Despliega el menú
Huesca

crimen de sabiñánigo

Una prima de Naiara de 16 años será juzgada por un delito de maltrato habitual

La acusación particular cree que fue cómplice de los castigos a la menor asesinada por su tío en Sabiñánigo. 

Uno de los pasillos del Palacio de Justicia de Huesca.
Palacio de Justicia de Huesca, donde se celebrará la vista.
Rafael Gobantes

El Juzgado de Menores de Huesca ha acordado la celebración de una audiencia contra una prima de Naiara, la niña de 8 años asesinada por su tío en Sabiñánigo en julio del 2017. La chica, que ahora tiene 16 años, está acusada de un posible delito de maltrato habitual por haber colaborado presuntamente en las agresiones a la menor. El juicio se celebrará el próximo 16 de marzo. La acusación particular pide para ella 18 meses de libertad vigilada al considerarla cómplice de las torturas.  

Naiara se trasladó a vivir unos días antes de su muerte a casa de su abuelastra, Nieves Pena, donde también residían su tío, Iván Pardo, asesino confeso, y sus dos primas, de 14 y 12 años, cuya tutela estaba a cargo de la primera. Supuestamente la niña no había tenido buenos resultados académicos y la madre y el padrastro, hermano del autor del crimen, decidieron que pasara unas semanas en la casa.

La acusación particular, ejercida por Marcos García-Montes en nombre del padre biológico de Naiara, considera en sus alegaciones que la prima participaba en el control de sus estudios y en los malos tratos, lo que en su opinión está probada por una serie de whatsapp cruzados con el tío y la abuela unos días antes del crimen. 

Uno es un vídeo en el que aparece Naiara castigada de rodillas sobre una cartulina, con algo granulado debajo, mientras la niña sollozaba. En otro manda imágenes con la niña vejada con unas orejas de burro en la cabeza. "Uno de los métodos de tortura preminentes utilizados por los acusados sobre Naiara era dejarla estudiando de rodillas toda la noche con piedras debajo de las rodillas", señala el letrado, que hace constar otros episodios en los días previos a la muerte.

El 6 de julio, día del asesinato, manda otro mensaje al tío pidiéndole "más piedras y ortigas para la tigresa", y según esta acusación, estaba en la casa cuando se produjeron las torturas. A la niña le habían hecho copiar 20 hojas de la lección que tenía que estudiar y cuando dijo que no lo había hecho el tío se alteró y empezó a golpearla. A partir de entonces, desde las 8.30 hasta las 13.30 "infringió una serie de torturas insoportables a la menor Naiara" sirviéndose de distintos instrumentos. 

Según el representante del padre biológico de la víctima, todas estas actuaciones se realizaron estando en el domicilio las primas, que fueron testigos presenciales de los hechos. Va más allá y dice que la mayor asistió a su tío proporcionándole los objetos que le pedía para agredir a Naiara. 

Ordenó a las hermanas darle un calcetín para taparle la boca o un cinturón para golpearla. Llegó a decirles que cerraran las ventanas para que no se escuchasen los gritos, y limpiaran cualquier evidencia del delito, como los rastros de sangre. El adulto también les prohibió que llamaran al servicio de urgencias y posteriormente, cuando Naiara ya estaba inconsciente, que se inventaran que se había caído por las escaleras al salir a buscar el correo.

Los hechos descritos, según el letrado Marcos García-Montes, son constitutivos de un delito de maltrato habitual de los que debe responder la menor en concepto de cómplice. Pide una pena de 18 meses de libertad vigilada. Como estaba bajo la tutela legal de su abuela (actualmente la tutela la tiene el Instituto Aragonés de Servicios Sociales), considera a esta responsable de los actos de la menor, por lo que solicita que indemnice a los herederos de la fallecida, entre ellos a su cliente, con la cantidad de 300.000 euros.

Como estaba bajo la tutela legal de su abuela (actualmente la tutela la tiene el Instituto Aragonés de Servicios Sociales), considera a esta responsable de los actos de la menor, por lo que solicita que indemnice a los herederos de la fallecida, entre ellos a su cliente, con la cantidad de 300.000 euros.

La primera sesión del juicio será el 16 de marzo. En ella comparecerán la chica y su responsable civil, la abuela, así como las distintas partes personadas: el Ministerio Fiscal, la acusación particular y los abogados de la menos y de Nieves Pena.

Etiquetas
Comentarios