Zaragoza

zaragoza

En la prisión de Zuera cuatro de los cinco detenidos por presunta estafa que recaudaban dinero para niños con cáncer

La organización actuaba desde Zaragoza y se dedicaba a vender artículos solidarios. En cinco años recaudó 5 millones de euros. Aspanoa denunció ante la Fiscalía a la asociación, que cuenta con 40 trabajadores que operaban desde un ‘call center’.

Un local sin nombre, cerrado a cal y canto y en el que el único cartel que se lee hoy es un insulto. Aquí estaba la sede de la supuesta organización, un entramado empresarial de unos 40 trabajadores que se sostenía gracias al dinero recaudado con campañas solidarias y con la venta de productos en comercios. Fue así como hace un año saltó la alarma y la Asociación de Padres de Niños Oncológicos denunció el caso ante la Fiscalía.

Cinco detenidos investigados por estafa y la desarticulación de una red con sede en Zaragoza que, presuntamente, se dedicaba a obtener fondos para luchar contra el cáncer infantil que acababan en los bolsillos de los cabecillas de la organización.

Así puede resumirse la prolija investigación policial de casi un año de duración que ha terminado con el modus operandi de la asociación Linceci (Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil), que contaba con una sólida estructura: una página web, cuarenta trabajadores y numerosos contactos en el mundo de las ONG e incluso en centros sanitarios que, durante cinco años, les permitió operar de manera impune obteniendo más de cinco millones de euros.

Cuatro hombres arrestados el pasado miércoles en el operativo están en prisión desde el viernes. El supuesto cabecilla, Roberto Pérez Rodríguez, llevaba un alto tren de vida en la capital aragonesa, según fuentes del caso. Su mujer quedó en libertad con cargos. Por su forma de actuar, podría haber miles de afectados tanto en la Comunidad como en el resto de España.

Las pesquisas se iniciaron en junio de 2018 tras la denuncia de Aspanoa (Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Aragón), quien alertó a la Fiscalía de las actividades sospechosas y "opacas" de esta sociedad después de la voz de alarma dada por algunos de sus asociados y de llevar a cabo sus propias averiguaciones. Aspanoa interpuso una primera denuncia ante la Fiscalía el 12 de julio y la amplió tres días después.

La entidad se publicitaba ampliamente a través de una página web, donde decía recaudar dinero íntegramente contra el cáncer infantil de Perú, de ahí el nombre de Operación Andes con el que la Policía ha bautizado esta investigación en la que ha intervenido el Grupo de Blanqueo de Capitales de este cuerpo. Además, desde esta plataforma en internet (que ayer aún se podía consultar) anunciaba productos solidarios, como lápices con semillas que se pueden plantar y sacos térmicos aromatizados, promocionaba su revista y ofrecía información y noticias sobre actos organizados tanto en España como en Perú.

El registro de la sede de la organización, un ‘call center’ ubicado en la calle Carlos Marx, en el Actur, tuvo lugar el pasado miércoles por la mañana y fue cuando también se llevaron a cabo las cinco detenciones. Los arrestados pasaron el viernes a disposición judicial y el juez decretó el ingreso en prisión de cuatro de ellos: el ya mencionado Roberto Pérez y, además, Ó. A. A. P.; F. C. U. y D. C. F. Mientras, la pareja del supuesto líder quedó en libertad con cargos.

El local, en el que no hay ningún cartel exterior relativo a la asociación, estaba ayer cerrado a cal y canto, aunque a través de la parte superior de los cristales se podían ver las cabinas de ‘call center’. Fuentes cercanas al caso apuntaron que la investigación sigue abierta, ya que hay que analizar todo el material incautado, entre el que se cuentan ordenadores, discos duros, libros de cuentas y numerosa documentación. De momento no se ha producido ningún registro ni detención en Perú, donde Linceci, según su web, contaba con una sede en Arequipa y un equipo colaborador con médicos incluidos.

Con la causa del cáncer infantil como fachada, la asociación, según la Jefatura Superior de Policía de Aragón, recaudó fondos por importe de unos dos millones de euros. Además, también operó con otra empresa, destinada igualmente a lograr fondos para actuaciones en emergencias. A través de esta sociedad habrían logrado más de tres millones en cinco años.

El dinero que obtenían, siempre según la versión ofrecida por la Policía, se destinaba al sostenimiento de una estructura empresarial de la que vivían los arrestados y más de cuarenta empleados.

Coches y restaurantes caros

El presunto jefe de la organización, Roberto Pérez, conducía vehículos de alta gama y comía asiduamente en conocidos restaurantes, relatan fuentes oficiales. La Policía ha intervenido cautelarmente un apartamento en la playa, un chalet en la montaña, un piso en Zaragoza, cuentas bancarias y diez vehículos, entre ellos cuatro de alta gama (BMW, Jaguar, Jeep), además de un BMW que conducía el presunto dirigente de la trama y un Toyota Córdoba, todos ellos usados a modo particular por la familia del principal investigado. Según la investigación, se habrían pagado con capital procedente de los donativos.

Su modus operandi habitual consistía en llamadas telefónicas, voluntarios a pie de calle que ofrecían artículos (entre los que había también bolsas de tela y servilletas para bares y restaurantes) y captaban donantes (incluso en el hospital San Jorge de Huesca) y la organización de charlas y actos. Además hacían donaciones de juguetes regalados para terceros, actividades lúdico deportivas realizadas con aportaciones de terceros y otras acciones menores cuyo único fin real era «el dar soporte publicitario a su actividad», de acuerdo con fuentes policiales. Así, por ejemplo, donaron coches eléctricos para que los niños entraran a los quirófanos en hospitales de Madrid, San Sebastián, Mar de Cádiz y Vitoria.

Las víctimas de esta presunta estafa podrían contarse por miles. La propia web de Linceci ofrece un listado en el que asegura que ya cuenta con 7.000 colaboradores, entre los que figuran también algunos ayuntamientos aragoneses.

La Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil está inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio del Interior en la sección de extranjeras desde marzo de 2015.

Por su parte, la Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Aragón ha anunciado que se personará como acusación particular.

Etiquetas
Comentarios