Despliega el menú
Huesca

huesca

Un PSOE en minoría que lanza más guiños a la derecha

Tras su sorpresiva investidura con un voto en blanco que nadie se arroga, el socialista Luis Felipe busca consensos.

Luis Felipe, rodeado de algunos de sus concejales, en el Salón del Justicia.
Luis Felipe, rodeado de algunos de sus concejales, en el Salón del Justicia.
Rafael Gobantes

Las matemáticas suman más que las ideologías. Esta es la máxima que parece guiar la política del PSOE en el Ayuntamiento de Huesca, donde gobierna en minoría con 10 ediles frente a los 15 de la oposición. Luis Felipe repite como alcalde tras la sorpresiva investidura –todo el mundo daba por hecha la elección de la popular Ana Alós con los apoyos de Cs y Vox– que le dio un misterioso voto en blanco que nadie se ha arrogado hasta ahora.

Aunque de momento el socialista reconoce que no se plantea ninguna coalición de gobierno con otros partidos –con Cs sumaría mayoría absoluta­–, en estos tres primeros meses ha lanzado algunos guiños que parecen dirigidos más a la derecha y centro-derecha: el nuevo pliego de la plaza de toros con una referencia expresa a la Escuela Taurina –dirigida por un miembro destacado de Vox–; la licitación de las obras para finalizar la peatonalización del Coso Bajo, proyecto estrella en su día del PP; o el acuerdo alcanzado en el nuevo pliego del servicio de limpieza viaria, que da carpetazo definitivo a la fallida remunicipalización del pasado mandato.

Todo ello para abonar el camino de cara a la negociación de las ordenanzas y, sobre todo, de los presupuestos de 2020. Y es que los socialistas necesitan el apoyo indiscutible de tres concejales de la oposición para alcanzar la mayoría absoluta. Y allí hay que excluir a la formación de izquierdas Con Huesca, que pese a que en el pasado mandato fue socio de gobierno, ahora ha perdido capacidad de influencia al haberse quedado con solo dos concejales.

Luis Felipe admite la "buena relación" que ha tenido "siempre" con Ciudadanos y agradece también la "mano tendida" que ofreció el PP para llegar a acuerdos puntuales. "Seguramente tendremos que ir a una congelación de tasas e ingresos –buscando atraer los apoyos de PP, Cs o Vox–, aunque eso significará que en los presupuestos tendremos que ser conscientes también de lo que perdemos por recaudación de impuestos", advierte el alcalde.

Los populares, en cambio, son pesimistas. La nueva portavoz, Gemma Allué, dice tener "serias dudas" de que vayan a escuchar sus propuestas porque tienen la "certeza" de que al final pactarán PSOE y Cs. Por lo demás, acusa a los socialistas de no tener "un programa para la ciudad" y de haber iniciado el mandato "de una manera distorsionada" por el voto en blanco que siguen pidiendo "que se explique".

José Luis Cadena, de Cs, cree que Huesca puede salir "beneficiada" del gobierno en minoría por la necesidad de dialogar. Así, apuesta por amplios consensos e incluso plantea sacar adelante las ordenanzas y presupuestos "con propuestas de todos los partidos". En su caso, lucharán por "proyectos necesarios" para la ciudad.

Mientras, Pilar Novales, de Con Huesca, critica a Luis Felipe por su "retroceso" en política social y su acercamiento a políticas "claramente de derechas" buscando, a su juicio, garantizarse la estabilidad "aproximándose lo más que pueda a Ciudadanos". Además, afirma estar preocupada por la "sintonía" entre PSOE y Vox.

Etiquetas
Comentarios