Despliega el menú
Huesca

huesca

Cadena (Cs) llevó ante el juez la oferta del PP de darle un cargo con sueldo a cambio de votar a Ana Alós

Los populares le aseguraron un puesto en el gobierno de Huesca si estaba dispuesto a no presentarse y ser expulsado.

Ana Alós y José Luis Cadena, compartiendo confidencias minutos antes de la votación del pleno de investidura de Huesca.
Ana Alós y José Luis Cadena, compartiendo confidencias minutos antes de la votación del pleno de investidura de Huesca.
Pablo Segura

"¿Lo de ir de cara y con la verdad por delante solo os atrevéis a hacerlo por teléfono? Contad a todo el mundo vuestra oferta del sábado 15 de junio por la mañana, antes de la investidura. Insultos, todos los días, pero de lo otro no decís ni mu. Sé valiente". Detrás de este enigmático tuit publicado por el candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Huesca, José Luis Cadena, hace unos días hay una conversación telefónica clave, y hasta ahora desconocida, para saber cómo fueron las negociaciones entre Cs y PP para la esperada investidura de Ana Alós. Un plan que resultó fallido por un polémico voto en blanco que al final, y de forma sorpresiva, dio la alcaldía al socialista Luis Felipe.

Desde entonces, miembros de las dos formaciones se han enzarzado en acusaciones públicas. Pero el asunto no se ha quedado en una ‘guerra’ dialéctica ya que Cadena decidió, a título particular, llevar ante el juez la oferta que le hizo el PP horas antes del pleno de investidura: un cargo con sueldo en el equipo de gobierno. Todo a cambio de que renunciara a presentarse a alcalde y votara a Alós, rompiendo el pacto sellado a nivel nacional por PP y Cs. Sin embargo, el Juzgado nº 4, en un auto de finales de agosto, sobreseyó la causa al no ver delito.

Los tuits que se han cruzado en las últimas semanas los protagonistas han arrojado luz sobre la negociación. La tormenta estalló el día antes de la investidura cuando Cs anunció un acuerdo con los populares para gobernar en las tres capitales aragonesas. En Zaragoza y Teruel habría alcalde del PP, pero en Huesca se proponía al portavoz de la formación naranja, José Luis Cadena.

Los populares oscenses se rebelaron y en la víspera no garantizaron que fueran a votar a Cadena. Al día siguiente, el pleno era a las 12.00, y en torno a las 9.00, el candidato de Ciudadanos recibió dos llamadas. La primera de Gerardo Oliván, número 3 de la lista municipal del PP, para asegurarle que si desoía a su partido y votaba a Alós, arriesgándose a la expulsión, ellos le darían una salida. "Si tú estás dispuesto a no presentarte y que te echen, te garantizamos que vas a estar en el equipo de gobierno y vas a cobrar. Eso tenlo clarísimo", le dijo. Minutos después, la propia Alós llamó a Cadena para confirmarle que "no te vamos a dejar tirado en absoluto". Además, le advirtió de que la alcaldía de Zaragoza también estaba pendiente de un hilo por el pacto PP-Cs.

*

Las conversaciones

Gerardo Oliván (PP): "Si tú estás dispuesto a no presentarte y que te echen, te garantizamos que vas a estar en el equipo de gobierno, y vas a cobrar. Eso tenlo clarísimo".

José Luis Cadena (Cs): «Venga, ya lo hablamos, te digo algo".

Ana Alós (PP): "Tienes todo mi apoyo. No te íbamos a dejar tirado en absoluto, porque esto está por encima de la política. Lo único que tendríamos que hablar con Vox. Vale, ¿José Luis? Gracias".

José Luis Cadena (Cs): "Yo estoy valorando muchas cosas".

El portavoz de Cs se enfrentaba al dilema de ser expulsado si rompía la disciplina de partido, lo que le dejaría como concejal no adscrito. Una figura que, según el reglamento orgánico del Ayuntamiento de Huesca, no tiene derecho a cobrar dedicación exclusiva, ni a recibir financiación para personal de apoyo y ni siquiera despacho o teléfono móvil. Las únicas remuneraciones permitidas son las dietas por la asistencia a comisiones y plenos. 

Una hora y media más tarde se produjo la ‘llamada de la liberación’. La dirección regional trasladó a los miembros de Cs instrucciones desde Madrid para ceder en sus pretensiones iniciales y votar finalmente a Alós para dar la alcaldía al PP. Unas órdenes que los tres ediles juran que cumplieron, negando ser los autores del famoso voto en blanco.  

Los populares admiten que le ofrecieron un puesto con dedicación exclusiva, si renunciaba a ser candidato y los votaba, "porque formaríamos gobierno juntos". "Él no quería ser alcalde, me llegó a decir ‘por favor, no me votéis’", afirma Ana Alós. Pero se arriesgaba a ser expulsado del partido y a quedarse sin remuneración. Esas llamadas, añade, eran "el último cartucho" para el PP.  

Por su parte, Cs tacha esa oferta de "moralmente reprochable", y más después de las acusaciones recibidas. Lejos de atenuarse la tensión, Oliván echó más leña al fuego al denunciar recientemente el "pago" del voto en blanco, por parte del PSOE, con la vicepresidencia de la Comarca de la Hoya de Huesca al concejal Enrique Novella, tras el acuerdo de investidura en esta institución, y un puesto de asesor en la DPH.  

Etiquetas
Comentarios