anónima y tras una inspección, nos han informado de que, aunque la normativa municipal permite que un negocio decida si admite o no mascotas, hay otra ley que prevalece y prohíbe la presencia de animales en locales donde se sirven alimentos. Nuestro deseo es encontrar la manera de que podáis disfrutar de Doña Hipólita junto a vuestros perros, pero por ahora tendrá que ser en la terraza. ¡Gracias por vuestra comprensión!", informaba la cafetería Doña Hipólita (en la plaza de San Felipe) este martes en su página de Facebook.

Doña Hipólita no es el único bar 'dogfriendly' de Zaragoza. Hay más establecimientos de hostelería que permiten la entrada de perros, algunos sin mucha publicidad y otros, abiertamente. Como el Café Palmaria, en la plaza de San Pedro Nolasco, que permite el acceso de perros, gatos, hurones y otras mascotas. Incluso les sirven un cuenco con agua y chucherías. Este establecimiento se anuncia en la web 'Tu perro es bienvenido', un proyecto aragonés que promociona los comercios que permiten la entrada de perros.

Bares que dejan y bares que dudan

"Abrimos hace cuatro meses y desde el principio decidimos permitir perros y otras mascotas. Vemos que es una demanda creciente. En muchas casas hay animales de compañía y la gente quiere salir de paseo con ellos y poder entrar a los bares a tomar algo. La experiencia está siendo muy buena. Cada día entran entre 20 y 30 animales en nuestro local. La gente nos lo agradece mucho. No ha habido ningún problema. La situación legal en Zaragoza es confusa, con dos normas contradictorias. Nosotros hemos decidido dejar entrar a los animales hasta que nos digan lo contrario", explica Pablo Mata, dueño de Café Palmaria.

Muchos bares se plantean la duda de qué hacer. "Muchos socios nos preguntan porque estarían interesados en dejar entrar perros en sus locales. Hay una confrontación normativa entre el decreto 131/2006 que regula las condiciones sanitarias en los establecimientos de comidas preparadas y la ordenanza municipal sobre la protección animal. Nosotros recomendamos a nuestros socios que no se arriesguen y no permitan la entrada de perros. Lo ideal sería que las dos administraciones se coordinaran y unificaran criterios", afirma Luis Femia, gerente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza.

"Hay mucho interés de los dueños de los perros por poder acceder a bares y restaurantes con sus mascotas. En verano podemos ir a las terrazas, pero el resto del año en Zaragoza no hay muchos sitios de ocio a los que podamos llevar a nuestros perros. Habría que dejar que cada establecimiento elija si lo permite o no, igual que ocurre ya con los comercios", señala Silvia Porras, impulsora del proyecto 'Tu perro es bienvenido'. Un centenar de tiendas se han adherido a esta iniciativa.

En otras ciudades españolas sí se puede

"La normativa en Aragón está desfasada. Es una de las pocas comunidades de España que prohíbe la entrada de perros en bares y restaurantes. En la mayoría dejan libertad a los dueños de los establecimientos para decidir si admiten perros. La tendencia general es normalizar la presencia de perros en los espacios públicos, como en Europa. En Italia incluso se permite en los supermercados. Los carritos de la compra están adaptados para llevar a los perros", apunta Pablo Muñoz, periodista donostiarra y dueño de Pipper, "el primer perro turista que da la vuelta a España".

Pablo y Pipper llevan un año viajando por España y comprobando cómo se recibe a los perros en monumentos, bares, hoteles y tiendas. Han estado en 50 destinos y terminan la próxima semana en Toledo. "Solo nos hemos encontrado problemas en Aragón, Navarra y la ciudad de Santander. En el extremo opuesto, las ciudades más amigas de los animales son Gijón y Málaga, con una oferta muy amplia de bares y restaurante en los que se puede acceder con perros. En España hay 10 millones de personas con mascota. La gente quiere viajar con sus animales y busca estos destinos 'dogfriendly'", asegura Pablo Muñoz.

Pablo Muñoz y Pipper, hace unos meses en el Café Doña Hipólita, que desde esta semana prohíbe la entrada de perros.
Pablo Muñoz y Pipper, hace unos meses en el Café Doña Hipólita, que desde esta semana prohíbe la entrada de perros.
Raquel Labodía

En su vuelta a España, Pablo Muñoz y Pipper estuvieron en octubre en el Café Doña Hipólita. "Es una pena que ahora se prohíba. Esperamos que Aragón adapte su normativa y no se quede atrás", apunta el dueño de Pipper.

Etiquetas
Comentarios