Despliega el menú
Huesca

huesca

Los comprometidos ‘wasaps’ entre el asesino de Naiara y sus familiares

Los mensajes recuperados por la Guardia Civil revelan que la abuelastra y el padrastro podrían conocer los malos tratos previos hacia la niña.

Nieves P. y Carlos P., abuelastra y padrastro de Naiara, a la salida de los Juzgados de Jaca.
Nieves P. y Carlos P., abuelastra y padrastro de Naiara, a la salida de los Juzgados de Jaca.
Rafael Gobantes

"Si puedes, antes de venir a casa trae más piedras y ortigas para la tigresa. Que las ha tirado todas por ahí así que la abuela ha dicho que ortigas y piedras, pero muchas, que no le dejan dormir". Este es uno de los espeluznantes mensajes de móvil que una de las primas menores de edad de Naiara le envió a su tío y presunto asesino de la niña de 8 años, Iván Pardo Pena, la misma noche del 6 de julio de 2017 en la que presuntamente la torturó hasta matarla por no hacer las tareas del colegio. Así lo revelan los comprometidos ‘wasaps’ que la Guardia Civil recuperó de los teléfonos de los familiares de Naiara y que han llevado al Juzgado de Jaca a imputar a la abuelastra, Nieves P., y al padrastro, Carlos P., un presunto delito de violencia física y psíquica habitual.Algo que ambos negaron ante la jueza.

El informe incluye una foto en el que aparecía Naiara "humillada" con unas orejas de burro y arrodillada en lo que parece el suelo de una cocina y al fondo una mujer de mediana edad que por la complexión y la parte del cuerpo y la cara que se puede apreciar podría ser la abuelastra, según la Guardia Civil. La misma foto se halló en otros chats entre otros miembros de la familia como Iván Pardo Pena y una de las primas menores.

También localizaron más archivos comprometedores, como un vídeo que le envió el presunto asesino a su hermano diez días antes de las torturas mortales donde aparecía Naiara de rodillas sobre un libro o cuaderno cuya superficie estaba cubierta por un material blanco que parecía sal gruesa o arroz. La niña lloraba y se quejaba de que le "picaba" y le "dolía", pero una voz masculina le contestaba que estaba así "porque se lo ha buscado". Y aunque Naiara intentaba explicar entre sollozos que había terminado ya los deberes, el hombre seguía gritándole sin dejarla hablar.

Su hermano le replicó con un audio: "Ya se lo dije a mamá. Que es masoca". A lo que el presunto asesino contestó entre risas: "Pues mañana, guijarros del río". Y posteriormente le envió otros audios también riéndose: "Anda que no te lo pierdas, se apoyaba en la mesa para que no le hiciese efecto... y yo lo veo y mamá no se daba cuenta. Y la puse recta. Y ahora se queja y llora de que le duele, de que tiene las rodillas que le duelen... Pues de momento ahora, hasta cenar se va a quedar así".

La acusación particular ejercida por el abogado Marcos García Montes en representación del padre biológico de Naiara solicita para la abuelastra y el padrastro 15 años de prisión para cada uno por comisión por omisión del delito de asesinato y otros 3 años más por malos tratos a la menor.  Y es que defiende que estos 'wasaps' demuestran que la abuelastra estaba presente durante las agresiones y que el hermano recibió mensajes con imágenes y vídeos de los malos tratos.

Etiquetas
Comentarios