Aragón
Suscríbete por 1€

Educación rechaza suspender las clases por el calor como exigen una parte de los docentes en Aragón

Las temperaturas extremas no dan tregua y seguirán en ascenso hasta el próximo domingo.

Calor en los centros educativos de Zaragoza: foto del colegio Torre Ramona
Calor en los centros educativos de Zaragoza: foto del colegio Torre Ramona
Guillermo Mestre

Los termómetros fueron este miércoles los absolutos protagonistas en una jornada en la que el Gobierno aragonés activó la fase de alerta del Plan Territorial de Protección Civil de Aragón (Platear) debido a la situación de riego por altas temperaturas. La palma se la llevaron los vecinos de Híjar, donde a primera hora de la tarde se alcanzaron los 42,2º C. Fue también la segunda más elevada del país, solo superada por Talavera de la Reina (Toledo), donde se midieron 42,7º C. En esta temprana ola de calor, Quinto no se quedó atrás y llegó a los 42 grados, la quinta marca del ranquin nacional. Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología, 16 estaciones de la Comunidad superaron los 40º C.

La canícula propia de agosto se deja sentir con fuerza en las aulas, sobre todo en colegios antiguos que no están preparados para soportar estos registros que van camino de batir récords el fin de semana. Especialmente en aulas en las que pega el impertinente sol desde primera hora la mañana.

Hasta 35º C se llegaron a soportar en algunos recintos en horario lectivo, cuando la normativa laboral establece que no deben superarse los 27 grados. Una situación ante la que CGT, segundo sindicato en implantación en Educación, exigió ayer cerrar las aulas hasta la semana que viene para "evitar situaciones de riesgo para la salud". La DGA reiteró que no contempla esta suspensión y que los colegios están aplicando "medidas" para paliar el calor.

CSIF, la organización mayoritaria en el sector docente, también reclamó al Departamento que tome "medidas extraordinarias", sin llegar a poner sobre la mesa la clausura de las aulas. Desde STEA recordaron que con este calor "el rendimiento académico" es "prácticamente nulo" y abogaron porque cada centro decida si se suspenden o no las clases, garantizando siempre la atención a niños que acudan. En esta misma línea, CC. OO. planteó que se tenga autonomía para reducir la jornada. UGT anunció que va a presentar una denuncia ante Inspección de Trabajo.

En el plano más político, el PP en las Cortes inta al Gobierno autonómico a poner en marcha un plan de climatización para los centros escolares y le refrescó que cuenta con fondos europeos para la eficiencia energética. Algunas actividades y entrenamientos de equipos escolares se suspendieron. Es el caso del XV Encuentro Comarcal de la Escuela Infantil de Los Monegros que se iba a celebrar este jueves en Sodeto.

Las piscinas, un paraíso

El pico de la ola de calor coincidió en Huesca con la apertura de las dos piscinas municipales que todavía no se habían puesto en marcha, la Ciudad Deportiva y el complejo Ruiseñor. Ambas instalaciones, junto la de San Jorge, que funciona desde hace dos semanas, ayudaron a paliar las altas temperaturas registradas en la capital oscense, donde se alcanzaron los 39,9 grados a las 18.30. La afluencia a todos los complejos fue masiva, especialmente durante la tarde.

El Ayuntamiento de Huesca activó el protocolo con recomendaciones para los ciudadanos. Además de extremar las precauciones, se recomendó acudir al centro de salud o a los servicios de urgencia en el caso de sentir calambres, irritación de la piel, agotamiento, pulso débil o temperatura elevada. No obstante, los gremios que trabajan en la calle desempeñaron sus tareas con toda la normalidad posible y botellas de agua al alcance de la mano. Quienes tuvieron más faena fueron los taxistas, ya que el uso de este servicio, sobre todo por parte de personas mayores, se incrementa los días de mucho calor.

En Binéfar, la zona de barbacoa del Benito Coll en la sierra de San Quílez se cerró por el riesgo alto de incendios. Casi ningún punto de la Comunidad se libró. En Aragüés del Puerto, a 970 metros de altitud, los termómetros llegaron a 35,2 grados. En Benasque, hacia las 17.00, una fuerte tormenta acompañada de lluvia refrescó el ambiente hasta los 17 grados.

Las altas temperaturas registradas este miércoles en la capital turolense, que alcanzaron los 37,9 grados de máxima a las 14.30, dejaron vacías las calles en las primeras horas de la tarde. Los hosteleros del Paseo del Óvalo, cuyas terrazas se llenan de gente a diario con la llegada del buen tiempo, lamentaron que en los últimos días han perdido la clientela que solía acudir entre las 16.00 y las 19.00. "Es por el calor, que ya ni con las sombrillas podemos evitar; es tremendo", explicó Raquel Morales, empleada de un bar. La gerente de un establecimiento cercano, Ana Basile, señaló que la máquina de fabricar hielo "no da abasto" ante tantas bebidas frías que reclama el público.

En las sierras de Albarracín y Gúdar-Javalambre, el calor y la falta de lluvias desde hace más de un mes han dejado los pastos secos y las fuentes llevan mucha menos agua. La situación empieza a preocupar a los vecinos. En Valdelinares, muchos de los pastores que acuden cada junio con sus ovejas para alimentarlas, pagando un dinero por el alquiler de las dehesas, no han llegado este año.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión