Aragón
Suscríbete

biodiversidad

Este es el pez invasor que amenaza el ecosistema del río Ebro y puede llegar a pesar 130 kilos

Se trata de una de las especies que más se ha extendido en los últimos años y está poniendo en peligro los ecosistemas de algunos grandes ríos como el Guadalquivir o el Ebro.

El Ebro y el Pilar.
El Ebro y el Pilar.
Oliver Duch

Hace más de 40 años que se habla de un peligro para muchos ríos de España, cuyos ecosistemas están en riesgo debido a una especie invasora de pez gigante capaz de devorar todo lo que se encuentra a su paso, llegando a medir más que una persona y a pesar más que un cerdo adulto. Y, uno de los ríos afectados por este pez, capaz de alimentarse hasta de palomas, patos u otros de su especie, es el Ebro, el corazón de la capital aragonesa, que cada vez alberga más planes de turismo fluvial en Zaragoza. 

Se trata de una especie invasora que necesita alimentarse a diario con mucha cantidad de comida, por lo que puede llegar a medir 2,5 metros de largo y a pesar hasta 130 kilos. En la década de los 70 eran unos pocos los ríos afectados, pero, cada año este pez invasor amplía sus dominios y actualmente amenaza a muchos de los ecosistemas de ríos españoles como el gran Guadalquivir, el Tajo o el Ebro. 

El pez invasor de agua dulce que amenaza los ríos

Este pez invasor, el monstruo del Ebro como se llama en Aragón, es el siluro, uno de los depredadores acuáticos más peligrosos de los ríos de agua dulce y el más grande de Europa, que tiene en jaque a muchos ríos del continente porque no existe depredador a su altura para controlar su desarrollo.  Un pez originario de Europa Central, que requiere como hemos nombrado (por sus dimensiones), una tremenda ingesta de biomasa diaria.

El siluro es un pez de agua dulce, un depredador, que se alimenta de peces, carroña y hasta animales vivos. Es muy activo, potente y ataca en las corrientes del Ebro u otros ríos. Se identifica por tener un cuerpo alargado y comprimido en la parte posterior. No cuenta con escamas y su piel está cubierta de mucosidad. Además, su cabeza es muy grande, como su esperanza de vida: hasta 30 años.

Marcos, con el siluro de 2,30 metros de largura capturado a finales de 2021 en el Ebro.
Marcos, con el siluro de 2,30 metros de largura capturado a finales de 2021 en el Ebro.
HA

Este pez fue introducido en España, se cree que por los fanáticos de la pesca, y en el Ebro, en especial, por Roland Lerbowski, un biólogo alemán que quería evitar un desequilibrio en el ecosistema porque él pensaba que la población de lucios iba a sufrir un declive por las carpas, que las creía un depredador imparable. Así que, el siluro las frenaría. Pero, el resultado fue catastrófico porque este pez no tiene un depredador a su vez que pueda acabar con él una vez adulto. Y, las temperaturas de los ríos cada año aumentan, por lo que el crecimiento de esta especie aún se incrementa más. 

Una de las evidencias de su amenaza para el ecosistema en los ríos de España es que la introducción del siluro ha provocado la casi total desaparición del barbo, una de las especies más abundantes del Ebro. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión