Huesca
Suscríbete por 1€

Los expertos advierten de que "una costra de hielo" cubre muchas zonas del Pirineo

Todos los organismos ligados a la seguridad en montaña alertan sobre las difíciles condiciones de la nieve estos días y recomiendan no realizar actividades fuera de pistas. En diciembre 2015, el hielo también provocó cuatro accidentes mortales en una semana. 

Los expertos recomiendan llevar piolet y crampones y saber utilizarlos para autodetenerse en caso de caída.
Los expertos recomiendan llevar piolet y crampones y saber utilizarlos para autodetenerse en caso de caída.
Montaña Segura

Los expertos de todos los organismos vinculados a la seguridad en montaña han reiterado la advertencia realizada el pasado fin de semana por la Guardia Civil y aconsejan evitar las actividades debido a las peligrosas condiciones de la nieve fuera de pistas, especialmente en la zona más occidental del Pirineo. La prueba son los accidentes morteles ocurridos en los últimos días, cuatro en Aragón y uno en Francia, el último el lunes, cuando falleció una esquiadora. Todos se produjeron en una franja de apenas 15 kilómetros. En el caso de los tres sucesos fatales en la estación Astún, las víctimas o bien estaban practicando deporte fuera del dominio esquiable o accidentalmente se salieron de él y cayeron por un desnivel.

La campaña Montaña Segura de Aragón recomienda "mucha prudencia en el Pirineo con el hielo y la nieve dura", así como utilizar "piolet, crampones y casco" y tener habilidad en su manejo, pues "en según qué zonas y momentos puede ser difícil autodetener una caída incluso con el material". Asimismo, Nieve de Aragón ha estado pidiendo en los últimos días mucha atención a los esquiadores a la hora de extremar las precauciones fuera de pista, porque pueden encontrar hielo.

También el centro Alurte de Canfranc indica en sus mensajes en redes sociales que las condiciones del manto continúan siendo muy peligrosas por la extrema dureza de la nieve. "La exposición y el peligro se incrementan exponencialmente en todas las actividades fuera de los entornos controlados". Un mensaje que repite la Asociación para el Conocimiento de la Nieve y los Aludes catalana, al mencionar que en el Pirineo occidental "el manto se ha encostrado fuertemente" y recordar los accidentes mortales registrado en pocos días en esa zona. 

"Fuera de pistas, la nieve es puro hielo y se mantiene dura prácticamente todo el día", indica Íñigo Ayllón, responsable de la Oficina de Información de la Montaña de Jaca. A las intensas lluvias caídas el fin de semana del 8 y 9 de enero, que humedecieron la capa de nieve, especialmente en el Pirineo occidental, hasta el valle de Tena, le sucedió una brusca bajada de temperaturas que congeló el manto. El frío se prolonga desde hace varios días, por lo que aunque haga sol, no acaba de calentarlo.

Ayllón entiende que una parte de los accidentes es atribuible a la mala suerte, como el choque que desequilibró a la última fallecida en Astún y le hizo salirse de la pista y caer por una ladera, o el desvanecimiento previo que algunas fuentes atribuyen al segundo esquiador muerto. "Si pierdes el control y sales fuera de pistas, ahí es cuando ya no tiene remedio por el estado de la nieve", precisa. "Por la información que ha trascendido, o los esquiadores realizaban la práctica fuera de pistas o se salieron de ellas de manera fortuita", añade.

Íñigo Ayllón se remonta al 2008 para señalar que desde el alud ocurrido en Formigal aquel año, con tres fallecidos (por una avalancha provocada por los propios esquiadores), no se había producido una siniestralidad tan elevada en una estación aragonesa. La situación ocurrida en Astún es "inédita", dice, dada la sucesión de tres accidentes fatales en tan corto intervalo de tiempo.

Sin embargo, el verdadero peligro, alertan los especialistas, está en la práctica de actividades fuera del dominio esquiable. Auguran que este riesgo se prolongará todo lo que queda de mes, de acuerdo con los pronósticos del tiempo.

Ibán González, técnico de aludes del centro Alurte de Canfranc, coincide en que el peligro está en la mezcla entre el frío y la elevada humedad (cayeron hasta 150 litros por metro cuadrado en cotas altas). "Muchas zonas nevadas de la montaña están duras, tienen una costra de hielo transparente", señala, sobre todo las áreas umbrías y especialmente en el valle del Aragón. "La situación del final del episodio de lluvias aquí fue particularmente mala", aclara el técnico del centro de aludes. Por ello, añade, "la precaución tiene que ser máxima estos días. Las umbrías están cerradas para el esquí, no hay que ir allí ni de lejos".

La historia se repite 

No es la primera vez que el Pirineo aragonés vive una semana tan trágica relacionada con el estado de la nieve y la presencia de capas de hielo. En diciembre de 2015, en solo una semana, fallecieron cuatro montañeros y un quinto resultó herido muy grave con un patrón similar: un resbalón, 100 o 150 metros de caída por una ladera de fuerte inclinación y nieve muy dura. Y también todos en la zona occidental. En este caso las altas temperaturas diurnas provocaron la fusión de la nieve, que por la noche se trasformaba en placas de hielo al estar bajo cero y convertía las fuertes pendientes en trampas mortales. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión